26 de enero de 2022, 18:59:16
Deportes

FÚTBOL


Icardi y su mujer generan una implosión en el Inter de Milán

M. Jones

El delantero argentino ha perdido la capitanía y la titularidad por asuntos alejados del césped.


Mauro Icardi es el delantero centro y referencia goleadora casi única del Inter de Milán. Tiene 25 años y estas son sus estadísticas desde que aterrizó en San Siro -tras ser fichado desde la Sampdoria-: 109 goles en 179 partidos de Serie A, resultando pichichi de la liga italiana dos veces. Su última temporada, en la que ensartó 29 dianas en el campeonato trasnalpino le consagró como un punta muy apetecible para los clubes que buscan un rematador en el mercado continental.

Pero este jugador con astucia y pegada devoradoras también tiene la particularidad de ser marido y cliente de Wanda Nara, una celebritie argentina devenida en representante de futbolistas. Este punto se ha convertido en un parámetro con el que tener cuidado, si alguna directiva quiere hacerse con los servicios del delantero -durante meses se habló del interés de Atlético y Real Madrid por un jugador que, pese a sus números, no se ha asentado en la Albiceleste-.

Lo cierto es que el presente de Icardi le muestra como un icono interista declarado en uan suerte de huelga. Su parón no tiene nada que ver con que el técnico le haya suplido por otro compañero. Se trata de la pretensión de una renovación millonaria que ha llevado hasta las últimas consecuencias y agente y mujer. Y cuando se habla de llevar hasta el extremo el anhelo de ser pagado como creen que merece, esta presunción toma tierra con la negativa del rematador a viajar a Viena, para el duelo correspondiente a la Europa League que su equipo disputará este jueves.

En esta semana el goleador ha perdido a capitanía y se ha negado a comparecer en la ida de los dieciseisavos de final del mencionado torneo continental. Luciano Spalletti, su entrenador, respondía así ante la situación en la sala de prensa, en la previa del enfrentamiento inminente ante el Rapid: "Naturalemnte, quitarle la capitanía a Icardi ha sido una decisión difícil y muy dolorosa. Sabemos el valor que tiene nuestro excapitán. Pero ha sido una decisión consensuada con todos los departamentos del club. Y se ha tomado, exclusivamente, por el bien del Inter. Es él quien ha decidido no venir a Austria. El chico estaba convocado, como es habitual".

En un de los duelos más importantes de la temporada de su club se ha borrado por mor de la afrenta que mantiene con la directiva por la renovación de su contrato, que todavía aspira en 2021. Wanda Nara, que trabaja en un programa deportivo de Mediaset, declaró el pasado domingo que "me gustaría que Mauro fuera más tutelado por el equipo. No se entiende si estas maldades (sobre Icardi) vienen de fuera o de dentro del equipo". La cúpula ha respondidoeste miércoles con un tajante comunicado que reza "el club comunica que el nuevo capitán del equipo es Samir Handanovic".

Con toda esta polvareda, la realidad muestra que Icardi no ha marcado desde que lo hiciera el 15 de diciembre contra el Udinese. La esperanza de que surgiera un ofertón (que pague los 110 millones de su cláusula) de algún grande oara cerrar su salida del Inter se esfumó al término del mercado invernal, pero el rendimiento del argentino se ha resentido. Y el técnico del equipo ha denunciado que esta situación de tensión asboluta entre el jugador,su agente y la directiva está afectando a la concentración del resto de os futbolistas, germinando una crisis que ha despeñado al colectivo hasta 20 puntos del líder, la Juventus.

Este miércoles tomó la palabra Fabio Capello, una voz respetada pr el balompié del 'Bel Paese'. Expuso el entrenador que "en un vestuario no puedes aceptar que la mujer de un capitán diga ciertas cosas y que él no defienda al equipo". Analizó la situación para Sky Sports subrayando que "no sirve de nada saludar al árbitro antes de los partidos si cuando sales del campo el capitán lo tienes en casa. Veo una decisión de Marotta, que quiere dar una señal clara para todos, también para el entrenador que había empujado públicamente para la renovación aumentando la tensión. Es el camino adecuado, parecido al estilo de la Juventus".

Sin duda, este es el primer examen grueso para el gestor Beppe Marotta. El dirigente decidió frenar la renovación de su estrella, a pesar de las palabras de Nara ("Mi teléfono está encendido y respondo a todos. Me hacen parecer la mala y no lo soy. Icardi tiene una disponibilidad total para continuar su carrera en el Inter. Para mí se realizará al 100% la renovación, pero no puedo leer el futuro"). Ante la ausencia de ofertas, la agente reculó y quiso acercar posturas con el club, pero el palco no escucha ya. Sabedores de su posición favorable negociadora, el Inter no moverá una tecla hasta abril.

La tribuna del coloso milanés ha comenzado a pitar al que fuera su ídolo. Hace diez días, en el sexto partido a cero de Icardi y la derrota casera ante el Bolonia (0-1), la hinchada nerazzurra se posicionó definitivamente. Icardi escribiría en sus redes sociales, a modo de respuesta, esto: "Acepta de buen grado las dificultades y obstáculos como pasos importantes en la escalada hacia el éxito. Si no lo amas [al equipo] cuando pierde, no lo ames cuando gana". Y Wanda comentó en el programa en el que participa que "no sé en qué minuto empezaron (los pitos). Si silbaron al leerse las alineaciones, sería mal asunto. Mauro siempre ha dado lo mejor, ha marcado muchos goles y el balance se hace al final. Como capitán él es el primero que está mal por la situación". Ahora ya no es ni capitán ni marca muchos goles.

La montonera de comentarios efectuados por Nara, y dados por válido por Icardi enfadaron sobremaera a la directiva en diciembre. Entonces, tuvo qye tomar la palabra la leyenda Javier Zanetti, actual director deportivo de la institución. "Es una cuestión de respeto. Cada persona debe respetar su papel. Lo más importante es que Mauro esté feliz y, por la manera en la que demuestra su calidad, lo está", lanzó con respecto al rol de la representante, que ha acabado por envenenar la relación entre jugador y club.

Y la indisciplina es la guinda. El delantero regresó tarde de las vacaciones invernales y fue multado con 100.000 euros. La rumorología, alimentada por su mujer, apuntaba a una posible salida inminente del equipo y un enfado de la directiva con Wanda. Icardi, en ese contexto, estalló en las redes sociales. "Quiero aclarar para todos los que leen a pseudoperiodistas y periódicos serios que escriben sin saber, que mi renovación tendrá lugar en cuanto el Inter me haga una oferta correcta y concreta. Sólo entonces se podrá hablar de renovación con verdad, eludiendo las mentiras que hoy se difunden".

"¿De dónde viene esto, La Gazzetta cómo puede escribir estas gilipolleces? Estoy muy, pero muy satisfecho con el trabajo de Wanda y, por eso, seguirá velando por nuestros intereses hasta el final de mi carrera", remató, zanjando la posibilidad de buscar otro intermediario -filtrada por el entorno de Marotta-. Todo un culebrón qeu se añade al latente que acompaña al jugador desde que comenzó su relación sentimental con la sobrevenida agente. Todo un aviso para aquellos que necesiten un delantero y estén tentados de pescar en la Lombardia.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2022   |  www.elimparcial.es