23 de mayo de 2019, 19:12:12
Deportes

INICIO DE 2019


Carolina Marín y Marc Márquez despegan en su recuperación

M. Jones

Los dos iconos españoles avanzan en sus procesos de rehabilitación.


Días después de haber ganado su séptimo Mundial, Marc Márquez anunció que iba a aprovechar el invierno para solucionar las molestas que le generaba una lesión que había arrastrado y que no había podido atajar por estar en medio de la pelea por la conquista de su quinto título en MotoGP. Decidió operarse el hombro izquierdo, una articulación de especial importancia para los pilotos profesionales. Eso es, sabía que llegar muyjusto al inicio de la temporada 2019 era una opción real.

Por ello, se ha dedicado en exclusiva a concentrarse en afrontar un largo invierno de rehabilitación. Ha acumulado ya dos meses de trabajo, pero su paso por el quirófano ha granjeado una recuperación algo más lenta de lo que le gustaría al competitivo icono español. Márquez empezará este miércoles la pretemporada en el Circuito de Sepang, en Malasia. Lo hará lejos de su pleno rendimiento, pero le vale. Así lo ha dejado claro en las redes sociales.

"¡Me desmontaron todas las motos!", proclamó en un vídeo difundido por su equipo, en el que su fisioterapeuta Carlos J. García explica que "hubo órdenes, de las ganas que tenía de volver a pilotar antes de tiempo". La carrera contra el tiempo que inicio nada más bajarse de su moto el 29 de noviembre, en los últimos entrenamientos de 2018, ha llegado a la meta. Al menos estará en las mejores condiciones imaginables para los primeros tests oficiales con su Honda. Sólo siete días después de su operación ya estaba trabajando con su fisio.

Ver esta publicación en Instagram

Day 8 - Who could imagine this the last Tuesday? 😏🏸 Día 8 - Quién se iba a imaginar esto el pasado martes? 😏🏸 #PuedoPorquePiensoQuePuedo

Una publicación compartida de Carolina Marin (@carolinamarin) el

La obsesiva necesidad por competir le hizo dibujar un plan de recuperación hiperbólico en el que ha sudado ha razón de dos sesiones de dos horas y media diarias -salvo los días 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero- desde entonces. Ese empeño, casi enfermizo, le ha valido que su rehabilitación le coloquen, al menos, encima de la moto para empezar a preparar la defensa del Mundial de MotoGP. La comparecencia de tres días de entrenamientos en Sepang, venidera, se puede interpretar como su primer triunfo del año.

Por otro lado, y si este proceso de dureza mental de Márquez impresiona, no se queda atrás el esfuerzo hecho por Carolina Marín. La leyenda del deporte español, que fue operada hace una semana de la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha que sufrió en Indonesia, ya está trabajando en la recuperación. Este martes ha publicado un post en sus redes sociales en el que ha compartido la euforia de poder empezar los entrenamientos en la pista del Centro de Alto Rendimiento, en Madrid.

La vigente campeona olímpica y mundial de bádminton,ha realizado un trabajo relativo a la rehabilitación que ha sumado, también, una labor de visualización y entrenamiento técnico dentro del pabellón. Así lo han confirmado uentes de su entorno. Al parecer, la onubense tuvo que realizar esos ejercicios sentada sobre una silla y con una muleta como apoyo para que su rodilla maltrecha no sufra ningún tipo de impacto. Es su primer entrenamiento desde que se partiera su devenir el pasado 27 de febrero en Yakarta.

El relato que han narrado fuentes de primera mano señala que la atleta irrpetible ya ha cogido la raqueta, golpeando incontables volantes, dn lo que constata su carácter ganador y especial. Se ha visto forzada a apoyar la pierna lesionada, estirada, sobre una almohada. Este ha sido el proceso cronológico: se operó en la clínica Cemtro de Madrid el pasado martes, este lunes dio sus primeros pasos con muletas y en etsta jornada reapareció en la pista para retomar los entrenamientos.

Una auténtica barbaridad que obedece a la personalidad de la jugadora y a que tiene otra contrarreloj en marcha. Porque su dolencia podría mantenerla fuera de la competición entre seis y ocho meses. Un intervalo temporal que, lo marca la tozuda realidad, le complicaría mucho su participación en el Mundial que se celebrará en el mes de agosto. Es por ello que Fernando Rivas y Anders Thomsen han trazado un plan centrado, en esta primera fase, en la visualización y en la mejora táctica y técnica. Porque, en definitiva, la idea es arribar en plenitud a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, cita en la que buscará reeditar el oro olímpico.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es