18 de octubre de 2019, 10:25:50
Sociedad

CONFLICTO VIAL


Este es el "plan de choque" que prepara Garrido para el taxi

EL IMPARCIAL

Los taxistas ya han reaccionado en contra del texto que está elaborando el dirigente madrileño.


El pasado miércoles Ángel Garrido proclamó que su gobierno pondrá en marcha un "plan de choque" con la idea de elaborar un texto que mejore el reglamento del Taxi actual. Se refirió como puntos a modificar la renovación de flotas, mejora de las paradas y estacionamientos, pero destacó que tenía el foco puesto en una "campaña de recuperación del prestigio" del sector tras la huelga indefinida que duró más de dos semanas y atascó Madrid en varias ocasiones.

El presidente de la Comunidad de Madrid arguyó, en una entrevista concedida a Los Desayunos de Televisión Española, que toda vez que se concluyó el paro de taxistas, se desnudaba un "camino claro" hacia la concesión de más facilidades al sector del taxi. En concreto, hacia la liberalización del mismo. Explicó que estaba en su mente permitir que los precios no tengan que ser máximos y únicos, y que puedan, si quieren, bajarlos.

El dirigente señalaba el ofrecimiento a los taxistas de la posibilidad de compartir trayectos, o "incrementar hasta nueve el número de pasajeros por vehículo", que ahora está limitado a cinco. Y rubricó que, desde su punto de vista interpretaba como "un gran error" que los representantes del sector en la huelga hayan planteado el conflicto como "una guerra y que pidieran la desaparición de los vehículos de alquiler con conductor (VTC), como en Cataluña".

"El taxi tiene problemas, pero puede funcionar en competencia con los demás sectores y lo podrá hacer mejor si les mejoramos la capacidad de competir", sintetizó, sabiéndose fortalecido y ganador de una batalla de dieciséis días de huelga y multitud de reuniones que depararían insultos hacia su gestión. En la resaca del referéndum en el que el Taxi decidió concluir la huelga por una mayoría del 53%, Garrido avisó de lo venidero, sembrando nuevos fuegos en el sector.

Porque los taxistas tuvieron que enterrar su conflictividad si lograr que el Ejecutivo regional hubiera escuchado ninguna de sus exigencias. Resultando perdedores claros en su diatriba por lograr una regilación mayor de los VTC. Y, pasados los días, el gestor madrileleño ha vuelto a la carga. Lo ha hecho filtrando un borrador del texto en el que trabaja el grupo del Partido Popular y que ya ha generado el rechazo de plano de los representantes del gremio taxista.

En el nuevo Reglamento del Taxi se dispone una actualización de los requisitos exigidos para la obtención de las licencias municipales de autotaxi, bien en lo relativo a los solicitantes, bien en relación con los vehículos y conductores. Y se expone que los municipios deben gozar de la libertad para establecer planes de amortización de licencias de autoaxi si consideran que hay un desequilibrio entre la oferta y la demanda de este tipo de fransporte público. Esto es, anuncia apertura. Todo lo contrario de lo exigido por los huelguistas.

Así, al enterarse Julio Sanz, presidente de la Federación del Taxi, se ha apresudado a remarcar que este reglamento llega tarde. Expone que debía haber sido aprobado en 2016 y no ahora, cuando corresponde "legislar y regular las VTC, y no desviar la atención con esta reforma del reglamento”. Tras tildar la maniobra de Garrido como "una cortina de humo" que aleje el foco de la egulación de los VTC, “que han irrumpido en un mercado que ya está regulado, pero sin obedecer a ninguna norma”, ha criticado que el Gobierno de la Comunidad de Madrid quiere "liberalizar un servicio público".

Asimismo, en el documento al que se ha tenido acceso, se deja claro que están dando vueltas a cómo mejorar la competitividad del sector del Taxi. Se han trazado ya medidas como la ampliación de 16 a 24 las horas de trabajo de un taxi al día, el ascenso de siete a nueve las plazas de estos vehículos, además de los mencionados usos y trayectos compartidos y la determinación de un precio máximo que debe abierta por debajo la cifra a abonar. Y también queda propuesta la autorización a los conductores para acceder a las últimas tecnologías en cuanto a los medios de pago. La Comunidad de Madrid ha convocado el lunes 11 de febrero el Comité Madrileño de Transportes para localizar el consenso. Allí se pondrán las cartas boca arriba de forma definitiva.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es