9 de diciembre de 2019, 15:05:10
Deportes

BALONMANO


Mundial. Mikkel Hansen arrasa a Noruega y conduce a Dinamarca al oro

EL IMPARCIAL/Efe

Además, Francia arrebató el bronce a Alemania con un gol 'in extremis' de Karabatic.


La selección danesa de balonmano rompió el maleficio que parecía perseguirle en los Mundiales al coronarse este domingo por primera vez en su historia campeón universal al imponerse por 22-31 ante la de Noruega en una final que dejaron prácticamente sentenciada al descanso. Tal y como reflejaron los siete goles de ventaja (11-18) con los que el conjunto danés cerró un primer tiempo, en el que los de Nikolaj Jakobsen superaron por completo a Noruega gracias a su excelente trabajo defensivo.

Y es que tras dejarse escapar el oro ante Francia, en la final del Mundial de Suecia 2011, y ante España, dos años después en el de 2013, los daneses no estaban dispuestos a que nada, ni nadie les apartase nuevamente del ansiado título mundial. Para ello que mejor camino que la defensa, la faceta que siempre ha diferencia a los buenos equipos de los campeones, tal y como pudieron comprobar los propios daneses en este mismo escenario del Jyske Bank Boxen de Herning, hace cinco años en la final del Europeo que les enfrentó con Francia.

Si entonces Dinamarca se dejó cualquier posibilidad de pelear por la victoria, tras conseguir tan sólo cuatro goles (4-12) en los primeros quince minutos de juego, este domingo dieron un paso decisivo hacia el oro con los once tantos (11-18) que concedieron a Noruega en el primer tiempo. Liderada por unos espectaculares Henrik Mollgaard y Anders Zachariassen, que blindaron la zona central con su frenética actividad de brazos y piernas, la defensa danesa redujo a la mínima expresión las opciones ofensivas de Noruego.

Sin posibilidad de conectar con el pivote Bjarte Myrhol, que cerró el primer tiempo si anotar, y carente de los latigazos de Magnus Rod, que sólo firmó una diana en los primeros treinta minutos de juego, el ataque de Noruega quedó reducido a la inspiración de Sander Sagosen. Un trabajo titánico, incluso, para el que no pocos consideran el jugador destinado a dominar este deporte en los próximos años, pero es que sin ayuda de sus compañeros Sagosen no pudo evitar el despegue de Dinamarca en el marcador.

Esa escapada tuvo como punto de inflexión una parada a lanzamiento de penalti precisamente de Sander Sagosen del portero danés Niklas Landin, que este domingo sí demostró en una gran final su condición de mejor portero del mundo. Y es que si Landin tan sólo pudo atajar seis balones ante España en la final del Mundial de 2013 y cuatro ante Francia en la final de Europeo de 2014, este domingo el portero danés firmó contabilizó un total de doce para rozar el cuarenta por ciento de intervenciones.

Paradas y más paradas que permitieron a Dinamarca alejarse cada vez más y más en un marcador, que prácticamente sentenciado con los siete tantos (11-18) con los que los daneses llegaron al descanso. Un tiempo de receso que no aplacó el hambre del conjunto danés, que liderado en ataque por un Mikkel Hansen, que brilló tanto en la labor de asistente como en la de anotador, amplió todavía más su ventaja (13-21) a la vuelta de los vestuarios.

Distancia que hizo inútil el intento de reacción del equipo noruego, que pese a que llegó a reducir su desventaja hasta los seis goles (15-21), volvió a estrellarse contra el muro defensivo del conjunto danés, condenándose de nuevo a la medalla de plata como ya le ocurrió hace dos años en el Mundial de Francia. Todo lo contrario que Dinamarca, que sustentada en su formidable defensa, logró un contundente triunfo (22-31) que le permitió alcanzar el ansiado título mundial, que se le había escapada hasta en tres ocasiones anteriormente, y completar la triple corona, tras ser ya campeones olímpicos -2016- y de Europa -2008 y 2012-.

- Ficha técnica:

22 - Noruega: Bergerud; Bjornsen (2), Rod (2), Gullerud (-), O'Sullivan (-), Sagosen (3, 1p) y Jondal (9, 1p) -equipo inicial- Christensen (ps), Myrhol (1), Jakobsen (-), Overby (1), Johannessen (3), Tangen (-), Reinkind (1), Blonz (-) y Hansen (-)

31 - Dinamarca: Niklas Landin; Svan (4), Mikkel Hansen (7, 2p), Olsen (5), Lauge (4), Magnus Landin (3) y Zachariassen (3) -equipo inicial- Green (ps), Mortensen (-), Markussen (-), Lindberg (-), Mollgaard (-), Mensah (4), Henrik Toft (-), Oris (1) y Hald (-)

Marcador cada cinco minutos: 3-3, 5-7, 6-10, 8-11, 10-14 y 11-18 (Descanso) 13-21, 15-21, 15-24, 16-26, 19-30 y 22-31 (Final)

Árbitros: Gubica y Milosevic (CRO). Excluyeron por dos minutos a Bjornsen, Johannessen y Tangen por Noruega; y a Mollgaard, Magnus Landin y Zachariassen por Dinamarca.

Incidencias: Final del Mundial de balonmano de Alemania y Dinamarca disputado en el Jyske Bank Boxen de Herning (Dinamarca) ante 14.000 espectadores.

Ver esta publicación en Instagram

@nikolakarabatic44 beats the buzzer to secure the bronze medal for France with a 26:25 victory over Germany 🥉🇫🇷 #handball19 #GERDEN2019 #GERFRA

Una publicación compartida de IHF (@ihf.official) el

Francia le quita el bronce a la anfitriona Alemania en el último segundo


Un gol de Nikola Karabatic en el último segundo permitió a Francia colgarse la medalla de bronce en el Mundial de Alemania y Dinamarca, tras imponerse este domingo por 25-26 a Alemania en el partido por el tercer y cuarto puesto. Karabatic, que hasta este partido no había podido brillar en el Mundial, lastrado por la operación a la que se sometió en un pie y que le ha mantenido los tres últimos meses de baja, se convirtió en el héroe del conjunto galo con su gol salvador.

Un tanto que culminó un trepidante último minuto y medio de juego al que Alemania, que cerró el primer tiempo con una renta de cuatro goles (13-9) entró con un tanto de desventaja (24-25) en el marcador. Diferencia que los germanos lograron enjugar, gracias a un gol de penalti de Matthias Musche, que estableció el momentáneo 25-25 a falta de un minuto y diez segundos para la conclusión. Tiempo suficiente para que Francia pudiese volver a tomar la delantera, máxime teniendo en cuenta que los de Didier Dinart contaban con un jugador más sobre la pista tras la exclusión del extremo Uwe Gensheimer.

Pero cuando todo parecía más favorable para los franceses surgió la figura del portero alemán Silvio Heinevetter, que detuvo el lanzamiento desde el extremo de Luc Abalo a diecisiete segundos para el final. Un error que Alemania no sólo no supo aprovechar, tras ver como la defensa francesa interceptaba el pase de Musche al pivote, otorgando a Francia un último balón, que Nikola Karabatic ya sobre la bocina convirtió en el definitivo 25-26.

Gol que los "Experts" tuvieron que esperar unos segundos para poder celebrar, tras la decisión de los colegiados portugueses Santos y Fonseca de comprobar en el vídeo si el gol entró dentro del tiempo reglamentario o no. Pero no había duda sobre la legalidad de un tanto que permitió a Francia, la ganadora de los dos últimos mundiales, mantenerse en el podio, eso sí, esta vez en el tercer escalón.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es