13 de noviembre de 2019, 18:57:04
Deportes

BALONMANO


España cae ante Croacia y se complica la senda a las semis del Mundial | 19-23

EL IMPARCIAL

Los 'Hispanos' cayeron por primera vez en el torneo y se complican su futuro.


A pesar de haber ganado los cuatro partidos disputados, España tenía que vencer ese jueves a la complicada Croacia para asegurarse el camino a las semis del Mundial de Alemania y Dinarmarca más sencillo. Pero los 'Hispanos' no pudieron hacerse con el talento y lo rocoso de la zaga balcánica, cayendo por 19-23 y empujándose a ganar a Alemania, Francia y Brasil en la fase definitiva, pues llegan a esa instancia con dos puntos menos que Croacia y uno menos que galos y germanos. El margen de error en la batalla por las medallas, por tanto, se ha reducido al extremo.

España no detectó la manera de neutralizar el ardor en el achique de los croatas. El ajedrez defensivo dispuesto por los entrenadores en esta fecha beneficiaría a los balcánicos, aunque los nacionales abrieron boca con un robo de pelota. Eso sí, los ajustes que taponaron la conexión entre los extremos y el pivote españoles no tardaron en tocar tierra, señalando a Jordi Ribera la orden del lanzamiento desde media distancia a sus pupilos para finalizar las circulaciones. En consecuencia, Marin Sego, portero ajeno, se vendría arriba con cuatro paradas en los primeros siete minutos.

En ese intervalo los españoles pasaron de dominar por 3-1 a perder por 5-7. En la frontera de la mitad del acto inicial, los 'Hispanos' formarían con dos centrales, con la entrada de Dani Sarmiento junto con Raúl Entrerríos, con la idea de engrasar el ataque propio. Y esa argucia serviría para salir a flote, con Entrerríos y Alex Dujshebaev como líderes en el tiro, para las tablas a siete goles que aportaron fe a los nacionales. in embargo, una vuelta de tuerca del banquillo croata trompicaría el devenir.

El estratega Lino Cervar respondió a la maniobra española con una defensa abierta 5-1. Esta mutación recuperó el bloqueo de la asociación nacional, quedando expuesto como explícito el amontonamiento de pérdidas de balón que desembocarían en una amalgama de contraataques que nutrieron a los croatas de convicción. Al galope de eseescenerio efervescentes y resbaladizo para los intereses de España, los jugadores en ventaja se escaparían con cinco goles de brecha (7-12).

El pivote Zeljko Musa, que anotó hasta en cinco ocasiones en el primer tiempo, estaba representando una fuga venenosa para la zaga de un combinado español que no fluía en ninguna de las dos áreas. En cambio, en esa altura indigesta saldría a relucir la competitividad orgullosa de este grupo de jugadores, y los 'Hispanos' amortizaron la exclusión de Musa para arrimarse al descanso con un 10-13 menos duro. Los extremos Ferrán Solé y Ángel Fernández habían tirado una soga para la esperanza antes del paso por vestuarios.

Tocaba, en la reanudación, hacer vigente las sensaciones de los partidos previos y la desventaja se reduciría hasta el 14-16. Un margen manejable que dio paso a la compresión táctica preparada por los técnicos Lino Cervar y Jordi Ribera. Se tornó ajustado el decantar, con los movimientos estratégicos que alternaban un ataque siete contra seis croata conjugado por la profunda defensa 5-1 española. Y el resultado de ese imperio del tacticismo fue la sequía goleadora (16-19, cuando se habían jugado quince minutos del segundo acto).

Y en este partido de entrenadores debían emerger los jugadores distinguidos como artífices de los cambios que no salían de las pizarras. El portero Gonzalo Pérez de Vargas fue uno de ellos, con dos paradas consecutivas que sostuvieron a sus compañeros. El problema para el guardameta es que sus acólitos no dieron coherencia a ese ejercicio de acierto y los croatas prosiguieron, con éxito, su labor de apagón de las individualidades nacionales.

En ese esquema, la relación de fuerzas fue destacando poco a poco la astucia de una Croacia empeñada en mandar en lo relativo al ritmo. Su compás lento congeló a los españoles en una suerte de gestión de la ventaja repleta de anestesia. Ninguno de los peones de Ribera supo cómo saltar la página y el respingo que devino en el 19-21, a tres minutos de la conclusión, quedó en nada cuando Eduardo Gurbindo fue excluido. Así, los 'Hispanos' dieron la cara con gallardía, pero no fue suficiente. Ahora habrán de dibujar una gesta para aparecer entre los cuatro mejores del torneo.


Ficha técnica:

19 - España: Corrales; Solé (5, 2p), Alex Dujshebaev (3), Raúl Entrerríos (3), Cañellas (-), Ángel Fernández (1) y Aginagalde (1) -equipo inicial- Pérez de Vargas (ps), Gurbindo (1), Sarmiento (1), Morros (-), Aleix Gómez (-), Ariño (1), Gedeón Guardiola (1), Figueras (2) y Dani Dujshebaev (-)

23 - Croacia: Sego; Horvat (8, 5p), Stepancic (3), Musa (6), Blazevic (-), Duvnjak (2) y Strlek (-) -equipo inicial- Stevanovic (ps), Vida (-), Karacic (-), Cindric (1), Mandic (2), Kozina (-), Vrankovic (-), Sipic (1) y Bicanic (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-2, 4-4, 5-6, 7-7, 7-12 y 10-13 (Descanso) 12-15, 14-17, 16-19, 16-20, 17-20 y 19-23 (Final)

Árbitros: Gjeding y Hansen (DEN). Excluyeron por dos minutos a Gurbindo por España; y a Musa y Duvnjak por Croacia.

Incidencias: Encuentro correspondiente a la quinta y última jornada del grupo B del Mundial de balonmano de Alemania y Dinamarca disputado en el Olympiahalle de Múnich (Alemania) ante unos 12.500 espectadores Asistió en directo al encuentro el presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es