20 de mayo de 2019, 12:40:24
Deportes

MMA


UFC. La travesía por el desierto de Conor McGregor tras la derrota con Khabib

M. Jones

El irlandés sólo puede sacar pecho por la venta del licor que ha apadrinado. Nada más.


A Conor McGregor parece que lo único que le va bien en el presente es la venta de su whiskey, Proper 12. Al tiempo que el irlandés proclama que se han agotado las existencias de ese licor desde que anunciara su salida al mercado, y que espera a decisión de la Comisión Atlética de Nevada en torno a la algarada que protagonizó tras la pelea contra Khabib en Las Vegas, el que fuera emblema de la UFC acumula malas noticias en el plano deportivo y personal. Sin el abrigo de la compañía de artes marciales mixtas (MMA, por sus siglas en inglés) que le hizo ingresar una cantidad ingente de millones de dólares.

Esta espiral resbaladiza arrancó el pasado 29 de noviembre. En esa fecha vio cómo su carnet de conducir era suspendido por un periodo de seis meses. Y es que a este luchador de 30 años no le quedó más remedio que admitir que condujo a 154 kilómetros por hora en una zona de 100 kilómetros por hora en octubre del 2017 en Kildare, Irlanda. Tuvo que disculparse ante el juez Desmond Zaidan, quien le impuso, además, una multa de 1.000 euros. Pero los problemas por el exceso de velocidad no son nuevos: acumula 12 infracciones de tránsito y fue multado en noviembre con otros 334 euros.

En otro plano, se ha enterado de la negativa de Dustin Poirier de combatir contra él, en el marco de su anhelado regreso al octágono. Parecería que el estadounidense era el mejor púgil al que podría enfrentarse, desde el prisma mediático y de interés, pero 'The Diamond' ve al irlandés como un elemento del pasado. Así lo ha evidenciado a través de las redes sociales. Poirier ha pasado del anzuelo de Conor para retar a Tony Ferguson, uno de los nombres gruesos del presente del Campeonato Mundial de Peso Ligero UFC. "Me acabo de despertar y leo que hay más peleadores esperando en la cima de la división de peso ligero. Vamos a darles a los fans la violencia que se merecen, Tony Ferguson", ha escrito. Obviando a 'The Notorious'.

Ver esta publicación en Instagram

It’s not for me. It’s for me ma.

Una publicación compartida de Conor McGregor Official (@thenotoriousmma) el

Por s esta afrenta al orgullo no fuera poco para McGregor, el isleño ha recibido un gancho familiar. John Kavanagh, su entrenador y mano derecha, ha manfestado que no tiene claro que vuelva a echar una mano al irlandés. A pesar de que se ha sabido que Conor habría cerrado un contrato con Dana White para pelear con el fin de promocional su whiskey, el entrenador ha señalado que no cuenta con la motivación suficiente para meterse en el proceso de nuevo. A menos que sea una pelea trascendental la que se presente.

"Tendría que convencerme para hacerlo otra vez. Me encanta el viaje que hemos tenido hasta ahora, pero necesitaría una buena razón. Puede que sea la pelea con Díaz porque él (McGregor) prometió esa pelea. Puede que sea la revancha con Khabib. Pero si es sólo un 'voy a pelear porque quieren que pelee contra ese sujeto, le diría, ‘te deseo lo mejor’", declaró al Sunday Independent. Kavanagh sabe que se están esfumando los duelos potentes: revancha contra Nurmagomedov, la trilogía contra Nate Díaz o la batalla ante Max Holloway, estella de las 145 libras.

El preparador ha concluido que "Conor tiene una esposa y dos hijos ahora y no quiero que le peguen más de lo que deben. Khabib le pegó con un golpe en esa pelea que jamás había recibido en toda su carrera. En ese combate le lastimaron de más, por lo que sólo le acompañaré si el oponente vale la pena". Parece queese rival idílico no será Donald Cerrone. Hace semanas el analista Chael Sonnen expuso que la UFC estaría preparando un duelo con el 'Cowboy' para febrero. Pero todo se ha congelado. A pesar del cebo lanzado por Cerrone (¡Te estoy esperando, chico!").

Por último, McGregor ha sido abatido desde el prisma de la opinión pública por Demetrious Johnson, leyenda de la UFC y último campeón de peso mosca de esta compañía. Este plusmarquista histórico en cuanto a las defensas de un cinturón decidió abandonar a Dana White y firmar, a sus 32 años, por la empresa asiática One Championship, de la que es dueño Chatri Sityodtong. Pues bien, el irlandés interpretó ese movimiento pomposo como una muestra de la codicia de Sityodtong -que haría desaparecer el peso mosca de la UFC con su voluntad de reclutar a todos los mejores de esa división-.

Y Johnson ha respondido de este modo: "La UFC ya hablaba de cerrar la división cuando yo era campeón. No entiendo de dónde viene el comentario de McGregor. ¿Qué le hace pensar que Chatri le debe algo a alguien? Si le preocupan realmente, los chicos puede hablar con Dana y decirle que siga con la división. Estoy seguro que podría hacer algo si realmente quisiera. Esa es la opinión de un tipo que hace negocios. Creo que no le importa". Asimismo, el propio Sityodtong le cerró las puertas de ONE a McGregor. “No creo que le fuera bien en Asia. Tendría problemas muy serios con muchas empresas aquí si hiciera lo que hizo", zanjó el empresario.

Finalmente, en respuesta todo y a todos, Conor ha publicado en sus redes sociales un surrealista vídeo que acompaña con la famosa frase que pronuncia 'El Joker' en la gran película 'El Caballero Oscuro' de Christopher Nolan. "Su moral, su código, es un mal chiste. Te olvidarán a la primera señal de problemas. Son tan buenos como el mundo les permite que sean. Te lo mostraré. Cuando se acaben las patatas fritas todas estas personas civilizadas se comerán unos a otros ¿Personas civilizadas? Yo no soy un monstruo, sólo voy un paso por delante", escribió.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es