23 de octubre de 2019, 9:21:58
Deportes

FÓRMULA UNO


GP de Brasil. Hamilton también gana en Interlagos y Mercedes, campeón

EL IMPARCIAL

Festejo total de la escudería alemana, que volvió a acomplejar a Ferrari.


Lewis Hamilton se encargó este domingo de cerrar la fiesta de Mercedes en 2018. El campeón del Mundial venció el Gram Premio de Brasil y permitió a su escudería alzarse con el entorchado de constructores. Nada menos que su quinto Mundial de constructores encadenado. El británico amortizó su 'pole' y se condujo hacia la meta con una no tan plácida carrera a través del circuito de Interlagos, en la que otros pilotos gritaron protagonismo, aunque resultara de tipo particular.

Y es que el inglés viajó en su exitosa isla al tiempo que Sebastian Vettel caía en sus prestaciones. El alemán pasó de marcar el récord del circuito en los entrenamiento a sufrir un golpe psicológico atronador en la clasificación. Y en la jornada dominical lució nerviosismo y frustración, no pudiendo pasar de la sexta posición en la línea de meta. Sólo un escaño por encima de la exhibición ofrecida por Charles Leclerc -próximo compañero de equipo en 2019-, que finalizó séptimo, sólo por detrás de las tres escudería aventajadas.

La victoria número 72 de Hamilton en la Fórmula Uno le vería subir al podio con Max Verstappen en la segunda plaza y a Kimi Raikkonen en la tercera. En una fecha en la Valtteri Bottas volvió a manifestar su contrariedad, y en la que Mercedes llegó a los 67 puntos de ventaja con respecto a Ferrari -ya insuperables-, el piloto neerlandés de Red Bull consiguió colaste en el festejo del equipo alemán por méritos propios. Acabaría castigado con tener que ofrecer servicios a la comunidad.

Todo comenzó por un incidente con que mantuvo con Sebastian Ocon cuando Vertappen lideraba la prueba a falta de 27 vueltas. El neerlandés padeció un trompo que permitió a Hamilton rematar la jugada Y cuando se bajó del monoplaza, Max se dirigió directamente a reprochar al francés la maniobra que le apartó del triunfo en Brasil. Lo hizo propinándole un empujón. Era complicado que no estallara uno de los pilotos que aportaron pimienta a una de las carreras más abiertas del calendario.

"Siento un gran orgullo por pilotar para Mercedes. Sinceramente estos chicos han trabajado muy duro, ha sido un viaje increíble y es por eso por lo que trabajamos todo el año. Intentamos sacar lo mejor, trabajamos con unidad, es un honor conducir para ellos", declararía un Hamilton exultante, fundido en la celebración con sus ingenieros. Preguntado por el incidente de Verstappen y Ocon, que le valdría la victoria, se limitó a sentencar que "me dan igual los demás".

"Vi como sucedió, no me ha sorprendido, pero no estaban compitiendo por la misma posición. Ha podido seguir, no ha habido daños, Max es un tío que va a por todas. Estoy tan orgulloso que me da igual los demás", reiteró antes de aplaudir de nuevo a sus ingenieros porque "me dan una herramienta e intento sacarle el máximo partido, estoy orgulloso de aportar más de la capacidad". "No sé qué decir. Ha sido un idiota, me ha sacado de la pista mientras estaba siendo doblado", dijo Vertappen sobre Ocon. "Estoy contento por haber sido segundo, pero deberíamos haber ganado", comentó, resignado.

Ver esta publicación en Instagram

Race day. Brazil has been a happy place with 8 podiums and the 2 world championships. Ready to attack and enjoy today’s race to the maximum ❤️🇧🇷

Una publicación compartida de Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) el

Por último, los españoles Carlos Sainz y Fernando Alonso concluyeron en los puestos duodécimo y decimosexto, respectivamente. De esta manera clausuraron la penúltima prueba de un Mundial que se cerrará dentro de dos domingos en Abu Dabi. El madrileño, que estña a punto de acabar su relación con Renaul, reflexionó lo siguiente: "Es una pena que esas batallas no fuesen por los puntos, una pena, pero por lo menos ha sido divertido. Si hubiésemos salido más adelante y no nos hubiéramos encontrado los Toro Rosso, habríamos estado más cerca de los puntos".

Y el asturiano, que sigue inmerso en su despedidad de la Fórmula Uno, dejó níitida su postura de cara a lo que queda de año. "El único objetivo es ser campeón del mundo de Resistencia" porque en Fórmula Uno "sabemos que tenemos los mismos resultados" cada dos semanas, expuso. El doble campeón del Mundial se quejó del rendimiento de su monoplaza -"Ni la estrategia ni el pit stop funcionaron hoy, pero aun así no teníamos el ritmo para puntuar, así que no hemos perdido una oportunidad de puntos"- y deseó que "ojalá saborear otro podio" en las próximas Seis Horas de Shanghai.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es