16 de septiembre de 2019, 12:50:07
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. Márquez y Lorenzo apuntan con optimismo a los test de Catar

M. Jones

Los dos pilotos de Honda trabajan para supuerar sus lesiones y llegar lo mejor posibe al inicio del curso.


Marc Márquez publicó en cinco de enero, un día de volver a subirse a la moto, un mensaje en el que evidenciaba las ganas que tenía de volver a competir. Era la vigilia del inicio de los tets de pretemporada en el Circuito de Sepang, en Malasia y festejó su estado físico, tras un largo invierno de rehabilitación, del siguiente modo: publicó un mensaje a través de sus redes sociales en el que afirmaba que "¡Me desmontaron todas las motos!". En esa filmación también aparecía su fisioterapeuta, Carlos J. García, quien corrobara esa versión añadiendo que "hubo órdenes, de las ganas que tenía de volver a pilotar antes de tiempo".

El caso es que el vigente campeón del Mundial de motos, que se operó el hombro izquierdo pocos días después de dar por terminado el curso 2018 -4 de diciembre- con el fin de borrar una lesión latente y molesta, ha tenido que sudar la gota gorda para acortar los plazos de recuperación y volver a subirse a la moto este pasado miércoles. Pero lo hizo, subrayando el carácter ganador y guerrero de un piloto que con 25 años ya ha cantado victoria cinco veces en MotoGP.

La contrarreloj desde el 29 de noviembre, día en que concluyeron los últimos entrenos del pasado año, ha sido llevada a buen término y el catalán se estrenó en Malasia de la mejor forma. En Sepang inauguró las probaturas con una primer jornada sobresaliente. Los entrenamientos convocados por la Asociación de Equipos de Competición le vieron volar hasta ser la referencia de todos con un marca. Firmó un 1:59.621, cercano al récord absoluto de ese trazado (el 1:59.053 que en 2015 rubricó Dani Pedrosa), dejando anonadado al personal.

No completaría más de 29 vueltas completadas, la mitad de los giros efectuados por sus competidores. Controló y midió muy bien los esfuerzos para no trompicar un proceso que calcula que estará a pleno rendimiento en el Gran Premio de Austin -segunda cita mundialista, a mediados del mes de abril-. Usó la mañana para ganar confianza y la tarde para proseguir con los ejercicios que le pauta Carlos J. García. La sonrisa no podía borrarse de la cara de los directivos y mecánicos de Honda.

Tras esa primera toma de contacto, en la que también saldría victorioso y reforzado un Maverick Viñales, Márquez ha declarado tanto él como el equipo están "satisfechos con los progresos realizados durante los tres días". Finalizó en la undécima plaza global, más que suficiente para haber "registrado unos tiempos competitivos y completado el programa de pruebas previsto". Amontonó 105 vueltas, limitado, mas se esfuerzo sirvió para que la escudería siga puliendo matices.

La próxima cita del siete veces campeón del mundo será del 23 al 25 de febrero en el test de Catar. Allí espera elevar el listón todavía más y, sobre todo, poder rodar mayor cantidad de tiempo para adquirir la química y seguridad necesarias. Ya que el inicio del Mundial está a la vuelta de la esquina -29 de marzo, en Las Termas de Río Hondo, Argentina-. A este segundo capítulo de la pretemporada quiere también apuntarse su compañero Jorge Lorenzo.

Ver esta publicación en Instagram

(Day 17) #rehab

Una publicación compartida de Jorge Lorenzo (@jorgelorenzo99) el

El balear sigue inmerso en su proceso laborioso y silente de recupración de la dolencia que le sacó de dinámica en la última parte de la temporada precedente, cuando había empezado a devolvérsela a Ducati. Lorenzo, que está concentrado en su casa de Lugano (Suiza), sigue completando cada etapa marcada por sus doctores después de que se sometiera a una operación parasanar el escafoides de su muñeca izquierda, el pasado día 21 de enero.

El piloto español efectuaría un parón a esa dedicación obsesiva por regresar a las pistas y concedió una entrevista al espacio 'After the flag', que pertenecea motogp.com. "Hace unos días empecé a nadar un poco. Cada día que pasa voy ganando unos grados en mi muñeca y también fuerza. Me siento más fuerte, pero este tipo de lesiones requiere de al menos un mes para sentirte realmente bien", avanzó en su intervención, matizando que "aún queda un largo proceso para terminar". "Creo que quizá estemos a mitad de camino", puntalizó.

"Estoy seguro que en el test de Qatar no estaré al cien por cien, pero podré pilotar y actualizar la información para los ingenieros. Es difícil saber sobre la carrera porque aún no he rodado con ninguna moto, sólo sobre una bicicleta estática. Por lo que no sé cómo me sentiré cuando vaya a más de 300 kilómetros por hora en la recta y tenga que frenar y parar", analizó sobre su participación en los entrenos de Losail. Y se despidió dejando un mensaje optimista a sus seguidores: "La recuperación va más rápido que con la gente normal y quedan 40 días hasta Qatar, así que toca ponerse mejor. Pero, aunque tenga dolor, espero ser competitivo". El Dream Team de Honda sigue su puesta a punto.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es