17 de noviembre de 2019, 16:08:17
Mundo

VENEZUELA


El chavismo proclama que usará la armas para defenderse

EL IMPARCIAL

"Mire señor Guaidó: usted no ha escuchado el silbido de una bala cerca de usted", ha dicho Cabello.


No corren semanas sencillas para ser digrigente bolivariano en Venezuela. La autoproclamación de Juan Guaidó como presidente del país y el abrumador apoyo de Occidente a esa maniobra ha elevado la temperatura entre los mandatarios chavistas. Y el asunto de la entrada de ayuda humanitaria, que está buscando socavar el apoyo militar al sistema dirigido por Nicolás Maduro, está erosionando la calma de un bloque gobernante que ve peligrar su poder.

Así lo ha dejado claro este miércoles el dirigente oficialista Adán Chávez, hermano del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013). "Estamos preparados, dispuestos y dispuestas (...) para enfrentar en el terreno que sea necesario los intentos del imperio y sus aliados de invadirnos, de desatar una guerra en nuestro territorio, si tenemos que tomar los fusiles, los tomaremos, que nadie lo dude", proclamó, para, de inmediato, apuntar que "esto no es lo que queremos".

Chávez, usó la sesión de la chavista Asamblea Nacional Constituyente (ANC) para efectuar esa aseveración. Pero no supusieron sus palabras las más altisonantes. Ese honor le correspondió, sin duda, para el presidente del polémico organismo -desconocido por la oposición, ya que considera que es una estructura creada por Maduro como respuesta la victoria electoral disidente en el Parlamento consituticional-. Diosdado Cabello fue mucho más lejos de lo que marca la diplomacia.

"Esto es un territorio que se respeta (...) cualquier unidad militar que intente penetrar a nuestro territorio será repelida y nuestro territorio será defendido por nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana, no tengamos dudas de eso", defendió Cabello, haciendo referencia al asunto de los presuntos mercenarios que habría enviado Estados Unidos -versión oficialista- para desestabilizar la paz interna, amén de los problemas para contener a las voces discordantes dentro de su estamento militar.

El jefe de la Constituyente dedicaría un mensaje al jefe del Parlamento, Juan Guaidó-. Lo hizo mirando directamente a la cámara que grababa su intervención y fijando una idea nítida: las Fuerzas Armadas están con el chavismo y harán lo que corresponda. "Mire señor Guaidó: usted no ha escuchado el silbido de una bala cerca de usted. No sabe qué se siente cuando una bala pega a 3 centímetros de una cuarta de dónde está usted (...) no tiene la más mínima idea de lo que eso significa".

"Una cosa es llamar al diablo y otro verlo venir de allá contoneándose", rubricó un Diosdado Cabello que ha recibido sanciones por parte de Estados Unidos, país al que Maduro y su equipo ha acusado y culpabilizado de la desestabiliación que sufre el Gobierno bolivariano en estos días. Asimismo, progonan que desde esa nación norteamericana se está tratando de invadir Venezuela, alentando un golpe de Estado que habría tomado la forma del movimiento ejecutado por Guaidó.

Esa hipótesis, que entiende que los extranjeros buscan acaparar las reservas de petróleo y oro del país caribeño, se ha vuelto un mantra en todas y cada una de las apariciones ante los medios de comunicación del presidente venezolano. Por ello han llegado a amenzar con una acción armada como respuesta a las movilizaciones a las que ha llamado Juan Guaidó. La oposición está a punto de emitir una nueva oleada de protesras para acabar de presionar a la comunidad internacional, ya que Maduro ha confirmado una y otra vez que no va a dimitir ni ha convocar unas elecciones presidenciales.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es