20 de marzo de 2019, 1:51:37
Mundo

CRISIS EN VENEZUELA


El Ejército de Maduro impide la entrada de ayuda humanitaria

EL IMPARCIAL

La tensión se dispara después de que Guaidó anunciara la alianza con Colombia y Brasil.


La tensa jornada en Venezuela comenzó con un anunció que proclamaba que el Ejército chavista mantenía bloqueado el puente fronterizo de Tienditas, paso moderno de conexión con Colombia, con el fin de que no entre en el país petrolero la asistencia humanitaria exterior. Así lo anunció este miércoles el diputado opositor Franklyn Duarte: "Lo que está bloqueando (...) el puente Tienditas, en donde ellos (los militares) presumen que va a pasar la ayuda humanitaria, es un (camión) cisterna, un container y el día de hoy llegó en la madrugada un convoy de la Fuerza Armada Nacional".

Esa infraestructura recibiría todos los focos a lo largo del día. El puente, que une la colombiana ciudad de Cúcuta con la venezolana de Ureña, en el estado Táchira, se ha destacado en los últimos tiempos de oficialismo como uno de los elementos de la confraternización pretendida con la nación vecina, mas, con el bloqueo ordenado por Maduro y el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López ha quedado retratado con una imagen en la que se comprueba que un vehículo militar traba el camino. Ha pasado a ser marco de confrontación.

La vital importancia que da el régimen bolivariano a la no entrada de la ayuda humanitaria exterior -cimentada en la defensa de la soberanía y la negación de tal crisis humanitaria, por encima de la realidad diaria que padecen sus ciudadanos- ha protagonizado las crónicas internacionales sobre este punto americano de especial interés después de que Juan Guaidó se autoproclamara presidente de Venezuela al considerar que el relevo de Chávez "usurpó" la Presidencia en los últimos comicios.

"Puedo asegurar que estos militares que están allí, y muchos más que están en diferentes comandos, necesitan la ayuda humanitaria para ellos y para familiares. Vamos a ver si el día y la hora van prohibir al entrada de medicamentos y alimentos. Atentos sin caer en la desesperanza", subrayaba el mensaje de un opositor que corroboraba que aunque el Gobierno coloque hasta un "muro de cemento en toda" la frontera de Táchira, la ayuda humanitaria ingresará a Venezuela, acuciada por la escasez de medicinas y alimentos.

El caso es que finalmente no ha sido posible que se cumpla el mandato de un Juan Guaidó que quedó pendiente de informar a la población de los puntos en los que se entregarían, no a particulares, las medicinas e insumos. Este presidente apoyado por una amplia mayoría de los países de Occidente desafió a Maduro con el acuerdo firmado con Colombia y Brasil para la entrada de asistencia humanitaria extranjera, colocando, por consiguiente, mucha presión en los militares que han debido mostrar su apoyo al chavismo bloqueando la frontera durante todo el día.

Lo que ha quedado claro es que Cúcuta está envuelta en una sobresaliente atmósfera de incertidumbre, al tiempo que los Gobiernos de Colombia y Estados Unidos mantienen reuniones para definir cómo se hará la operación de acopio de alimentos y medicinas en esta ciudad y su posterior traslado al territorio venezolano. Las charlas se han agudizado, ya que las tres pistas del puente binacional de Tienditas siguen bloqueadas con firmeza marcial. Un camión cisterna, dos contenedores azules y mallas metálicas fue el dispositivo que ejemplificó que no ha funcionado este primer capítulo de la búsqueda de milicianos sublevados entre las filas de las Fuerzas Armadas bolivarianas. Miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), fuertemente armados, fijaron su vigilancia con miembros de Migración Colombia y de la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD) al otro lado de la ya famosa infraestructura.

Ante ese paisaje, Guaidó emitió este comunicado: "De nuevo a las Fuerzas Armadas una orden directa en este momento: permitan que ingrese la necesaria ayuda humanitaria para atender a sus familias, a su hermana, a su mamá, a su esposa, que seguramente necesita insumos y que algunos, lamentablemente, seguro también tendrán algunas afecciones". A esas palabras, pronunciadas tras ganarse el favor de los principales productores agropecuarios del país, se unieron las de Mike Pompeo -secretario de Estado estadounidense-, quien escribió en su Twitter que la Casa Blanca oferta excenciones de sanciones a aquelos altos mandos que se rebelen.

Y el subcomandante de la Policía de Cúcuta, coronel Francisco Gélvez, ha asegurado que siguen vigilando lo que ocurre en los más de 100 kilómetros limítrofes que están bajo su jurisdicción. "Esto es un tema de rutina donde pasamos revista a nuestro servicio de Policía, no es nada diferente a la dinámica normal", ha añadido, definiendo una normalidad que han atestiguado los cronistas que han trabajado en esa ciudad. Las cercanías del puente, inaugurado en 2016, ha vivido una actividad similar a la de otros días.

Por último, la oposición antichavista ha continuado con su camino hacia la transición pollítica. El Parlamento, de mayoría disidente, ha ampliado el expediente a Maduro por presuntos abusos a los Derechos Humanos. La comisión de política interior de la Asamblea Nacional se reunió con víctimas "directas e indirectas" de las últimas protestas antigubernamentales y confirmó que trabaja en la elaboración de un informe que elevará ante organismos internacionales. Dennis Fernández, jefa de dicha comisión, ha comentado que han ensachado dicho texto contra Maduro, al que ha tildado de "genocida (y) violador de los derechos humanos".

Todo ello ha tenido como colofón de la dinámica la intervención de Diosdado Cabello, que a primera hora había amenazado a Guaidó con conocer cómo silban las balas. El presidente de la Asamblea Constituyente -organismo oficialista paralelo al Parlamento que avala la Constitución venezolana- justificó el bloqueo del puente repitiendo la hipótesis de una invasión estadounidense. "Si vienen (soldados norteamericanos), se viene una guerra irregular", advirtió. Complentando el cóctel ya familiar a la rutina del país caribeño.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es