20 de octubre de 2019, 23:58:42
Nacional

DESAFÍO SECESIONISTA


Torra: el auge de la economía catalana coincide con el independentismo

EL IMPARCIAL

El mandatario separatista ha colocado a la voluntad de desnoexión con el Estado como el motor de la economía de Cataluña.


Quim Torra ha desempolvado este martes una de las teorías más idílicas del relato secesionista. En su alocución efectuada en la 24 Noche del Empresario organizada por la patronal Cecot, que se ha celebrado en Barcelona, el presidente de la Generalidad ha defendido que el repunte que está disfrutando la economía de Cataluña en el último lustro ha coincidido y está ligado con el aumento del peso del movimiento de desconexión con España.

Lo cierto es que, ha dicho, el ratio económico catalán ha crecido por encima del PIB español. Pero Torra lo ha envuelto en un giro triunfalista que trata de derribar lo que considera un "mito": que el independentismo ha perjudicado a la economía catalana. Según su juicio, no sólo el mensaje secesionista no crea inseguridad a las grandes compañías sino que lo que se ha dado es todo lo contrario. Por ello ha agradecido a la patronal mencionada su "compromiso y lealtad" con Cataluña.

"En el pasado se podía hacer creer a los catalanes que la economía estaba siendo perjudicada por el movimiento independentista, pero hoy sabemos que en 2017 el crecimiento (de Cataluña) fue superior al del Estado por quinto año consecutivo, situando el peso de la economía catalana en el 19,2 % del PIB español", ha subrayado Torra, con vehemencia. Su comparecencia de tinte nacionalista ha reivindicado que "son cinco años que coinciden con la consolidación del movimiento independentista".

Ha aprovechado el mandatario, asimismo, para felicitar a la patronal de Terrassa por el 40 aniversario de su fundación. Lo ha hecho remontándose cuatro décadas: "Hace 40 años se atisbaba el fin de un período negro de la historia del Estado español", en alusión al franquismo y al regreso de la democracia a España, de la mano de la Constitución de 1978, ese texto del que quieren escapar para conformar una Carta Magna propia. Eso sí, ha admitido que los catalanes se involucraron entonces en "consolidar aquella democracia que nacía".

Pero del mismo modo que en ese periodo histórico los catalanes arrimaron el hombro, ha asegurado que entonces ya se pensaba que se reconocería "el derecho de los pueblos" a elegir libremente su futuro como contraprestación. "Hoy, 40 años después, sabemos que el 80 % de los catalanes se consideran republicanos y que quieren que Cataluña decida libremente su futuro", ha señalado Torra, desde el Teatre Nacional de Catalunya, en Barcelona.

En esa línea argumental, el presidente de la Generalidad ha explicado que el "poder represor del Estado" podía ser útil hace 40 años, pero "en pleno siglo XXI las cosas que se consiguen por la fuerza tienen los días contados", ya que "es la voluntad popular la que importa", ha esclarecido. Y ha efectuado una mención a Carles Puigdemont, recordando que la Noche del Empresario organizada por Cecot de 2017 fue uno de los últimos actos del expresident fugado.

La manción a Puigdemont y al resto de dirigentes soberanistas que están en prisión preventiva o que se han marchado al extranjero ha provocado que el acto se cerrara con una atronadora ovación por parte del respetable. Entre los asistentes a este acto se han encontrado el el presidente del Parlament, Roger Torrent, el expresidente de la Generalidad, Artur Mas, diversos consejeros del Govern y la presidenta de Fepime, Helena de Felipe, entre otras autoridades.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es