20 de mayo de 2019, 9:28:27
Deportes

COPA DEL REY


La mejoría del Madrid se queda corta ante un Barcelona sin Messi |1-1

Javier Nuez

La ida de semifinales copera quedó en tablas con un Madrid que se conformó con su tempranero gol y un Barcelona que igualó gracias a la insistencia de Malcolm, el mejor de los culés.


Fiel al reloj biológico de las últimas temporadas, el Real Madrid se empieza a desperezar por estas fechas tras un otoño e invierno en el que vive de la glotonería europea primaveral. La deblacle física y de juego de la primera vuelta, culminada con el 5-1 recibido en el Camp Nou, empezó a dejarse atrás en diciembre, llegando a la conquista del Mundial de clubes. Con el sabor de un nuevo trofeo en la boca, enero valió para ir atisbando la mejoría en la casa blanca.

Sin embargo, el azar del calendario puso por delante una prueba de fuego para los blancos y para Solari. En una semana, visita al Camp Nou en la ida de semifinales de Copa del Rey, visita el Metropolitano el sábado en Liga y visita al Ámsterdam Arena el miércoles para los octavos de Champions. Si la mejoría era cierta, era el momento de demostrarlo.

Solari había hecho méritos en el banquillo quitándose los miedos de sus comienzos dando paso en el equipo titular a quien mejor forma demostraba. Apoyado en Vinicius como revulsivo y mejor amigo de Benzema sobre el campo, la constante blanca de la temporada, fueron apareciendo poco a poco los mejores. Modric, Kroos, Ramos, Carvajal... despejaban dudas mientras otros como Reguilón y Llorente daban pasos adelante. Las dudas, serias dudas, seguían encontrando un punto común: Marcelo.

Y con esta perspectiva, se presentaba el Real Madrid en el Camp Nou este miércoles. Frente a ellos, un Barcelona sólido cuando Messi le arropa sobre el campo y menos cumplidor cuando no lo está. Lo que le ha valido para liderar la clasificación liguera y llegar a semifinales tras demostrar este último axioma ante el Sevillla en cuartos de final.

Con este contexto, Solari sorprendió no ya con la entrada de Marcelo como titular sino dejando a Reguilón en la grada. Por su parte, Valverde hizo valer las dudas sobre la titularidad de Messi tras el golpe sufrido en Liga y apostó por Malcolm.

En esta disyuntiva, el Real Madrid arrancó el partido con la decisión firme del que quiere demostrar cosas. Se hizo con la pelota y dejó al Barcelona corretear detrás de ellos al ritmo que marcaban Modric y Kroos. Por delante, Vinicius, en modo anárquico, volvía loco a Semedo y Piqué con su velocidad y atrevimiento. Unas veces le salía mejor, otras peor, pero su descaro terminaba normalmente con saldo positivo.

Esas locuras en banda izquierda alejaban el foco de atención de un Benzema que se sigue gustando.Bajando para comportarse como un media punta de élite y asociándose con el joven brasileño para aprovechar los espacios que dejaba Piqué en las ayudas.

Así, el premio no tardó en llegar para el Real Madrid. Vinicius volviendo loco a Semedo y Piqué, logró sacar un centro con más intenciones que precisión, largo al segundo palo. Allí lo recogió un voluntarioso Benzema que, desde la línea de cal, asistió al centro del área pequeña para que la llegada de Lucas Vázquez se convirtiera en el 1-0.

Era el minuto seis, el Madrid ajusticiaba con sorprendente contundencia al Barcelona y... dejó de existir.

La ventaja mínima pareció conformar a los blancos, que se olvidaron de la pelota y retrasaron líneas para buscar alguna contra rápida. El Barcelona aceptó con agrado el regalo. Y por la misma banda que le provocaba dolores de cabeza acabó encontrando el camino.

La dupla Semedo/Malcolm devolvió con creces el sufrimiento a su contrapareja blanca, Marcelo/Vinicius. La falta de ayudas del segundo, sumado a un estado de forma lejos de lo óptimo del primero, convirtieron a Malcolm en el MVP del partido.

Teniendo en cuenta que al otro lado del campo, Coutinho sigue siendo una sombra de lo que fue, una alargada sombra de 160 millones, el resto del primer tiempo se convirtió en un monólogo de Malcolm. Llegada por banda, centro y, si el balón caía en las manos o pies de Navas, despeje en largo y vuelta a empezar.

El sometimiento de Llorente, Kroos y Modric a Busquets, Rakitic y Arthur se esfumó con la misma rapidez con la que llegó el gol. Y con ello, el juego trenzado de un clásico que empezó a descafeinarse a base el experimento de ensayo y error que era la banda derecha del ataque azulgrana.

En la segunda parte, sin cambios tras el paso por vestuarios, la dinámica se mantuvo. El Madrid, sin oler la pelota, y el Barcelona, entregado a Malcolm.

Hubo que esperar hasta el minuto 58 para que la acción se disparara, aunque el destino quiso que fuera la banda izquierda del Barcelona la que actuara de catalizadora.

Un balón largo al espacio para Alba sirivió para dejar al lateral en un mano a mano con Navas lejos de la portería. El saldo fue positivo para el costarricense pero el rechazo le cayó a Suárez, que vio una oprtunidad de oro con la portería sin guarda. Su chut se encontró con la madera pero de nuevo el balón cayó a los pies de un azulgrana. Malcolm. Quien tampoco dudó al comprobar que Navas volvía a toda prisa a su posición dejando el espacio justo por el que enviar la pelota- Así lo decidió el brasileño y obró en consecuencia. En la trayectoria pudo haberse encontrado la pelota con Ramos, pero una extraña decisión del central, imperial el resto del partido, considerando que el esférico se iba fuera, permitió al balón continuar su camino al fondo de la red. 1-1.

Cinco minutos después, Valverde y Solari cambiaron cartas para tratar de recolocar el partido a sus intereses. El Madrid estaba débil justo en un lugar por el que Valverde tenía en el banquillo a un tipo que sabría sacar provecho. Así llegaba la hora de la entrada de Messi, relegado al banquillo por precaución, pero dispuesto para dar la estocada final a los blancos. Vidal también haría aparición a la vez que el argentino. Coutinho y Rakitic fueron los descartados y Malcolm cambiaba de banda. En el otro banquillo, Solari hacía lo propio dando relevo a Vinicius por Bale y a Casemiro por Llorente, que se retiraba con molestias.

El cambio de efecto no parecía surgir para ninguno de los dos equipos y no fue hasta que el bajón físico le llegó a los dos conjuntos cuando algo de locura pudo verse en lo que ya era un clásico que no iba a quedar en el recuerdo de los mejores. Messi lo intentaba pero chocaba con el muro Ramos. Al otro lado, Bale contó con la mejor oportunidad desde el gol de la primera parte pero su chut no logró el objetivo esperado.

Y así, Mateu Lahoz llevó el silbato a su boca para soplar la conclusión del primer asalto copero entre Barcelona y Real Madrid. Un resultado que deja conforme a ambos. Al Madrid, por dar una respuesta seria que confima la mejoría atisbada en enero (hace unos meses se acabó en el mismo escenario con un 5-1) y que apunta con claridad a su debilidad más inmediata: la banda izquierda con Marcelo presente. Por su parte, el Barcelona logró sobreponerse sin Messi en campo y descubrió a Malcolm como alternativa seria a la vez que Coutinho vuelve a quedar señalado casi por incomparecencia. El Santiago Bernabéu decidirá, el 27 de febrero, al primer representante de la final en el Villamarín. Tres semanas para seguir descubriendo, Champions mediante, la evolución de ambas plantillas en un febrero que servirá para reajustar las apuestas sobre hasta dónde podrán llegar de aquí a junio.

- Ficha técnica

1 - FC Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Rakitic (Arturo Vidal, min. 62), Arthur; Malcom (Aleñá, min. 75), Suarez y Coutinho (Messi, min. 63).

1 - Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Ramos, Marcelo; Marcos Llorente (Casemiro, min. 63), Modric, Kroos; Lucas Vázquez (Asensio, min.83), Benzema y Vinicius Jr (Bale, min. 63).

Goles: 0-1, min.6: Lucas Vázquez. 1-1, min. 58: Malcom.

Árbitro: Mateu Lahoz (comité valenciano). Mostró cartulina amarilla a Sergio Ramos (min. 10), Semedo (min. 43), Suárez (min. 56), Marcelo (min. 57), Alba (min. 58) y a Arturo Vidal (min. 88).

Incidencias: Asistieron 92.008 espectadores en la ida de las semifinales de la Copa del Rey disputada en el Camp Nou.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es