23 de abril de 2019, 0:14:50
Mundo

ESTADOS UNIDOS


Trump restringe la concesión de asilo en el límite con México

EL IMPARCIAL

Limitará las oportunidades de los migrantes para obtener la condición de asilados.


Donald Trump ha dado este viernes un paso más en su intento de bloquear a la caravana de migrantes que tiene como objetivo entrar en territorio estadounidense para encontrar más oportunidades de progreso. El presidente ordenó en esta fecha la limitación de las posibilidades que permiten solicitar asilo en la frontera con México. De esta manera, aquellos que accedan de manera ilegal verán mucho más complicado el cumplimiendo de su sueño.

"Acabo de firmar la proclamación sobre asilo. Muy importante. La gente puede venir, pero tienen que venir a través de los puertos de entrada (autorizados)", expuso el magnate, instantes antes de partir con rumbo a Francia. El texto firmado se publicó este mismo día y la orden constituye la prohibición de al menos 90 días de entrada al país par quienes han cruzado o cruzarán de forma irregular la frontera sur de Estados Unidos.

En este sentido, el escrito aprobado por Trump suprime la elegibilidad para obtener asilo para aquellos que incumplen una prohibición presidencial. Este anuncio ha arribado justo tres semanas después de las advertencias desplegadas por el mandatario contra la caravana que recorre a la nación azteca en su larga senda desde Centroamérica. Esta es la medida más potente firmada hasta el momento por el titular de la Casa Blanca en este sentido.

En la práctica, la modificación de la regulación migratoria concerniente a las peticiones de asilo dispone que orden los migrantes que cruzan la frontera fuera de los márgenes de lo legal no tendrán el derecho de solicitar la condición de asilado en el país norteramericano. A partir de esta semana sólo podrán hacerlo aquellos que entren por puntos de acceso autorizados, según ha puntualizado funcionarios de la Administración estadounidense.

La proclamación presidencial precisa que la prohibición estará en vigor durante al menos 90 días, pero este margen podría ser ampliado hasta que se firme un paco con México que permita a los efectivos estadounidenses deportar directamente a su vecino sureño a los inmigrantes que entran en su territorio ilegalmente. Eso sí, la nueva directriz no contará con efecto retroactivo, por lo que solo se aplicará a quienes accedan de forma irregular a partir de este viernes.

Este nuevo paquete de restricciones al derecho de asilo representan la puesta sobre papel oficial de la prerrogativa que permitió a Donald Trump emitir, en 2017, su veto migratorio a países de mayoría musulmana. Y el magnate ha proclamado que los inmigrantes que llegaban irregularmente por el límite fronterizo mexicano pedían asilo para no ser deportados y con el fin de quedar en libertad mientras se resolvía su situación. De manera que ahora queda abortada esa posibilidad.

La realidad demuestra que lo que ocurre usualmente es que toda vez que se ha constatado que la solicitud es legítima, las autoridades activan la liberación de los solicitantes al tiempo que se gestionan sus casos, pues se considera que esas personas no constituyen un peligro. Asimismo, la falta de espacio en los centros de detención también influye. Pero hay grupos de activistas que han denunciado que en múltiples ocasiones los demandantes de asilo ilegales, que han llegado a pie, han sido privados de libertad de manera indefinida y durante meses tras la llegada de Trump al Despacho Oval.

Finalmente, se espera que las organizaciones que defienden los derechos de las minorías que conviven en Estados Unidos presenten demandas judiciales con el objetivo de retrasar o torpedear la puesta en práctica de dichas restricciones. Como ocurrió en 2017 con el polémico veto migratorio. De hecho, las leyes del país norteamericano contemplan el derecho a presentar la solicitud de asilo de cualquier persona que pisa suelo estadounidense.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es