18 de octubre de 2019, 11:11:49
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. La dolorosa queja al planeta de Dani Pedrosa en su adiós

EL IMPARCIAL

El piloto vivió su último Gran Premio este fin de semana, después de una vida dedicada a las motos.


Dani Pedrosa se ha retirado de la máxima categoría del motociclismo internacional con un sabor particular en su paladar. A pesar de ser reconocido como uno de los pilotos más respetados dentro del circuito actual y como uno de los mentores de los españoles que se han repartido los títulos Mundiales en esta década, el catalán siente una desazón que nace de la frustración de haber sido el segundo plato en Honda, al tiempo que Marc Márquez o Jorge Lorenzo le adelantaban hacia la gloria. En medio de su timidez ante los micrófonos.

Su cero en cuanto a títulos en MotoGP es algo que escuece a una de las promesas más potentes anunciadas tras sus entorchados en 125 c.c. (uno, en 2003) y en 250 c.c. (dos, en 2004 y 2005). Sólo pudo acceder al subcampeonato en la élite. Lo hizo en tres ocasiones, en los cursos 2007, 2010 y 2012. Y su relación de podios globaes acabó en 2013. A partir de esa temporada no volvería a estar entre los tres mejores nombres al final del ejercicio.

Por todo ello, al término del Gran Premio de la Comunidad Valenciana, su última competición como piloto de MotoGP, admitió sentirse "raro porque estos días todo el mundo me ha dicho palabras bonitas". "Hubiese estado muy bien que hubiese sido más a menudo", puntualizó. Esa queja discreta, como su discurso fuera de las pistas en estos lustros de estancia como referente en la sombra de la escudería Repsol-Honda, sintetiza lo vivido en el tercio final de su trayectoria deportiva.

Llevado a la obligación de hacer balance, en la sala de prensa y después de haberse despdido de las motos en este nivel, Pedrosa señaló que "he peleado con pilotos de supernivel. Y he sido uno de ellos, a pesar de todo lo que no se ve, pues se ve sólo el resultado de la carrera, si vas más rápido o más lento, si adelantas o no". "He podido ir esquivando y haciendo mi camino a pesar de todas las dificultades, especialmente en MotoGP, ya que en las categorías pequeñas no tenía estos problemas, pero me pongo la nota más alta que me podría poner", sentenció.

"Pensando cómo ha sido mi carrera, cómo empezó todo con mi padre, en casa, y con la gente con la que me fui cruzando en el camino, como a Bautista, por ejemplo, al que conocí en el 96; también Ángel Rodríguez, o Stoner en el 2000, con los que hemos tenido un paralelismo tan igual desde tan pequeños y ahora son esos recuerdos los que me vienen: desde dónde salimos y lo que hubo que pasar", resumió un piloto que firmó en el Ricardo Tormo la clausura de su peor año en MotoGP (undécimo). Tras 17 años.

En la apertura de su último fin de semana como piloto de la categoría reina del motociclismo recibió el tributo con la medalla como "Leyenda de MotoGP" y expuso que le habría gustado "no caer tanto" y no hacerse "tanto daño". Y quiso legitimarse del siguiente modo: "Estoy orgulloso porque ha habido barreras importantes y a pesar de los números, de ganar o perder, siempre hay barreras, y eso es lo que hace las cosas difíciles y marca la diferencia sobre muchas cosas, por lo que poder superar esas barreras con más o menos tiempo es de lo que más orgulloso me siento".

En paralelo a esta retirada se pronunciaron rivales y compañeros. El que más quebraderos de cabeza le ha podido regalar en sus comienzos fue un señor llamado Valentino Rossi. El italiano confesó que "cuando Pedrosa llegó en 2006 a MotoGP todo el mundo tenía mucho miedo de él, porque había ganado dos títulos de 250 y, según llegó, hizo segundo en su primera carrera". "Estábamos muy preocupados con su potencial", reiteró el nueve veces campeón del Mundial, quien destacó al catalán como "un gran rival y recuerdo duras batallas con él", resaltando la de Brno 2006. "Dani se merecía un campeonato, porque ganó muchas carreras, más de cincuenta, y también fue súper competitivo en MotoGP. Se va una parte grande MotoGP", concluyó.

Su último compañero, Marc Márquez, aportó otra visión. "Esta semana corría por las redes sociales un vídeo que salía yo de pequeñito diciendo que de mayor quería ser como Dani. Yo he cumplido uno mis sueños, que era compartir equipo con uno de mis referentes y competir con él", subrayó el vigente campeón. "He vivido momentos con él de todo tipo, de tensión, de fiesta, de lucha en pista y creo que ha sido un gran compañero y he aprendido muchas cosas de él". Entre ellas, "la fuerza de superación y el sacrificio ante las lesiones".

Por último, Jorge Lorenzo se mostró alineado con la postura de Márquez y diagnosticó que "hay mucha gente que se queda con que Dani no ha ganado en MotoGP, pero hay que recordar que es triple campeón del mundo y prácticamente ningún español y muy pocos en la historia han conseguido lo que ha conseguido él". "Luego él ha tenido ese hándicap de altura y peso que quizá le ayudó en otras categorías pero que le ha perjudicado mucho en MotoGP. En España ha sido referente durante muchos años, el piloto referente para mí, el que me marcaba para intentar superarlo, y durante seis o siete años fue el mejor piloto de España, por eso se puede ir con la cabeza bien alta", finalizó el agradecido balear.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es