21 de octubre de 2019, 14:21:47
Nacional

DESAFÍO SECESIONISTA


El Palament no pedirá al Govern que garantice la neutralidad del espacio público

EL IMPARCIAL

Ciudadanos había presentado una moció qe ha sido rechazada de plano.


El Parlament ha tenido tiempo este viernes, entre insulto e insulto, para tratar un asunto clave: la neutralidad del espacio público en lo relativo a los símbolos políticos. En este sentido, la mayoría secesionosta ha demostrado su supremacía numérica sobre la constitucionalista y ha resultado que el consistorio no va a instar al Govern liderado por Quim Torra a garantizar la neutralidad y aprobar la retirada de la simbología independentista. Que se ha multiplicado con el paso de los meses.

De este modo, el Ejecutivo catalán tampoco tendrá que informar a la cámara regional sobre las maniobras que realicen los denominados Comités de Defensa de la República (CDR). Esta es la desembocadura de la moción presentada en esta fecha por Ciudadanos. Una iniciativa de debate en la que se ponía sobre la mesa la "garantía" del ejercicio de los derechos fundamentales en el espacio público.

Los votos de Juntos por Cataluña, ERC, Catalunya en Común-Podemos y la CUP -en contra de la totalidad de la propuesta de la formación naranja- y los del PSC -abstención mezclada con aprobación de algunos puntos- han vencido a los emitidos por los representantes del PPC, que han apoyado al bloque que preside Inés Arrimadas, el más votado en las pasadas elecciones autonómicas.

Ciudadanos establecía una proposición por la que anhelaba patrocinar un un uso del espacio público que haga "compatible el derecho a la libertad de expresión, reunión y manifestación con la preservación de su necesario pluralismo" y protegiéndolo de un "uso continuado por parte de entidades". Pero las fuerzas secesionostas del Parlament la han tumbado sin miramientos.

El veto a pedir al Govern que proceda a la retirada "inmediata y urgente" de todos los símbolos partidistas o vinculados a "opciones políticas no compartidas por todos los ciudadanos" como pancartas, lazos o esteledas, colocados con "vocación de permanencia indefinida" ha terminado con la propuesta constitucionalista. La neutralidad en el espacio público es un concepto que no cabe en la conjugación democrática de la Cataluña de estos tiempos.

Y la cámara catalana también ha arrasado con la propuesta que hacía un llamamiento al Ejecutivo regional paraque esa neutralidad se extendiera a las instituciones y a los funcionarios públicos. Para que "no sufran injerencias políticas". Y tampoco ha sido contemplada como válida la propuesta de impedir la "ocupación ilegal" o la "libre acampada" en la plaza Sant Jaume, lugar en el que comparten marco el Palacio de la Generalidad y el Ayuntamiento.

Por otro lado, los diputados independentistas han rechazado, asimismo, instar al Govern a que informe al Parlament sobre la actuación de los CDR en los que se hayan desarrollado "incidentes violentos, agresiones, alteraciones del orden público" desde el 1 de enero de 2017 hasta la actualidad. Matías Alonso ha sido el encargado de defender la moción desde Ciudadanos, llamando a la "obligación" del Govern de garantizar una neutralidad en el espacio público. Es "inadmisible" el uso que hace el "separatismo" de las instituciones, ha criticado.

Anna Geli, de JxC, ha respondido argumentando que tras tras la palabra neutralidad Ciudadanos "esconde la voluntad de restringir" derechos fundamentales como la libertad de expresión, de reunión y de manifestación. Y Jenn Díaz, de ERC, ha declarado que el espacio público no puede ser neutral porque debe ser "libre", amén de acusar a la formación naranja de buscar hacer "desaparecer la diversidad" en Cataluña. "Neutralizar el espacio público es propio de regímenes totalitarios", han sentenciado desde la CUP -Natalia Sáchez-, mientras que la delegación de Podemos ha considerado que la moción expuesta "sólo cabe en un Estado de excepción".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es