17 de octubre de 2019, 9:43:30
Deportes

RESUMEN DEL AÑO


La coronación de Hamilton, Djokovic, los Warriors y del ciclismo británico

M. Jones

Simone Biles, Serena Williams, los Philadelphia Eagles, Eliud Kipchoge y Caeleb Dressel protagonizaron la temporada. Por M. Jones


El 2018 acogió grandes hitos en lo que a deporte se refiere. Sin embargo, el nombre con mayúsculas que más ha resonado en estos doce meses que expiran es el de Lewis Hamilton. Porque el británico se ha reivindicado como aspirante legítimo a la leyenda de la Fórmula Uno. Conquistó su quinto Mundial, una cifra que le coloca en la misma altura que el icónico Juan Manuel Fangio y, sobre todo, que le fija en la rampa de lanzamiento para abordar la plusmarca que posee Michael Schumacher -con siete entorchados-.

El inglés, de 33 años, lideró otra temporada de monopolio de Mercedes. La escudería alemana alcanzó el Mundial de constructores (quinto consecutivo) impusada en el rendimiento de un Hamilton que festejó su gesta en la antepenúltima carrera, en Ciudad de México. Además, elevó su propio récord histórico de 'poles' a 83 y quedó a 18 victorias en Grandes Premios de la cima en la que está astentada el 'Kaiser'. Sobreponiéndose al renacer de Ferrari. Un resurgimiento frenado por lo errores de Sebastian Vettel. El teutón quedó en la segunda plaza clasificatoria, a 88 puntos del vencedor absoluto.

Las 11 victorias y 11 'poles' firmadas por Lewis contrastaron con el desplome de 'Seb' en un ejercicio que supuso la retirada de Fernando Alonso de la categoría más elitista del automovilismo. El español, doble campeón del mundo, anunció su marcha dejando abierta la puerta de un regreso. Pero después de haber tocado gloria al imponerse en las 24 Horas de Le Mans y de liderar el Mundial de Resistencia, el ovetense está centrado en prepararse para cantar victoria en las 500 Millas de Indianápolis y, así, añadir la ansiada 'Triple Corona' a su pomposo palmarés. Con 37 años y después de 17 en la Fórmula Uno hizo las maletas.

Ver esta publicación en Instagram

Another dream come true ???? @usopen

Una publicación compartida de Novak Djokovic (@djokernole) el

Asimismo, en lo concerniente a motor sobresalió una vez más Marc Márquez, cinco veces campeón de MotoGP. El español completó un dominio soberbio en los últimos meses en activo de Dani Pedrosa y antes de abrazar la llegada a Honda de Jorge Lorenzo, sin duda el fichaje del año. Y vino el catalán a acompañar el título en Moto3 de Jorge Martín. Finalmente, Sébastien Ogier ganó su sexto Mundial seguido de rallys, el segundo con un Ford Fiesta y el decimoquinto que encadena Francia, al tiempo que Jean-Éric Vergne (Techeetah) venció en la pujante Fórmula E.

El segundo nombre grueso de este año es Novak Djokovic. El serbio arrancó con una operación en el codo que alimentó las dudas sobre si volvería a ser el mismo, tras una travesía por el desierto tenebrosa que le hizo pensar en dejar el tenis. Sin embargo, el balcánico efectuaría un respingo que recordó a su mejor versión para arrasar en la segunda mitad de la temporada -ganó 33 de los últimos 35 partidos de su calendario, para hacerse con Wimbledon y el US Open- y finalizar como merecido número 1 de la ATP, por delante de Rafael Nadal y Roger Federer.

El balear fue víctima de las lesiones. Se retiró en el Abierto de Australia, no jugó Indian Wells ni Miami, volvió a verse obligado a bajar los brazos en las semifinales del US Open, por su persistente lesión en la rodilla, y ya no jugó más. Eso sí, nadie le pudo arrebatar Roland Garros. Y el suizo pagó su avanzada edad y quedó relegado al triunfo en el Grand Slam de Australia. Este triplete de leyendas contravino la irrupción de los talentos juveniles. Alexander Zverev lideró a ese aire nuevo al ganar el ATP Finals, con Karen Khachanov -Masters 1.000 de París- empujando. Se viviría la última edición de la ancestral Copa Davis, con Croacia tumbando a Francia a domicilio y en el circuito fememino se alternarían las victorias (Caroline Wozniacki venció el Abierto de Australia; Simona Halep, Roland Garros; Angelique Kerber, Wimbledon, y Naomi Osaka el US Open) en el regreso titubeante y escandaloso de Serena Williams. Elina Svitolina cerraría el curso celbrando en las Finales WTA de Singapur, con Garbiñe Muguruza alejada de la cima.

Ver esta publicación en Instagram

See you Friday, @lakers. #DubNation

Una publicación compartida de Golden State Warriors (@warriors) el

En Estados Unidos se vivió la confirmación de los Golden State Warriors como dinastía y equipo revolucionario y dominante de este lustro. Los californianos barrieron a los Cavaliers de LeBron James en las Finales (4-0) para alcanzar su tercer anillo en cuatro años. Una sensacional cifra trazada por Stephen Curry y Kevin Durant. Y toda vez que sobrevivieron en las Finales de la Conferencia Oeste a los explosivos Houston Rockets del irrefrenable MVP James Harden. Los tejanos llevaron al límite a los de Oakland pero no llegarían a la orilla y cayeron en casa en e séptimo duelo de las serie. Pero la NBA no frenaría la intensidad de sus emociones de tango histórico. En la pretemporada King James ficharía por Los Angeles Lakers en un movimiento sin parangón en el baloncresto, sea cual sea el resultado. Y Luka Doncic asomó al estrellato en Dallas como firma candidato a ser Novato del Año tras haber dominado el Viejo Continente al ganar la Euroliga liderando al Real Madrid.

Todavía en territorio americano hubo hueco para una página entrañable. Los Philadelphia Eagles entregaron a la ciudad del amor fraternal su primera Super Bowl. El sueño dorado de los aficionados de dicha urbe se tornó real al arrasar a los Patriots de Tom Brady (41-33) a pesar de jugar con el quarterback suplente. Nick Foles dio la talla en el escenario más complicado de todos, al lanzar para tres touchdouwns. El U.S. Bank Stadium de Minneapolis premió el esfuerzo humilde de la franquicia verde y destronó a los favoritos en un curso en el que Donald Trump agudizó sus críticas -e insultos- a los jugadores que usaban el himno para protestar por los abusos policiales de tipo racial. Y los Red Sox de Boston se dejaron llevar por el frenesí en la celebración del cuarto título de las Series Mundiales de béisbol en 15 años.

Y de Estados Unidos es una de las protagonistas de 2018. Se trata de Simone Biles. La joven deportista confirmó su aureola única al convertirse en la primera gimnasta de la historia que consigue cuatro medallas de oro mundiales en concurso general, después de gobernar en la cita de Doha tras recuperarse de un cálculo renal. Mas la sensacional atleta -cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016- excedería lo deportivo al uniformarse como emblema feminista. Porque rindió con excelencia a pesar de estar en tratamiento psiquiático por los abusos sexuales sufridos por parte de Larry Nassar, exmédico del equipo olímpico de su país y sentenciado a 60 años de prisión. Biles hizo público su testimonio en enero, cuando contaba con 20 años. "Tendré que regresar continuamente al mismo centro de entrenamiento donde sufrí abusos", escribió en sus redes sociales meses antes de redundar en su esencia sublime como gimnasta.

Ver esta publicación en Instagram

Today the 16th of September 2018, I ran a world record in Berlin, it couldn’t happen without the support of the following: My gratitude and honor goes to: 1. My family I thank my wife (Grace) and my kids (Lynne, Griffin and Jordon) for the overwhelming support they gave me for the last 4 months of training, you always inspire me and you are my ignition key. 2. Coaches My coach Patrick Sang is my all-time coach and supporter, he is my life coach not forgetting his two assistants (Meto and Koech). You made this day realizable. 3. Global Sports Communication This is a wonderful management, led by director Jos Hermens and Valentijn Trouw, and all entire team, you are such a wonderful management company. 4. Nike Nike company led by Phil Knight and sports marketing Capriotti, not forgetting the innovation and design team. On the other hand the physiologists led by Brett Kirby, thank you for the support for over 15 years. 5. NN Running Team You are such a wonderful team and the spirit of bringing teammates to the sports is overwhelming. 6. My training mates Kaptagat team, you are such a wonderful family, I like you all, I wish everybody all the best in the coming races. Cheers brothers and sisters, teamwork is the key. 7. Isuzu company It’s a wonderful local and international car manufacturer, you gave me another leg to train on by providing all my transport. I will always be with you. Tuko Pamoja Safarini. 8. My fans I totally respect all my fans across the globe, from Facebook, Instagram, Twitter and all social media. You always push me ahead. In one word ‘Thank you’ all and God bless you all.

Una publicación compartida de Eliud Kipchoge (@kipchogeeliud) el

En otro orden de cosas, el ciclismo británico completó un triplete contundente. Los triunfos de Chris Froome -en entredicho por el "caso salbutamol"-, Geraint Thomas y Simon Yates en Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España subrayaron el crecimiento del nivel de los ciclistas isleños en una temporada culminada con el maillot arco iris de campeón del Mundo en ruta logrado en Innsbruck por Alejandro Valverde y el anuncio del Sky de la retirada de su patrocinio en 2020. Y en los relativo a las clásicas y monumentos Peter Sagan venció la París-Roubaix, Vincenzo Nibali ganó la Milán-San Remo, Niki Tersptra hizo lo propio en el Tour de Flandes. El neerlandés agregó lustre a la temporada imperial del Quick Step (73 victorias). También lo harían Elia Viviani, indiscutible rey del esprint con 19 victorias, y Julian Alaphilippe (Flecha Valona). Valverde recogería fruto de su participación en Lieja-Bastoña-Lieja.

El atletismo quedó estupefacto ante la marcianada acogida por el maratón. El keniano Eliud Kipchoge rozó el derribo del muro de las dos horas, instalando un récord en la disciplina por segundo año consecutivo. Su crono de 2h01:39 le coloca como el elegido para replantear los límites del ser humano -en 2017 frenó el tiempo en 2h00:25 en Monza, aunque no fuera una prueba homologable-. Todo ello en otro paseo por la eternidad de Caterine Ibargüen. La saltadora colombiana sometió a todos en triple salto y longitud para ser coronada como atleta del año junto a Kipchoge -de 33 años-. El decatleta Kevin Mayer cerró el podio de honor al sumar 9.126 puntos en la cita de Talence (Francia), borrando de la lista de récords los 9.045 del estadounidense Ashton Eaton. Christian Coleman (aclamado heredero de Bolt), Armand Duplantis (campeón de Europa absoluto de pértiga y sub-20 del mundo), Abderrahman Samba (invicto en 9 carreras de 400 m vallas y plusmarquista), Nafissatou Thiam (campeona de Europa de heptatlon, invicta), Dina Asher-Smith (campeona de Europa y líder mundial del año en 100, 200 y 4x100), Beatrice Chepkoech (récord mundial de 3.000 m obstáculos) y Shaunae Miller-Uibo (invicta en 15 competiciones) resplandecieron.

Por último, Caeleb Dressel y Katie Ledecky retuvieron el trono de la natación en un año de transición camino de los Juegos Olímpicos de Tokio marcado por la revuelta contra la Federación Internacional liderada por las grandes estrellas acuáticas, que exigen un mayor protagonismo en la gestión de su actividad. Katinka Hosszu, Chad le Clos, Vladimir Morozov, Taylor Ruck brillarían también -no así, una Mireia Belmonte mermada-. Y el planeta giró su mirada para ver a 'Canelo' Álvarez hacer historia en el boxeo -tres títulos en pesos diferentes- y a Khabib Nurmagomedov disparar la relevancia de la UFC con su victoria sobre Conor McGregor en la pelea de Las Vegas -coronada con una algarada proverbial-.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es