21 de marzo de 2019, 17:19:01
Deportes

JORNADA 23


El Barcelona resbala en San Mamés y abre la puerta al Real Madrid | 0-0

M. Jones

Los catalanes no pudieron superar al muro rojiblanco, Stegen fue el mejor y pierden parte de su colchón. Por M. Jones


El Barcelona se presentó en San Mamés con la oportunidad de escaparse en su liderato, pues el segundo clasificado, el Atlético, había perdido y fue rebasado por el Real Madrid. Coon todo, salieron al césped vasco con cinco puntos de ventaja para enfrentarse a un Athletic que no se despega de la reputación de irregularidad que le acompaña en este curso. Lo hizo alineando a su once reconocible -salvo la ausencia de Jordi Alba y Arthur-. Lionel Messi estaría presente, con Busquets, Luis Suárez, Piqué y Ter Stegen. Esto es, la columna vertebral saldría de inicio.

Pero sufrirían los azulgrana su particular apagón de concentración y ludicez con el cuero que les había visto pinchar en cuatro de sus últimos nueve duelos (dos derrotas y dos empates, siendo estas tablas encadenadas de manera consecutiva). La amenaza de 'La Pulga' fue bien aplacada por el esfuerzo de la red de ayudas local y la labor de Balenziaga -marcaje al hombre-. Garitano decidió mover cinco fichas con respecto al derbi perdido en Anoeta, siendo Muniain una de sus víctimas, en pos de más equilibrio. Y la jugada le saldría bien principalmente por la divergencia de intensidad entre los dos bloques.

El Barça tardó mucho en entender que debía sudar, atender a la táctica y ser muy preciso en ataque para sobrevivir. Y los vizcaínos empujarían con tanto ardor que uniformaron a Ter Stegen como el mejor del partido. El alemán se saldría como único sostén de su delegación hasta el descanso. Tres ocasiones muy claras le circundaron en el primer acto. La primera sobrevino con un chut con rosca emitido por Susaeta -en su partido 501 con los rojiblancos- que el germano desvió a córner con un vuelo de póster a mano cambiada. Raúl García protagonizaría los otros dos acercamientos, con una chilena centrada y el remate, desde el área pequeña, que Sergi Roberto interceptó, in extemis.

Desprovistos de fluidez y conexión entre líneas -con y, sobre todo, sin pelota-, el Barcelona era sujeto pasivo. Impotente para bajar el ritmo con asociaciones largas y controladoras. Nuafragó en el achique, dejando que Yuri apurara hasta línea de fondo con libertad para emitir centros laterales. Los visitantes no se estirarían más que en conducciones de Semedo y un par de chispazos decontextualizados de Messi. El argentino se activaría para centrar hacia Suárez -sin remate claro del uruguayo- y chutar desde la frontal para que Herrerín despertara. Nada más supo generar el favorito.

En cambio, el paso por camarines modificaría la dinámica. Valverde debió poner en su sitio a más de uno y el Barça comenzó su asalto por medio de la valentía posicional y la abrasión anatómica y rítmica. Se descubrieron en una contrarreloj y reclamaron el monopolio del cuero. Ya subidos sobre ese parámetro Messi brotaría, encerrando a unos 'leones' que parecían constreñirse a su capacidad de sufrimiento, a la espera de cazar a la contra. El zurdo legendario crecería en relevancia, mas no fructificaría en peligro esa maniobra. De hecho, sería un cañonazo en San Jose el primero en abrir fuego, en los primeros 20 de la reanudación. El intento lamió el poste de Stegen.

Le faltaba mordiente y tensión competitiva al Barça, por lo que el técnico decidió apostar por Aleñà y Dembélé (en sustitución de un Coutinho que sigue zozobrando). Le pesaría mucho más el cansancio por el 'Clásico' del miércoles a los caralanes que a los merengues, ya que ni jugarían con finura ni chispa sus cartas ofensivas. Garitano no veía con buenos ojos el punto cuando restaba un cuarto de hora y Muniaín entraría para dar alimento a Williams. Acto y seguido, el delantero encañonó un pase del interior y Stegen volaría de nuevo. Sus reflejos salvaron a su equipo en una de las versiones más flojas de 2019 de los barceloneses. El minutaje se quemó con un asedio inocente y postrero a la meta defendida por Herrerín, confluyendo en un 0-0 que dejó disconformes a los locales y provocó un respiro en los visitantes.


- Ficha técnica:

0 - Athletic: Iago Herrerín; De Marcos, Yeray, Iñigo Martínez, Balenziaga; Dani García, Beñat (Beñat, m.56); Susaeta (Muniain, m.62), Raúl García, Yuri; y Williams (Kenan Kodro, m.89).

0 - Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Lenglet (Vermaelen, m.87), Semedo; Busquets, Rakitic, Vidal (Aleñá, m.63); Messi, Luis Suárez y Coutinho (Dembélé, m.75).

Árbitro: Carlos del Cerro Grande (Comité Madrileño). Expulsó a De Marcos, en el minuto 91, por doble amonestación. Además, mostró tarjeta amarilla al local Dani García (m.52) y a los visitantes Lenglet (m.72) y Busquets (m.78).

Incidencias: partido correspondiente a la vigésimo tercera jornada de LaLiga Santander, disputado en un San Mamés sin papel a la venta y cerca del lleno con 47.557 espectadores, según datos oficiales.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es