27 de junio de 2019, 6:58:25
Deportes

SEMIFINAL - VUELTA | 21:00 - LA1


Copa. Messi aterriza en el 'Clásico' para medir las dudas de Real Madrid y Barcelona

Diego García

La irregularidad de ambos bloque se pondrá en juego con favoritismo culé y por un billete a la final copera.


El Real Madrid se juega la temporada en la semana que va de este martes al próximo, 5 de marzo. En ese trecho se medirá dos veces al Barcelona y una al Ajax. Es por eso que se considera este desenlace de febrero como la montaña más complicada que han tenido que enfrentar los merengues desde que iniciaran su recorrido en verano. Porque el riesgo de quedar apeados de la final de Copa, de la candidatura al título liguero y de los cuartos de final de la Liga de Campeones es real. El mes que atestiguó la legitimidad de Santiago Solari puede corroborar la sospecha que ha perseguido a sus futbolistas -falta de atención táctica y compromiso con el colectivo-.

El efecto dominó sería accionado este miércoles por el coloso catalán, que visita el Santiago Bernabéu irregular pero más ganador que su némesis. Y con mucha menos presión y urgencia. Lideran LaLiga con una efectividad estadística industrial que tomó cuerpo en el 2-4 detonado en el Pizjuán en base a un Lionel Messi que habría recobrado el estadio de cocción adecuado justo a tiempo -triplete y asistencia hace días-. La motivación por arrancar a los capitalinos de dos competiciones en sólo cuatro días es demasiado golosa.

Por ello, el trabajo de Solari ha alcanzado su punto de máxima complicación. Trabaja el argentino con un margen de maniobra muy precario y con un hacinamiento de partidos que obliga, necesariamente, a repartir descansos. Pues, más allá del factor anímico que desemboque de esta doble ración de 'Clásicos', el Ajax demostró en Amsterdam que puede dañar a los de Chamartín -y en este combate ante los juveniles y rebeldes neerlandeses no competirá Sergio Ramos, única pieza defensiva demostrada de garantías en el presente-. A falta de confirmación en el mismo día del evento -en el que hará un descarte- se ha sabido que ha suprimido a Isco -mermado tras su lesión-, Brahim, Mariano y Vallejo.

El 'Indiecito' habrá de elegir entre el 4-4-2 controlador, con Carvajal y Lucas Vázquez en la banda diestra equilibrada, o el 4-3-3 vertical, con un Bale que ya ha dado muestras públicas de enfado por sus suplencias. Gestionar el valioso 1-1 logrado en la ida, en el Camp Nou, y mantenerse cohesionado con y sin pelota, entregando a Vinicius, Benzema y Modric la potestad del desequilibrio en estático; o replegar y volar, buscando sangrar la insistente faliblidad azulgrana tras pérdida. Navas, Ramos, Casemiro, Kroos y Karim constituyen la estructura segura, con Reguilón y Marcelo disputándose el lateral zurdo y Asensio llamando a la puerta. En todo caso, más allá de los esquemas y la nómina, el que fuera extremo zurdo en la Novena sabe que su labor primordial es convencer a sus subordinados de entregarse por completo a lo coral. Con la intensidad y la seriedad tocando ratios absolutos. Si no, la supervivencia (en Copa y en el resto de torneos con opciones de gloria) empezará a resquebrajarse en esta visita culé.

Y si la tribuna local se aferra a la motivación selectiva de sus futbolistas -esa que les ve perder en casa contra el Girona y arrollar al Atlético en el Metropolitano, en siete días-, la visitante espera que la concentración de todos su peones -también guadianesca- valga para amarrar al contragolpe madridista y domar el tempo desde el comienzo. Porque quieren extender su monopolio copero -cuatro trofeos concatenados- más que nunca: ante su enemigo íntimo y en Concha Espina. Ya han estado en esta situación y conocen cómo desesperar a los locales. En elaboraciión o en vuelo. Pero siempre con Messi.

La ausencia de 'La Pulga' infuyó sobreamenra en el resultado de la ida. Esa es la convicción que dispara la confianza de una delegación barcelonesa que va con todo su arsenal. Ernesto Valverde sólo ha dejado en casa a los fichajes invernales Boateng y Murillo. El resto de los disponibles forman parte del escuadrón liderado por Messi -que viene de festejar el hat-trick número 50 de su currículo-, Luis Suárez, Busquets, Piqué, Jordi Aba y Rakitic. A pesar de la pérdida de fuelle que bien podrían acusar. No obstante, el 'Txingurri' está en la obligación de preponderar los esfuerzos. Eso sí, su cita continental no asoma hasta mediados de marzo. Con lo que es probable que queme las naves ya en Copa. Su condición de puntero liguero no sufriría merma si caen el sábado en el mismo césped de la cita de este miércoles.

Eso significaría que si Arthur no está del todo sano, Sergi Roberto saltaría a la medular, con Semedo por detrás. Esa rocosa y punzante banda diestra arroparía el riesgo de Alba por la izquierda, con Lenglet en el centro de la zaga y Ousmane Dembèlè amaneciendo como posibilidad sobre un Coutinho y Malcom venidos muy a menos. La otra variante en el libreto pasaría por arrinconar el timón y guerrear desde el físico y el tú a tú, con Arturo Vidal o Aleñá en el ecuador del terreno. Las dos filosofías (bajo el molde del 4-3-3) caben en un camarín que se sabe en ventaja anímica y de contexto. Mas, si descuidan su cierre y la unión de sus líneas se les complicará la puesta en práctica de la seguridad de salir con más de un gol a su favor.

Con todo, sobre el tapete vuelve a quedar un ajedrez en el que la energía y la tensión competitiva repiten como ingredientes fundamentales. Con la tremenda calidad presente como guinda, no como cimiento. Hace tiempo que el Barça no amontona minutos en posesión de la redonda por inercia, volviéndose tan versátil como los merengues. Y en este intercambio de dobles caras y juegos de espejos los focos apuntan a Messi, el patrón único ante la incomparecencia de Cristiano Ronaldo. El astro corre únicamente a cuenta de los visitantes, aunque sin él le endosaran un 5-1 en la colisión que sentenció a Julen Lopetegui. Ahora le toca a Solari demostrar que su respingo goza de argumentación consistente. Bordeando el abismo.


- Alineaciones probables

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Varane, Sergio Ramos, Reguilón; Casemiro, Kroos, Modric, Lucas Vázquez o Bale, Vinicius, Benzema.

Barcelona: Ter Stegen; Semedo, Piqué, Lenglet, Alba; Busquets, Sergi Roberto, Rakitic; Messi, Suárez, Dembélé o Coutinho.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es