24 de abril de 2019, 14:04:16
Mundo

BREXIT


El Parlamento británico apoya a May para renegociar el brexit con la UE

EL IMPARCIAL/Efe

El Parlamento británico vota varias enmiendas para tratar de clarificar la salida de la UE.


El Parlamento británico votó a favor de una enmienda en la que se rechaza que el Reino Unido abandone la Unión Europea (UE) el próximo 29 de marzo sin un acuerdo.

La cláusula presentada por la conservadora Caroline Spelman no es legalmente vinculante, pero añade presión sobre el Gobierno para evitar una retirada abrupta si no logra ratificar un tratado de salida con Bruselas.

La enmienda recibió el respaldo de 318 diputados de diversas formaciones, mientras que 310 votaron en contra.

La primera ministra británica, Theresa May, ha insistido en que no puede descartar la posibilidad de una ruptura abrupta y que la única opción para evitar ese escenario es lograr un acuerdo que obtenga el respaldo de una mayoría en la Cámara de los Comunes.

"Por ese motivo quiero volver a Bruselas con el mandato más claro posible y lograr un pacto que este Parlamento pueda respaldar", dijo May durante el debate de esta tarde.

Los diputados rechazaron el 15 de enero, por una amplia diferencia de 230 votos, el acuerdo sobre el "brexit" que May selló con la UE en noviembre.

Los conservadores euroescépticos y sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) votaron en contra del texto, al entender que la cláusula de salvaguarda para evitar una frontera entre las dos Irlandas puede dejar al Reino Unido integrado en la UE durante años.

May espera obtener nuevas concesiones que faciliten la aprobación del pacto en los Comunes.

En la misma sesión, los diputados rechazaron otras dos enmiendas que pedían de forma explícita que la jefa de Gobierno pida una extensión del plazo para abandonar la UE, si el 26 de febrero no ha logrado ratificar un tratado en el Parlamento.

Evitar la frontera con Irlanda

El Parlamento británico aprobó hoy una enmienda que urge al Gobierno a negociar con la Unión Europea (UE) una solución alternativa al controvertido mecanismo de salvaguarda para evitar una frontera en Irlanda del Norte después del "brexit".

La Cámara de los Comunes respaldó por 317 votos frente a 301 la cláusula propuesta por el conservador Graham Brady, que tenía el apoyo explícito de la primera ministra, la conservadora Theresa May.

El texto de la enmienda insta al Ejecutivo a buscar "arreglos alternativos" al mecanismo de salvaguarda, a pesar de que Bruselas se ha negado hasta ahora a reabrir la negociación sobre el acuerdo.

May presionó antes de la votación al sector más euroescéptico de su formación para que respaldara la enmienda y contribuyera así a incrementar la presión sobre la Unión Europea, reacia hasta ahora a ofrecer nuevas concesiones al Reino Unido.

"Esta enmienda me dará el mandato que necesito para negociar con Bruselas un acuerdo que pueda apoyar una mayoría en esta cámara", dijo la jefa de Gobierno durante el debate.

El pasado 15 de enero, el Parlamento rechazó por un amplio margen el pacto sobre las condiciones de salida al que May llegó con los 27 líderes comunitarios restantes.

Tanto los "tories" euroescépticos como sus socios del norirlandés Partido Democrático Unionista (DUP) votaron hace dos semanas en contra del pacto al entender que la salvaguarda irlandesa puede dejar al Reino Unido integrado en las estructuras comunitarias durante años en contra de su voluntad.

El diputado conservador Steve Baker, uno de los líderes de la facción euroescéptica del partido, reiteró hoy que el mecanismo de salvaguarda "no va a ser aprobado por este Parlamento bajo ninguna circunstancia" y celebró que la primera ministra "lo haya comprendido".

Cambio de posición

May, que, al igual que la UE, hasta ahora decía que la cláusula era inamovible, adujo hoy que ha cambiado su posición porque ha "escuchado" las inquietudes de los parlamentarios.

La primera ministra se comprometió a pedir cambios "legalmente vinculantes" a Bruselas y a someter un pacto revisado a votación parlamentaria como tarde el 13 de febrero, o, si esto no fuera posible, una moción alternativa.

Tras la derrota del acuerdo de May el pasado día 15, los Comunes votan este martes una moción gubernamental "neutra" y varias enmiendas a la misma presentadas por distintos diputados. Aunque éstas en general no son vinculantes, servirán para mostrar dónde reside la mayoría parlamentaria y definir los próximos pasos en el proceso del "brexit".

Además de la enmienda de Brady, que se votará al final, el presidente de la cámara, John Bercow, ha seleccionado otras seis, algunas de las cuales quedarán descartadas dependiendo de si otras son aprobadas.

La primera enmienda a considerar será la del Partido Laborista, que propone votar sobre todas las posibles opciones a fin de evitar una salida de la UE sin pacto el próximo 29 de marzo, entre ellas su plan de una unión aduanera con los Veintisiete y un posible segundo referéndum.

Una enmienda del Partido Nacionalista Escocés (SNP) plantea retrasar el "brexit" mediante la prórroga del artículo 50 del Tratado de Lisboa y descartar una salida sin acuerdo. También para evitar un "brexit" duro, una enmienda del conservador proeuropeo Dominic Grieve solicita reservar seis sesiones parlamentarias en las próximas semanas para que los diputados propongan y voten sobre varias alternativas.

Otra enmienda impulsada por la laborista Yvette Cooper y el conservador Nick Boles, que finalmente ha respaldado oficialmente el Laborismo, propone un proyecto de ley que retrasaría el "brexit" si May no consigue que se apruebe un acuerdo para el 26 de febrero.

Volverá a Bruselas

Antes, la premier ha anunciado en el Parlamento su intención de volver a Bruselas para pedir una revisión del acuerdo negociado del "brexit", a fin de que pueda ser aprobado por la Cámara de los Comunes.

May reconoció la fuerte derrota que sufrió el tratado inicial, cuando los diputados tumbaron el acuerdo por una mayoría de 230 votos, por lo que ahora Bruselas, apuntó, debe considerar los próximos pasos.

May recalcó la importancia de "honrar" a los ciudadanos al completar el "proceso democrático" que empezó cuando el Parlamento aprobó en septiembre de 2015 la ley del referéndum europeo, celebrado en junio de 2016 y en el que los británicos apoyaron el "brexit".

La jefa del Gobierno destacó la importancia de superar "la confusión, la división y la incertidumbre" en el país y pasar a entablar un "nuevo" vínculo con la UE.

May ha prometido que, si consigue con Bruselas revisar el acuerdo del "brexit", lo someterá nuevamente a la votación de la cámara baja. No obstante, Bruselas ya ha dejado claro que el documento negociado con el Reino Unido es el único disponible y ha rechazado una renegociación.

La enmienda de Brady será previsiblemente apoyada por los "tories" euroescépticos, entre ellos, el exministro de Exteriores Boris Johnson. La "premier" conservadora espera cerrar el debate de hoy antes de que los diputados empiezan a votar sobre las 19.00 GMT.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es