24 de septiembre de 2021, 16:41:14
Deportes

ATLETISMO


Europeos. Husillos cumple con una medalla de plata y récord en los 400 metros

EL IMPARCIAL

El atleta que lidera la delegación española en Glasgow cosechó la primera medalla nacional en la cita.


Óscar Husillos se dio este sábado un merecido tributo. Saltó a la pista en la final de los 400 metros de los Europeos en pista cubierta que se están celebrando en Glasgow con la firme intención de hacer podio. Así lo había avanzado con sus palabras y sus piernas le dieron coherencia al discurso. No sólo eso: se proclamó subcampeón continental y batió el récord de España con un crono de45.66. Sólo el noruego Karsten Warholm, actual campeón del mundo y de Europa de 400 m vallas pudo contener al español, que logró con esa plata la primera presea para la delegación nacional desplazada a Escocia.

El relato de la carrera expone que Warholm, astuto, tomó en cabeza la calle libre y cruzó los 200 metros con un tiempo de 21.35 segundos. Despegaría y evidenció su superioridad al escaparse y gestionar la ventaja de manera firme e industrial. Sin opciones, Husillos mantuvo el ritmo y la concentración para confirmarse como el plusmarquista español. Batió su propia marca, el 45.69 que había firmado el 2 de marzo del año pasado en semifinales de los Mundiales de Birmingham. El neerlandés Tony Van Diepen, también con récord nacional (46.13), completaría el podio.

Pero esta plata tiene algo de catarsis para el palentino. Porque este domingo se cumplirá un año desde que fue descalificado en la final dela mencionada cita mundialista británica. En Birmingham sufrió uno de los palos más grandes de su exitosa carrera: ganó el oro en el 400, con una marca imperial (44.92 segundos), pero los jueces anularon su resultado y le inhabilitaron por entender que había pisado levemente la raya a su izquierda. Perdió la gloria y la plusmarca continental vigente en las últimas tres décadas.

"Lo pasado, pasado está, no hay que darle más vueltas", decía Husillos en estas semanas, como queriendo borrar de su mente ese capítulo y centrarse en lo inminente, en estos Europeos de Glasgow. Afirmó que arribaba a la prueba escocesa con cinco semanas menos de preparación que el año pasado en los Mundiales, pero aseguraba que "no tengo miedo a nadie, son rivales a los que ya he ganado". El problema es que esa actitud sin complejos fue virada el viernes.

En la primera ronda ganó pero sintió "pesadez y nervios". Los fantasmas de Birmingham estaban presentes. Admitió que sintió en su serie haber sufrido cierto atenazamiento. En cambio, con el correr de las horas mejoraría en sus sensaciones y en la primera semifinal se impuso con marca del año (46.31). Estaba relanzado. En la lucha por la medallas, en la que también participaría Lucas Búa, clasificado aquí por tiempos, su pronóstico le hacía ver superior únicamente a Warholm, autor de dos cronos sensacionales en 2019 (45.56 y 45.95).

Ya puestos en faena, el palentino devenido en emblema presente del atletismo español, salía por una buena calle -la sexta- y fue progresando hasta entregar la octava medalla en 400 metros para España en la historia. Búa, que le tocó partir desde la primera calle -tragando la obligación de frenar en las dos curvas cerradas antes de llegar a al calle libre-, finalizaría fuera del podio, aunque dio la cara. Y pasada la accción, Husillos pasaría por los micrófonos para diseccionar lo vivido.

"En los tacos de salida me he dicho: sé tú mismo, el Óscar del año pasado. He superado los momentos malos que he tenido al principio de temporada, pero aquí, en semifinales y la final han sido dos buenas carreras tácticas. Siento que he hecho lo que tenía que hacer. El peso de la descalificación de Birmingham no se me va a quitar nunca de encima. El año pasado en Berlín (Europeos al aire libre) llegué bien de forma pero la cabeza me jugó una mala pasada y no quería que me pasara lo mismo aquí", confesó.

Proseguiría su análisis señalando que "mi entrenador (Luis Ángel Caballero) me tranquilizaba porque siempre habíamos llegado bien al campeonato de España y le sigo haciendo caso, hacemos una buena pareja". "Hoy era imposible arrebatarle la calle libre (al ganador) porque un esfuerzo excesivo me hubiese mermado mucho al final, y he hecho la estrategia perfecta: ponerme detrás e intentar aguantar en los metros finales. Celebraré la medalla como me deje el cuerpo. Ya llevo tres carreras aquí y mañana haré una cuarta (el relevo 4x400). Veremos lo que sucede en la final con mis compañeros", remató.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es