17 de agosto de 2019, 19:22:11
Deportes

FÚTBOL


Oficial: la UEFA acusa a Sergio Ramos de "recibir una tarjeta amarilla a propósito"

M. Jones

El central del Real Madrid podría perderse dos partidos, quedando apeado de una posible comparecencia en los cuartos de final.


El Real Madrid salió del Johan Cruyff Arena con mucho sudor, malas sensacionales, una actuación arbitral bastante favorable y un triunfo. Todo ello, que sólo permitió extraer a los españoles como positivo el 1-2 en la ida de los octavos de final de la Liga de Campeones, aventuraba la bajada de revoluciones que ha devenido tras el empate en el Camp Nou y el triunfo en el Metropolitano. Parecería que la mente de los futbolistas capitalinos se ha quedado en aquella montañan superada, pues caerían luego en el Bernabéu ante el Girona y superaron al Levante este domingo con sufrimiento y otra acción arbitral muy discutida.

Ese es el meollo de las preocupaciones que rondan a Santiago Solari, ya que en estos días aterrizarán en un doble enfrentamiento con el Barcelona que les podría sacar de Copa y Liga, de un plumazo, si la concenctración, la actitud y el compromiso colectivo no renacen a tiempo. Y, lo que es peor, tras el 'Clásico' liguero, del sábado venidero, sólo dispondrán de dos días para tragar las emociones y preparar una vuelta de octavos de Champions ciertmente resbaladiza.

Y es que, regresando a aquel 13 de febrero en el que vencieron -y nada más- en los Países Bajos, se atisba un problema secundario, que no baladí, que ha sdo recordado este martes por la UEFA. En el minuto 88 de aquel evento, Sergio Ramos cometió una falta sobre el delantero Dolberg, siendo castigado con tarjeta amarilla. El Ajax se empeñaba en dibujar una traca final que hiciera matizar la cosecha del vigente campeón de Europa. No obstante, Marco Asensio había firmado el 1-2 segundos antes.

Pues bien, Courtois cerraría el resultado y el colegiado pitó el final. Pero ahí no acabó la cosa. El capitán merengue cometería un error impropio de su estatus en la zona mixta. Un fallo que redundó en la percepción de haber sentenciado el pase a cuartos -concepción del todo imprudente- y, con ello, de poder permitirse no jugar en la vuelta. El sevillano dijo a los medios de comunicación lo siguiente: "Viendo el resultado mentiría si dijera que no la he forzado. Es algo que tenía presente y no es por subestimar al rival, ni pensar que la eliminatoria se ha pasado. En el fútbol te toca tomar decisiones complicadas y lo he decidido así".

Advertido por lo grosero del error, tomaría sus redes sociales casi de inmediato para intentar redirigir sus declaraciones previas. Escribiría esto: "En un partido son muchas tensiones, muchas sensaciones y muchas pulsaciones. Hay que tomar decisiones en segundos. Lo mejor de hoy es el resultado. Lo peor, no poder estar en la vuelta junto a mis compañeros por un lance del juego. Quiero dejar claro que me duele más que a nadie, que no he forzado la tarjeta, como tampoco lo hice contra la Roma en mi anterior partido de Champions, y que apoyaré desde la grada como un hincha más con la ilusión de poder estar en cuartos. #HalaMadrid".

Pero la UEFA no tragó. El organismo gestor del fútbol europeo ha expuesto que el mismo 14 de febrero abrió una investigación disciplinaria a Sergio Ramos por las declaraciones mencionadas con anterioridad y este martes ha publicado, ha través de su Comité de Disciplina, que ha dado el sigueinte paso: ha comunicado la apertura de un procedimiento disciplinario al defensa por "recibir una tarjeta amarilla a propósito". Esa es la acusación que pesa sobre el jugador.

La Comisión de Control, Ética y Disciplina de la UEFA tratará el asunto este jueves, 28 de febrero. Sobrevuela desde este día la sospecha de una sanción de dos partidos. Cabe recordar que Ramos estaba siendo el elemento clave del esfuerzo defensivo madridista en sus duelos ante Barça y Atlético y que ya fue inhabilitado por la UEFA en 2010. En aquel entonces, eln sevillano tuvo que pagar 20.000 euros por forzar una amarilla también contra el Ajax. Él, Mourinho y otros tres jugadores (Xabi Alonso, Dudek e Iker Casillas) tuvieron que pagar por haber confabulado para que el zaguero y el mediocentro forzaran sendas amonestaciones.

El 5 de marzo, próximo martes, el bloque de Chamartín se las tendrá que ingeniar para sobrevivir a sus fantasmas familiares y para contrarrestar el ardor y la motivación de un sistema neerlandés que ya hizo daño al coloso en la ida. Ramos verá el duelo desde el palco, rezando para que su "decisión complicada" no le cueste la temporada al club y, asimismo, esté en condiciones de participar de los consiguientes cuartos de final sin peligro de perderse más eventos por amonestaciones. Queda en manos de la UEFA -que ya ha sancionado a otros futbolistas con más de un partido, aunque el colegiado no reflejara en el acta la voluntad de ser amonestado- y del desempeño de sus compañeros. Caer en octavos tras haber vencido tres Ligas de Campeones consecutivas sería un peso demasiado potente para el nacido en Camas.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es