20 de septiembre de 2019, 1:14:22
Mundo

BLOQUEO CHAVISTA


La ayuda humanitaria ya está en la frontera venezolana

EL IMPARCIAL

Los camiones cargados de los insumos y medicinas han arribado a Cúcuta.


Tras la tensa jornada de este miércoles, en el que la frontera entre Venezuela y Colombia quedó bloqueada por órdenes de Nicolás Maduro, los gobiernos colombiano y estadounidense charlaron largamente con la misión de acordar los puntos a los que se diribirían los cargamentos de ayuda humanitaria internacional que pretende asistir a los ciudadanos venezulanos en la aguda crisis alimenticia y de medicamentos que arrastran durante desmasiado tiempo.

Después de esas conversaciones, un primer cargamento ha arribado a la ciudad colombiana fronteriza de Cúcuta. Allí, según la embajada de Estados Unidos en Bogotá, ha llegado en camiones la ayuda que procede de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid). La diplomacia lo confirmó en su cuenta de Twitter, en la que acompañó el texto que confirmaba la noticia con diversas imágenes en las que se constataba visualmente el episodio.

"Primeros camiones de ayuda humanitaria de Usaid están en Colombia, mientras EE.UU. posiciona artículos de asistencia destinados a Venezuela, a solicitud del presidente interino, Juan Guaidó. Trabajamos para entregarlos lo antes posible", expuso la embajada. Así, la mencionada ciudad, capital del departamento de Norte de Santander, ha recibido los primeros cargamentos de alimentos y medicamentos y ha sido subrayada como uno de los tres puntos de acopio acordados -junto a Brasil y Puerto Rico-.

El relato señala que pasadas las 14.40, hora local (20.40, hora española), dos grandes camiones y siete más pequeños cruzaron la valla metálica que tapona la entrada al puente de Tienditas. Esa infraestructura permaneció bloqueada durante toda la jornada de ayer y es uno de los tres pasos fronterizos de Cúcuta con Venezuela. El convoy debió avanzar a través de esa red metálica para acceder a uno de los lugares de acopio disñeados por Estados Unidos y Colombia.

El lema "Ayuda humanitaria ya" se pudo leer entre los ciudadanos que acudieron a la zona para apoyar la entrada de asistencia humanitaria en el país petrolero. Este monto de personas reclamaba que la asistencia "llegue a donde tiene que llegar", al lado de una representación de en torno a 12 miembros de la ONG Canadian Human Rights International Organization. Este grupo portó una bandera canadiense y celebraron el arribo del convoy.

Así se ha hecho palpable el primer paso del plan trazado por Colombia y Estados Unidos, los primeros países que reconocieron como legítimo presidente a Juan Guaidó. El Ejecutivo del país cafetero había encargado la planificación de la asistencia a la Unidad Nacional de Gestión del Riesgo de Desastres (UNGRD), que colaboraría con la Usaid. Todo ello se ha desarrollado en medio de un carcáter críptico ,mantenido por los dos países, con la idea de complicar un nuevo bloqueo impuesto por Maduro en las tres pistas del puente Tienditas.

El precedente del miércoles, en el que el chavismo atravesó en la mitad del puente la cisterna naranja de un camión, dos contenedores azules y mallas metálicas, custodiados por miembros de las Fuerzas Armadas, llevó al canciller de Colombia a poner el grito en el cielo desde Washington. "Impedir que entre la ayuda humanitaria a Venezuela es un crimen, impedir que llegue la ayuda humanitaria a Venezuela es hacerle daño al pueblo venezolano, impedir que llegue la ayuda humanitaria a Venezuela no tendría perdón de Dios", aseveró Carlos Holmes Trujillo.

Y esta tesitura tensa, con aspecto de punto de no retorno, ha levantado también a los enfermeros venezolanos. En este día han manifestado que "apoyamos de manera irrestricta esta medida que se ha tomado de buscar la ayuda humanitaria. Nosotros necesitamos que llegue esa ayuda humanitaria porque es la vida de muchos venezolanos lo que pudiera preservarse". La presidenta del Colegio de Enfermeras de Caracas, Ana Rosario Contreras, que ha cifrado la escasez de medicinas en un 90%, ha remarcado que el Estado tiene la "obligación" de permitir el acceso de esta ayuda porque de "lo contrario estaría incurso en un delito de lesa humanidad".

"Porque estarían colocando en grave situación la vida de los venezolanos que hoy dependen de esta ayuda, hoy tenemos pacientes trasplantados que tienen una semana sin recibir el tratamiento", señaló, poniendo como ejemplo a los pacientes a los que les urge recibir su medicación de forma diaria, como es el caso de los trasplantados. "Los médicos tiene que hacer prácticamente milagros" para atender a sus pacientes en los hospitales, remató. Este sector se ha mantenido en al protesta callejera a lo largo de 2018.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es