19 de noviembre de 2019, 22:27:45
Deportes

BALONCESTO


NBA. El sol vuelve al paraíso: Durant perdona a Green y Curry mejora

EL IMPARCIAL

Los Warriors parecen haber encontrado la manera de ganar sin dos de sus estrellas.


La tormenta desatada en Golden State hace semanas, que algunos analistas interpretaron como la detonación a la estabilidad del proyecto triunfal de la franquicia californiana, ha deparado multitud de informaciones. Con el tiempo se han sabido los términos en los que discutieron Kevin Durant y Dramond Green en la derrota de su equipo ante los Clippers. Antes,se había lesionado Steph Curry, el pegamento que une dentro y fuera de la cancha a ese cúmulo de jugadores que han cambiado la cara de la NBA desde que Steve Kerr asumió el cargo de entrenador en jefe.

La conducción de Green y fallo poserior en el manejo de balón, en la última posesión del duelo ante los angelinos, sacó de sus casillas a Durant. El alero estelar llegó a aplaudir al ala-pívot para reclamarle la pelota. Finalmente, el envite se iría a la prórroga y los vigentes campeones inicarían una senda de cuatro derrotas consecutivas -lo nunca visto en esta era gloriosa-. Pues bien, en el banquillo el tono de los reproches entre ambos peones destacados del conjunto de la bahía de San Francisco fue creciendo hasta tocar techo. Con sanción incluida para Draymond.

El Jugador Defensivo del Año llegó a decirle al MVP de las Finales que no le necesitaban y que se fuera, en alusión a que 'Durantula' será agente libre al final del curso y se rumorea que podría cambiar de aires para ganarse el merecido contrato colosal que ha perdonado varias veces con el fin de que los Warriors se hagan dinastía. Además de calificarle como "cagón" en varias ocasiones, le espetó lo siguiente: "No te necesitamos. Ya ganamos sin ti. Vete". Esa frase le deparó a Green una suspensión y multa por parte de la franquicia. E hizo saltar todas la alarmas en la cúpula, ya que se había tocado un tabú.

Pero, después de la marejada generada, justo una semana después de ese cisma ya salido a la luz la versión de Durant. El jugador guardó silencio y evitó esta cuestión durante días, mas esta semana concedió a Yahoo Sports su opinión sobre el impacto de lo vivido. "Le perdoné en el mismo segundo en que lo dijo. Estaba enfadado pero se que no puedo estar así mucho tiempo. Sabía que tenía que decidir cuándo tiempo iba a estar enfadado por este tema. Hasta el punto de que me afectara a lo que ocurre en la pista", ha manifestado, después de haber aclarado que su relación ha vuelto a ser buena y que saben que todo esto forma parte del proceso. Llegó a decir Durant que se siente bencedico por estar en un vestuario en el que puede crear relaciones de amistad, además de compañerismo.

Y esa noticia llegó justo después de que se supiera que la lesión de Curry ya tiene fecha de caducidad. El base volverá a jugar en la gira de cinco partidos que los californianos disputarán fuera de casa contra equipos de la Conferencia Este. La evaluación realizada este fin de semana señala que "está progresando muy bien". Kerr dijo a la ESPN que su jugador "se está encontrando mucho mejor. Vamos a seguir considerándolo día a día aunque el equipo médico cree que jugará en la gira fuera de casa". En el entretanto, sus compañeros han logrado cambiar la inercia al firmar tres victorias encadenadas.

Con Kevin Durant más comprometido que nunca, la pasada madrugada tumbaron a los Magic (116-110). El jugadro excelso firmó la siguiente tarjeta: 49 puntos, seis rebotes, nueve asistencias, dos tapones y dos robos. Una exhibición que constató los 44 puntos que había asestado en el duelo previo. A su lado volvió a emerger Klay Thompson (29 puntos) y los secundarios sumaron lo suficiente para sellar el 15-7 que les tiene al borde de la cima en la Conferencia Oeste. Los 30 tantos, 12 rebotes y seis asistencias de Vucevic no llevaron a la orilla a los de Florida.

Tampoco la exhibición de James Harden sacó del hoyo a los Rockets. Los tejanos perdieron por tercera vez seguida, acusando la baja de Chris Paul y de su sistema defensivo. Los Wizards les sorprendieron (135-131) en la prórroga, impulsados en John Wall (36 puntos y 11 asistencias) y Bradley Beal (32 puntos). El vigente MVP se fue hasta los 54 puntos, 13 asistencias, ocho rebotes y tres robos, pero pagó el cansancio y se mostró errático en los últimos tiros del duelo (perdería 11 balones). La ayuda anotadora de Eric Gordon (36 puntos) y la actividad de Clint Capela (17 puntos, 14 rebotes, cuatro tapones y dos asistencias) no maquilló la crisis de concentración coral y acabaron con un balance de 9 triunfos y 10 derrotas que les aleja del objetivo.

Los Celtics sí pudieron arrancar un triunfo catárquico ante los Pelicans (107-124). Kyrie Irving (26 puntos y 10 asistencias) y sus compañeros neutralizaron la influencia de Anthony Davis (27 puntos, 16 rebotes y tres tapones) y de Nikola Mirotic (25 puntos). Y los Bucks se dejaron una derrota en su sorprendente marcha ganadora ante los Hornets (110-107), con Kemba Walker y Jermy Lamb (21 puntos por barba) como ejecutores. Giannis Antetokounmpo 'sólo' firmó 20 puntos, 13 rebotes y nueve asistencias.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es