23 de septiembre de 2021, 21:27:10
Deportes

REAL MADRID


La fría venganza que prepara Cristiano Ronaldo para Florentino Pérez

EL IMPARCIAL

El luso ha publicado un avance de la reprimenda al dirigente madridista que está cocinando.


"Sentía que en el interior del club, sobre todo por parte del presidente, no me consideraban como al principio. Los cuatro o cinco primeros años tenía la sensación de ser Cristiano Ronaldo. Luego menos. El presidente me miraba con ojos que no querían decir lo mismo, como si ya no fuera indispensable", proclamó Cristiano Ronaldo justo en el peor momento del Real Madrid en este curso. Justo en la previa del despido de Julen Lopetegui y tras el 5-1 cedido en el Camp Nou.

Las palabras del luso han supuesto un aguijonazo a la cúpula directiva de Chamartín, pues el toque de fondo de los españoles ha coincidido con el mejor arranque goleador de un jugador de la Juventus de Turín en 60 años. Ronaldo, que no anotó en los tres primeros duelos de la Serie A, se ha disparado hasta los 7 goles que le colocan por delante de nombres Carlos Tévez, Filippo Inzaghi o Gonzalo Higuaín. Sólo John Charles, en 1958, había logrado un ritmo anotador semejante con la camiseta bianconera.

Dijo el cinco veces Balón de Oro a France Football que ese menosprecio sentido fue la principal razón por la que pensó con seriedad su salida del club que le ha llevado a alzar cuatro Ligas de Campeones. Ese cambio de actitud del presidente, expone, le hizo "reflexionar sobre salir" del Madrid. "Cuando había informaciones que decían que quería partir, tenía la impresión de que el presidente no me frenaría", subrayó antes de tocar la tecla que ha comandado la argumentación que justifica su venta en Concha Espina.

Ver esta publicación en Instagram

Uno per tutti, tutti per uno! #finoallafine

Una publicación compartida de Cristiano Ronaldo (@cristiano) el

"Si me hubiera ido por una cuestión de dinero me habría ido a China, que me ofrecían cinco veces más. No vine a la Juve por dinero, ganaba lo mismo en Madrid, incluso más. La diferencia es que la Juve me deseaba de verdad. Me lo dijeron. Me lo demostraron", defendió Ronaldo, toda vez que desligó su decisión de abrirse al mercado de la marcha de Zinedine Zidane tras la consecución de la 'Decimotercera'. Eso sí, confesó que al ver cómo salió el técnico corroboró la idea que tenía de la zona noble y, con todo, escogió marcharse.

En la entrevista subraya la pretensión que le llevó a Turín: quiere demostrar a Florentino Pérez su error de percepción. Considera que sigue en la cima del fútbol a sus 33 años y que superará a Messi en cuanto a Balones de Oro. "¿Cuántos jugadores son capaces de estar en el más alto nivel durante más de diez años? Se cuentan con los dedos de una mano. Bueno, digamos que hay dos: Messi y yo", destacó. Y recalcó que "a mi edad, ningún jugador pasa de un gran club a otro gran club por cien millones (...) A mi edad, y lo digo con respeto por quienes lo hacen, los jugadores se van a China, a Emiratos, a India y terminan allí su carrera, sin tener que mantener el nivel".

"Estoy orgulloso de no razonar así (jubilarse en ligas menores), de ser un animal diferente, un atleta diferente, una persona diferente, con un cerebro diferente. No digo que sea mejor, digo que soy diferente. Y puede que sea por eso que estoy en la cumbre de la montaña desde hace doce años. Hay a quien le gustaría que fuera el final de una época. Pero no es así. Estoy y seguiré estando siempre aquí. Y lo merezco. Mis resultados hablan por mí. No me dejen fuera de juego", arguyó.

Éste último apunte parecería dirigido a aquel club que consideró -quizá con buen ojo- que este verano era el último en el que iba a poder venderle sacando una buena tajada económica. Ese razonamiento, que convierte a Ronaldo en un jugador más -en tanto que intercambiable, no como pieza nuclear eterna o mito-, le ha escocido sobreamanera y tiene entre ceja y ceja conquistarlo todo con la Juventus para reivindicarse. Y, si es posible, eliminando al Madrid. La distancia en el cariño con el que se expresa sobre United y con el que lo hace con los merengues es nítido en este sentido.

"La edad está en la cabeza y eso me permite seguir todavía en la cumbre, sentir el mismo placer por lo que hago en el campo, ser feliz. Sé que algún día se terminará, en cuatro, cinco, seis años, vete a saber", remató en la charla que ha dado la vuelta al planeta. Por el camino sus dianas ya significan puntos para el líder del calcio. Ha marcado ante Udinese, Genoa y Empoli -últimas tres fechas- y su registro en un arranque de curso superó a los de Zlatan Ibrahimovic, David Trezeguet y Del Piero, casi nada.

Y la fortuna ha querido ejecutar un retorcido guiño, pues es ahora cuando más se nota su ausencia en el Bernabéu. Con Lopetegui se llegó a superar el peor registro negativo del inicio de un técnico en la era de Florentino. Seis victorias y seis derrotas en catorce partidos, con derrota en la Supercopa de Europa ante el Atlético de Madrid y cinco duelos consecutivos sin marcar han resaltado el vacío del luso. El bagaje promedio de 50 goles por curso se echó en falta en las 8 horas y un minuto sin hacer diana que han sacado del puesto al técnico vasco. Bale y Benzema se han apagado tras su inicio, al igual que Asensio y Mariano se han deshecho. Y, por último, esta circunstancia se ha activado mientras que Sergio Ramos grita el triunfo del vestuario sobre la cúpula (negando la llegada de Conte y con el regreso de Pintus).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es