23 de octubre de 2019, 22:31:11
Deportes

BARCELONA


Bartomeu, entre la defensa velada del secesionismo y la retirada de Messi

EL IMPARCIAL

El presidente ha criticado el juicio a los políticos catalanes y ha reconocido que ya trabaja en la era posterior al argentino.


Josep María Bartomeu ha elegido asumir el rol que le demandaba el Govern dirigido por Carles Puigdemont. Lo ha hecho este martes, en el acto en el que se ha entregado el Premio Internacional de Periodismo Manuel Vázquez Montalbán. En ese evento se ha referido al inicio del juicio contra los políticos y activistas secesionistas presos, acusados de delitos como rebelión contra la Constitución y el Estado o malversación de caudales públicos para alimentar el desafío nacionalista.

Ha declarado el presidente del Barcelona, que sufrió presiones potentes el cuando se celebró el 1 de octubre y acabó dertminando que aquel Barcelona-Las Palmas se disputaría sin aficionados en el Camp Nou, lo siguiente: "El azar nos ha llevado a que hoy comience un juicio hacia líderes políticos y dirigentes de entidades cívicas de nuestro país. Es un juicio injusto que se desarrolla en un marco procesal cuando el Barça ya pidió en su día que el conflicto se resolviese en el marco político".

En esa misma dirección, el mandatario ha ampliado la postura que ha venido manteniendo cuando las aguas se han calmado. Porque cuando venía vendaval -en la etapa anterior al Gobierno de Quim Torra-, sí llegó a asumir una senda ciertamente similar a la llevada a cabo por Joan Laporta en determinadas decisiones. Así las cosas, ha esclarecido Bartomeu en este acto mencionado que "el compromiso del Barça con la libertad y con la democracia, un mensaje que hay que repetir las veces que haga falta, especialmente en estos tiempos".

Había arrancado la jornada el mandatario con la publicación de una entrevista concedida a la BBC. En esa charla trató la hipótesis de los partidos de LaLiga jugados en el extranjero. Esa de la que se bajaron del barco cuando Javier Tebas más les necesitaba. "En el Barcelona hemos hablado a veces con LaLiga y le hemos dicho que si se quiere promocionar más y más deberíamos jugar tres partidos fuera, uno en América, otro en Oriente Medio y otro en Asia", ha proclamado a los micrófonos del medio británico.

"Tenemos que ir y estar más cerca de los aficionados. Hacemos las giras veraniegas en julio y agosto para acercarnos. Somos nosotros demostrándoles nuestro respeto. Ir a Miami hubiera sido respetuoso con nuestros aficionados en los Estados Unidos", agregó, antes de aclarara que se retiraron de la puja por la disputa en Miami del duelo ante el Girona por "falta de consenso". Ese envite estaba encuadrado en el acuerdo firmado por Tebas con Estados Unidos que señala la disputa de al menos un partido liguero en territorio estadounidense durante las próximas 15 temporadas.

Sin embargo, esto no es todo lo que le ha dicho Bartomeu al medio público isleño en sus comunicaciones. A finales de la pasada semana, el presidente confesó que ya están trabajando para acolchar el shock que supondrá la retirada o la salida de Lionel Messi. "Messi ... tenemos al mejor jugador del mundo, y de la historia. Se que llegara el día que diga: dejo de jugar al fútbol. Pero tenemos que estar preparados para el futuro", avanzó, sin dar por válida la teoría de la 'Messi-dependencia' que todavía arrastra su vestuario.

“Estamos trayendo grandes jugadores jóvenes al equipo porque necesitamos continuar esta era de éxito. Esa es nuestra responsabilidad. Arthur, Ter Stegen, Dembélé, Lenglet, Coutinho, De Jong, Todibo, … tenemos que continuar en la línea de la excelencia", hizo hincapié. Y, de inmediato, quiso rubricar que la idea de su directiva es apostar por la juventud, aunque ésta ya no venga de La Masía, ni mucho menos. El talonario es que el lleva aportando jugadores a la primera plantilla en este último lustro con especial insistencia.

"Le expliqué a De Jong que significaría venir a Barcelona. No solo por jugar en el Barça, sino también por la ciudad que es Barcelona. Para él, Barcelona será su casa durante los 12-14 próximos años de su vida", relató sobre el desenlace de la contratación del joven y talentoso mediocentro neerlandés del Ajax. A pesar de tener apalabrado su traspaso para el PSG, el jugador se decidiría por recalar en Can Barça. "Nosotros tenemos este modelo único: somos Més que un club", presumió.

Y, por último, efectuó un repaso sobre los éxitos del presente siglo, esos que han disparado la dimensión del club y le han colocado en una aristocracia balompiédica deconocida en los anteriores 100 años. "Ronaldinho cambió la historia. Nos trajo la sonrisa, la satisfacción y la felicidad. Y Guardiola, como entrenador, elevó la excelencia de nuestro club", selló antes de despedirse considerando que "hace tiempo que se habla de la Superliga, pero no es algo inmediato". "Mi mandato se terminará en dos temporadas. Así que necesito dejar el club en una excelente posición y decirle al nuevo presidente ‘ese es nuestro legado'", sentenció. Su objetivo para 2021 es salir del palco con un proyecto sólido que no tenga a Messi como pieza insustituible, como sigue ocurriendo en la actualidad.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es