22 de octubre de 2019, 23:08:06
Mundo

VENEZUELA


Cientos de miles de venezolanos se echan a la calle para pedir a Maduro que se vaya

M. Jones

Las protestas, que apoyan a Guaidó, se desarrollan en el vigésimo aniversario del proyecto chavista.


La puja por el poder Ejecutivo que mantienen Nicolás Maduro y Juan Guaidó ha vuelto a medirse en las calles, este sábado, cuando el chavismo ha dispuesto un acto masivo en Caracas y el bloque opositor ha apostado por superar el apoyo oficialista con un cúmulo de manifestaciones que han recorrdido la capital del país petrolero, Venezuela y todo el planeta. Confrontando los apoyos en la bipolaridad política de la nación americano.

Las fuerzas políticas que respaldan la legitimidad del jefe del Estado, Nicolás Maduro, fueron llamadas a demostrar su tamaño y vehemencia en el centro de la capital venezolana, donde el líder bolivariano efectuó su primera aparición en un acto de masas desde el mes de agosto pasado. El gobernante Partido Socialista Unido (PSUV) atacó a EE.UU., anunció un adelato de las legislativas e instó a las milicias a enrolarse como soldados. Había calentado la marcha difundiendo ampliamente su convocatoria a través de los medios de comunicación del Estado, pero no ha tenido fácil superar en número a la disidencia.

Maduro, que cuenta con el respaldo del Alto Mando militar -salvo el del general de división y director de Planificación Estratégica de la Aviación venezolana, Francisco Esteban Yánez Rodríguez- y con el reconocimiento de los jerarcas de todos los poderes públicos, excepto del Legislativo, fue, como no podía ser de otro modo, el plato fuerte en la actividad oficialista que se desarrolló con el fin, asimismo, de conmemorar los 20 años de la llegada al poder de la revolución bolivariana en el bastón de mando de Hugo Chávez.

Este viernes, el líder chavista había hecho hincapié en la importancia de la jornada, al mostrarse acompañado de militares, en una escenificación por la que pidió a las Fuerzas Armadas "expandir" y "fortalecer" la "inteligencia preventiva" en el marco de lo que considera una "batalla histórica" contra "la mayor agresión" que asegura ha enfrentado su país. Pero no esperaba que horas antes del comienzo de las marchas chavista y opositora un general publicara un mensaje reconociendo la autoridad de Guaidó y llamando a sus compañeros militares a superar las "presiones" a las que están siendo sometidos.

Por otro lado, el bloque opositor se organizó con el objetivo de repetir la hazaña del pasado 23 de enero, cuando fueron mayoría en las calles y acapararon la atención mediática después de que Guaidó jurara ante la multitud asumir las competencias del Ejecutivo como presidente interino. Desde entonces, el jefe del Parlamento ha recibido el reconocimiento de numerosos países, entre ellos Estados Unidos, y de instituciones como el Parlamento Europeo. Pues bien, la sensación es que ha colocado el cimiento de una nueva oleada de marchas que presionen, sin violencia, a Maduro y a la comunidad internacional para que sintonicen con la necesidad de la transición democrática.

En la previa, incluso personalidades del mundo del espectáculo instaron a participar en las manifestaciones del sábado a favor de una transición política en Venezuela. En este grupo destacan artistas como el colombiano Juanes, el español Alejandro Sanz, o el puertorriqueño Luis Fonsi, quienes lanzaron un llamamiento a los venezolanos a "resistir" contra Maduro que, consideran, oprime a sus ciudadanos. A través de un video difundido en Twitter por los artistas, se invita al "mundo entero" a salir a las calles el sábado "por Venezuela en una marcha global por la necesidad de un corredor humanitario". Y los opositores que salieron a las calles lo usaron como gasolina anímica.

Los artistas reiteran en su mensaje a los venezolanos que "no están solos" y los instan a que "sigan luchando" en la ruta planteada por el Parlamento del país, que contempla sacar a Maduro, un gobierno de transición y convocar a elecciones libres. El gesto en cuestión fue saludado por Guaidó que, también a través de las redes sociales, llamó a los venezolanos a manifestarse en la calle para enviar un mensaje al mundo, para que ayuden a atender la "emergencia humanitaria" que incluye escasez de alimentos y medicinas. Y a fe que lo logró.

Exhibió este sábado su capacidad de convocatoria en las calles de Venezuela al atraer a centenas de miles de personas a la primera gran manifestación desde que anunció que asumía la presidencia interina. Una muestra de potencia y seguimiento que, espera, traerá consecuencias a medio o corto plazo, pues ha proclamado que en los próximos días recibirá el apoyo de muchos más países -ya son 30 los que se han pronunciado-. Bajo el intenso sol de Caracas, que dio tregua por momentos a los simpatizantes de Guaidó, adultos y jóvenes entonaron cánticos de libertad y gritos en favor del que consideran ya como su presidente.

Estas manifestaciones, que se han desarrollado sin contacto entre chavistas y disidentes -ya que han sido organizadas en puntos geográficos alejados el uno del otro- servirán para "llevar un mensaje a la Unión Europea (UE), no solamente de agradecimiento al Parlamento, sino también el llamado a todos esos países que muy pronto nos van a dar reconocimiento", ha recalcado el líder político que ha surgido para abnderar un nuevo ritmo en el camino hacia las añoradas elecciones legítimas que deparen un cambio político en Venezuela. Mientras tanto, Diosdado Cabello y Maduro alimentó a sus seguidores con sus habituales ataques a Washington.

Lo que parece ya nítido es que no va resultarle fácil al sistema chavista eternizarse más, pues la masa social opositora está movilizada de nuevo y cohesionada. Y, como estocada final, Guaidó anunció que se ha conformado una "coalición de ayuda humanitaria" con centros de acopio desde Cúcuta (Colombia) y Brasil, contraviniendo la orden de Maduro de no dejar que ningún mediador extranjero entre en el país. Incluso fuerzas militares han susurrado que no harán por cortar el paso de esas mercancías. Pues, como se ha gritado al mundo este sábado, Venezuela está asfixiada por la escasez de alimentos y medicinas. Y agoniza por una espiral inflacionaria que tocará el 10.000.000% en 2019, según el Fondo Monetario Internacional.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es