18 de agosto de 2019, 17:13:29
Deportes

AUTOMOVILISMO


Dakar. Carlos Sainz y la búsqueda de la motivación para volver a intentarlo

M. Jones

El piloto español ha concluido esta edición frustrado ante el trazado y cansado.


Carlos Sainz se bajó del Mini en la última etapa del Dakar 2019, el más corto y explosivo que se recuerda, con un 70% de su recorrido sobre arena, planteándose si lo mejor para él es volver a prepararse para competir de nuevo en 2020. El madrileño, de 56 años, no tiene claro que la exigencia que depara este evento y la fiabilidad del proyecto en el que está embarcado rimen de la manera adecuada para permitirle disfrutar. Algo que no ha podido hacer en la edición recíen terminada de este rally.

En la tercera etapa rompió la suspensión y se dejó todas las opciones de revalidar el título, perdiendo más de tres horas y media antes de ser rescatado. Y en la penúltima especial vio cómo la rotura de la dirección asistida le forzaba a aminorar el ritmo hasta el punto de coquetear con la descalificación por haber comenzado tarde la jornada. Todo ese desgaste pesa ahora en la cabeza de un competidor nato, que si todavía está en este negocio es por su insaciable hambre de gloria deportiva.

En el día de descanso, en Arequipa, con la decepción por la avería sufrida todavía por digerir, expuso lo siguiente: "No hubiese sido yo si abandono. Quería probar a todos que estoy comprometido con la carrera, conmigo y con el equipo". Y puntualizó con vehemencia su profesionalidad. Anunció que "si me tengo que parar, por supuesto, me pararé a ayudar a quien sea. El año pasado trabajaron para mí que era el líder, este año he tenido yo el problema y no dudaré en ayudar". Lo haría, convirtiéndose en un escolta de lujo para Cyril Despres y Stephane Peterhansel, siempre dispuesto a echar una mano si fallaban embragues o transmisiones.

"El coche se está comportando muy bien, la diferencia de velocidad del Mini del año pasado a este es brutal, pero tenemos pequeñas cositas de juventud que hacen que todo no vaya perfecto", admitió, mas reconoció que, con respecto al insistente malestar con el sistema de inflado y desinflado, "lo vamos acorralando cada vez más, tratando de encontrar la solución al problema, pero es que en un dos ruedas motrices ese sistema es vital, si no, sufre el coche".

El caso es que Sainz ha dejado entrever Sainz que ya está inmerso, ahora que ha pasado todo, en un proceso de repensar su participación en el Dakar. Toda vez que no ha podido completar una etapa limpia y que el problema con el sistema de inflado y desinflado le ha llevado a la resignación ("sin este sistema a punto en un dos ruedas motrices estás muerto", repitió a falta de horas para pasar la meta por última vez), ha decidido parar y ejecutar un balance de situación.

Porque el español, dos veces campeón del Mundial de rally, sabe que tendría que implementar mucho trabajo de su parte en la mejora del mencionado sistema de cambio de presiones de los neumáticos. Éste era el matiz del que debían haber sacado ventaja con respeto a los 4x4 de Nasser Al Attiyah (Toyota) o Nani Roma (Mini). En cambio, no llegó a punto para la prueba y perecieron de forma notable, aunque arrancaron tres etapas con el Mini JCW Buggy.

Ver esta publicación en Instagram

Me estoy pensando si cambiarlo por el Mini!! Nooooo..

Una publicación compartida de CSainz_oficial (@carlossainzoficial) el

Ha firmado un año más de contrato con Mini, pero la retirada de Peugeot Sport, el fabricante que le impulsó en los cuatro cursos precedentes fue un punto de inflexión que en estas semanas se ha revelado como estocada. La obra con X-Raid está estancada en el ecuador y resta todavía muchas horas de estudio y perfeccionamiento para arribar al Dakar de 2020 con todo. Por ello, Sainz se lo está pensando. Aunque puede que a este competidor lo único que le esté afectando en estos días es la erosión mental y física sufrida.

La comparecencia de Peterhansel está asegurada, pues tiene previsto competir con su mujer como copiloto. El caso de Carlos es diverso. Ya tiene once ediciones del Dakar a sus espaldas y las ha visto de todos los colores, cantando victoria en 2010 y 2018, y pilotando para Volkswagen, Red Bull, Peugeot y Mini X-Raid. Él tendrá que rflexionar y, asimismo, se ha unido a la ola de críticas de los pilotos a la organización. NEl sabor de boca de la mayoría de los protagonistas es de haber quedado a la mitad, ante la ausencia de más países en la organización del recorrido.

"Yo tengo la sensación de haber estado siempre en el mismo tramo. Hace falta más variedad", declaró Sainz, al tiempo que Peterhansel denunció que el formato de diez etapas en Perú le ha resultado incómodo por tener que dar tantas vueltas para después volver al mismo punto donde había comenzado el día. "Para mí es un poco artificial", zanjó el 'Señor Dakar', Nani Roma, en el podio de coches, sentenció de esta forma su forma de verlo: "Tuve que pasar tres veces por el mismo sitio donde hace un año tuve un grave accidente y por el que estuve varios días hospitalizado en Lima".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es