18 de octubre de 2019, 20:38:23
Deportes

RUGBY - JORNADA 1


Seis Naciones. Gales e Inglaterra abren fuego y marcan territorio

EL IMPARCIAL

Los ingleses dieron un golpe sobre la mesa en Irlanda y los escoceses se dispararon ante Italia.


La edición de 2019 del Seis Naciones ha arrancado con potencia. Tres escuadrones se han destacado del resto de competidores con celeridad en la primera jornada del torneo de rugby más prestigioso que se conoce. Se trata de Inglaterra, Esocia y Gales. Estos últimos fueron los encargados de inaugurar el fin de semana. Lo hicieron con una prueba de fuego: debían competir contra France en París, un brete nada fácil para aterrizar en el exigente evento.

Pero los galeses acabarían conquistando el emblemático Saint-Denis por 19-24. La insistente lluvia y el 16-0 con el que los franceses abrieron el enfrentamiento no amilanaría a El Dragón Rojo. Como se ha descrito, comenzaron mucho más entonados, concentrados e intensos los jugadores del XV del Gallo. Se adelantarían a los seis minutos por medio de un ensayo firmado por Louis Picamoles (5-0) y en el 23 de juego sería Yoann Huget el encargado de instalar el 10-0 en el electrónico.

Eso sí, ninguno de estos ensayos gozaron de una transformación posterior. En cambio, los galos sí atinaría en el minuto 34, cuando Camille Lópezencadenó un golpe de castigo y un 'drop' para fijar el 16-0 en el camino a los vestuarios. El problema para los locales es que los galeses no dieron su brazo a torcer y salieron a la reanudación con la dterminación de demostrar su consistencia mental. La charla de Warren Gatland surtiría efecto y en una remontada sensacional -dos ensayos de Tomos Williams y George North- se colocaría en franquía por primera ocasión con el 16-17 rubricado por Dan Biggar, en un golpe de castigo. Francia reaccionaría gracias a otra patada de López (19-17), mas North llegaría a embocar otro ensayo y la transformación de Dan Biggar sentenció su décima victoria encadenada. E instaló la desazón en la tribuna.

Ver esta publicación en Instagram

It looks for all the world like @sanjaywills has scored, but the TMO calls play back for a knock-on. #FRAvWAL

Una publicación compartida de WelshRugbyUnion (@welshrugbyunion) el

La acción prosiguió estesábado, cuando Inglaterra viajó a Irlanda para dirimir uno de esos combates con aroma ancestral. El Aviva Stadium de Dublín asistiaría a una exhibición visitante ante los vigentes campeones. Saldría triunfales los ingleses por 20-32 en un duelo que les valió para disparar su confianza en este Seis Naciones y de cara al Mundial de Japón. Venían de avisar tras plantar cara a Nueva Zelanda y ganar a Australia y Sudáfrica en los amistosos otoñales. Y esas sensaciones furon confirmadas en el verde isleño, arrinconando su discreta participación en 2018.

Hacía seis años que no ganaban en ese estadio y lo lograron con el prestigio y el bonus en la mochila. El tempranero ensayo de Jonny May y la conversión de Owen Farrell pusieron en guardia a los irlandeses. El XV de la Rosa tenía otra cara. Reaccionarían los locales con un golpe de castigo de Johnny Sexton y un ensayo de Cian Healy, convertido por Sexton (10-7), sin embargo, los aspirantes no bajarían la concentración y el derroche energético, obteniendo un 10-14 de los errores ajenos y los aciertos de Elliot Daly -ensayo- y de Farrell -conversión-.

Tras el paso por el camarín, Farrel volvería a picar, ampliando la brecha hasta el 10-17 que intentó mitigar Sexton (13-17). No llegaría a la orilla el bloque favorito, pues Henry Slade, a un cuarto de hora del final, logró el tercer ensayo inglés. La sentencia se plasmó por el cauce del golpe de castigo embocado por Farrell, poco después. El 13-25 sería demasiado para el orgullo de una Irlanda que sólo pudo maquillar el cuarto ensayo y transformación rival (obra de Slade y de Farrell). John Cooney y Sexton limitaron daños pero no dieron con la fórmula para amilanar el entusiasmo visitante.

Ver esta publicación en Instagram

10 of the stand-out shots from England’s 32-20 win against Ireland in Dublin 📸 #Rugby #RugbyGram #GuinnessSixNations #CarryThemHome 🌹

Una publicación compartida de England Rugby (@englandrugby) el

En suspenso quedó la euforia que paladea todavía la selección escocesa. Arrolló a Italia (33-20) e hizo buena la condición de fortaleza de Murrayfield, llegando al bonus con su ejecución atacante. Y es que hace ya tres años que el XV del Cardo no cede en su templo (cayeron el 6 de febrero de 2016 ante Inglaterra) y los transalpinos no serían más que un sujeto pasivo. Nuevamente, su mejoría se demostró insuficiente ante uno de los colosos del torneo.

Escocia tuvo que despertarse con desventaja, pues un golpe de castigo de Tommaso Allan (minuto 10) abrió la espita. La reacción resultaría atronadora: dos ensayos de Blair Kinghorn (minutos 12 y 21) antes deld escanso. Y en el comienzo del segundo acto el 12-3 se transformaría en un 33-3 con una fluidez notable. Aportaron los ensayos de Stuart Hogg (minuto 47), Kinghorn (minuto 54) y de Chris Harris, amén de las consiguientes trasnformaciones de Greig Laidlaw. Así las cosas, los azzurri sólo atisbaron luz cuando los locales dieron por ganado en envite. En ese punto postrero encadenaron tres ensayos -Guglielmo Palazzani (minuto 71), Edoardo Padovani (minuto 75) y Angel Esposito (minuto 78)- para salvaguardar el honor. Kinghorn calentó motores: la próxima parada será también en Murrayfield , pero ante Irlanda.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es