21 de agosto de 2019, 16:50:38
Economía

HERNÁNDEZ DE COS


El Banco de España vaticina que los presupuestos ralentizarán la economía

EL IMPARCIAL/Efe

Prevé revisar a la baja su previsión de crecimiento por las medidas impositivas incluidas y avisa de que se moderará la creación de empleo.


El Banco de España calcula que España terminará este año con un déficit público del 2% del PIB, por debajo del 2,4% que estimaba en diciembre pasado, pero lejos del 1,3% del PIB que espera lograr el Gobierno.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha indicado durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados, con motivo de la tramitación de las cuentas de 2019, que la institución también prevé revisar a la baja sus previsión de crecimiento para este año tras incorporar el impacto de las medidas impositivas incluidas en los Presupuestos.

Para el Banco de España, lograr un déficit del 1,3% está sujeto a "riesgos no desdeñables", como una recaudación por los nuevos impuestos inferior a la estimada, el retraso en la entrada en vigor de las medidas presupuestarias o un crecimiento de la economía menor de lo esperado. Así, la meta de déficit podría revisarse al alza si estos riesgos se materializan, lo que además afectaría al proceso de reducción de la deuda, que sería inferior a lo calculado por el Gobierno.

El tono de la política fiscal este año es neutral, según Hernández de Cos, que ha situado en nivel de déficit estructural en torno al 2,5 % del PIB, es decir, que prácticamente toda la corrección del déficit observada desde 2013 "se habría debido al efecto del ciclo económico".

A pesar de ello, Hernández de Cos considerado que las previsiones de crecimiento del cuadro macroeconómico son "coherentes" con las del Banco de España, aunque ha advertido de que están sujetas a riesgos como la expectativa de reducir el déficit más de lo que calculan los analistas o la desaceleración económica global. A esto ha añadido otros riesgos, como el repunte de las medidas proteccionistas a nivel internacional, el "brexit" o la "persistencia" de focos de incertidumbre política y económica en la eurozona.

Por ello, ha instado a mejorar la posición presupuestaria de las administraciones públicas y poner en marcha reformas "que permitan apuntalar la confianza de los distintos agentes de la economía y aumentar el potencial de crecimiento" para corregir los desequilibrios. Asimismo, ha avanzado que el Banco de España publicará a finales de marzo una actualización completa de sus previsiones macroeconómicas.

Se modera la creación de empleo

Hernández de Cos, ha considerado que la economía española continuará en 2019 en una fase alcista, aunque ha avisado de que la creación de empleo se moderará debido, en parte, al aumento de más del 22 % del Salario Mínimo Interprofesional (SMI). Citado este lunes en la Comisión de Presupuestos del Congreso para valorar las cuentas públicas de 2019, ha indicado que la fortaleza del proceso de creación de empleo se ralentizará este año, en parte por el menor avance de la actividad, "pero también como consecuencia del aumento en más del 22% del salario mínimo".

En todo caso, ha dicho que según las proyecciones del Banco de España el crecimiento del número de ocupados se situaría en torno al 1,6% anual en 2019, lo que permitiría reducciones adicionales de la tasa de paro, hasta el entorno del 14% a finales de año.

Ha afirmado igualmente que la previsión de ingresos recogida en el proyecto presupuestario está sujeta a riesgos "significativos", especialmente porque el cambio en el sistema de liquidación del IVA no afectará al cálculo del déficit público. Hernández de Cos ha subrayado que la estimación de ingresos tributarios y cotizaciones sociales, que según el Gobierno crecerán este año un 8,2%, está sujeta a "riesgos a la baja significativos".

En primer lugar, el gobernador ha aludido al cambio en la liquidación del IVA propuesto por el Gobierno, que corrige una modificación de 2017 y que, según el Ejecutivo, permitirá contar este año con una recaudación por este impuesto equivalente a trece meses en lugar de doce. Esto se traduciría, según el Gobierno, en unos 5.000 millones adicionales en ingresos, que se distribuirían a partes iguales entre la administración central y las comunidades autónomas. Los 2.500 millones del Estado se utilizarían para compensar el ajuste del déficit público mayor del previsto -en el caso del Estado, 0,3 % en lugar del 0,4 % del PIB- y para mitigar el retraso en la aplicación de nuevas medidas tributarias, según el Gobierno.

Sin embargo, el gobernador ha señalado que "la mayor recaudación del nuevo SII del IVA no se traslada a las magnitudes de contabilidad nacional", que se calculan por el principio de devengo. Es decir, que aunque se ingrese más, no puede contabilizarse a efectos de déficit, porque para ellos se tiene en cuenta cuándo se produce el hecho que da lugar al pago y no a cuando este se efectúa. Por ello, igual que el cambio de 2017 no afectó al cálculo del déficit, tampoco lo hará en 2019.

El crecimiento aumentará menos

El Banco de España también cree que la relación entre el crecimiento económico y el aumento de la recaudación es mayor a la media histórica y de hecho calcula que aumentará un 5,6 % en vez del 6,9 % del Gobierno, en ambos casos descontado el cambio en el IVA.

A esto añade que la estimación de los impactos recaudatorios de los nuevos impuestos, como el de servicios digitales o el de transacciones financieras, está sujeta a "un elevado grado de incertidumbre".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es