20 de septiembre de 2021, 21:46:33
Deportes

ATLETISMO


Europeos. Ana Peleteiro, histórica: oro y récord en triple salto

EL IMPARCIAL

La joven saltadora se confirma como una de las referentes del atletismo español.


La última jornada de los Europeos de atletismo en pista cubierta arrancaron para España con una de las alegrías de este fin de semana. El Emirates Arena de Glasgow vio tocar el techo a Ana Peleteiro. Con 23 años, la gallega se impulsó hacia el oro en triple salto con una marca de 14,73 metros. Este registro constituye un nuevo récord dentro del rango nacional y colocó a la saltadora en lo alto del podio escocés. De un plumazo, sacó el roo y borró la plusmarca anterior, que cumplía una docena de años (la firmó Carlota Castrejana, 14,64, el 4 de marzo de 2007).

Lo nunca visto en triple salto por el deporte español. Así se resume la gesta que ha corroborado las expectativas que se granjeado una Peleteiro que viene de ser campeona del mundo júnior con 16 en Barcelona 2012 y medallista de bronce en los últimos Mundiales bajo techo en 2018. Su salto imperial, inaudito en pista cubierta o al aire libre bajo la firma de una atleta nacional, dejó en la stacada a la griega Paraskevi Papahristou (14,50), plata, y a la ucraniana Olha Saladukha (14,47), bronce.

Llegaba a la cita por las medallas Peleteiro con la cuarta mejor marca en las semifinales (14,15). Este hecho, combinado con que sólo tres atletas alcanzaron la marca de acceso directo a la final (únicamente Saladukha, Papahristou y la portuguesa Susana Costa pasaron del 14,20 exigido), rebajó la euforia de la saltadora española, que entró en escena con precaución pero condiando en sus posibilidades. No obstante, era la favorita por vez primera: tenía los mejores saltos de 2019 (firmó un 14,51 reciente), aunque la ucraniana hubiera ganado el oro en un Mundial y en unos Europeos.

Y, asimismo, el listó que marcaron las participantes en la final dominicial activaron a la española de inmediato. Papahristou abrió su serie asustando, con un salto de 14,50 metros, mientras que la Patricia Mamona respondería con un 14,43. Se había encarecido el podio al tiempo que Peleteiro se estrenaba con dos nulos. Tuvo que calcular los esfuerzos, pues sufrió una leve tendinitis en la reunión de Madrid y llegaba alto tocada. "Si hago bien el salto no me molesta, y la cabeza está bien, que es lo importante", confesó en la previa. Y en su tercer intento ascendió al primer puesto con un vuelo de 14,56 metros. El mejor salto de su trayectoria deportiva.

Si bien había dejado claro que no pensaba en el récord nacional, ese impulso la dejó a sólo 8 centímetros de la marca de Castrejana. Y en su cuarto salto remató la faena con unos 14,73 que trasladaron la presión a las demás competidoras. Ese sello sería inaccesible y pondría la guinda al segundo evento que ha completado en este año -el otro fue el del 2 de febrero en Karlsruhe, cuando venció a la campeona mundial, la venezolana Yulimar Rojas, con el récord personal de 14,52-. Se quitó la espina de los bronces del precedente Mundial en sala y en los Europeos de Berlín 2018 al aire libre.

Tras festejar su hito, Peleteiro pasó por los micrófonos y admitió que sus molestias en el pie la han mermado su preparación. "He tenido un mes muy difícil, pero mi entrenador (el cubano Iván Pedroso) siempre me dice que no piense en eso, que cuanto más piense más me va a doler, y siempre tiene razón. Hemos tenido que cambiar algo la técnica porque para que no me doliese tenía que entrar de una forma diferente, así que estoy muy contenta de haber superado algo como lo de hoy", reflexionó.

"Cuando vea el vídeo de ese cuarto salto me va a dar vergüenza porque he dado un espectáculo que parecía un machote, pero soy así, y además eso también amedrenta a las rivales. Nunca se está relajada en una final. El primer salto no me gustó, sabía que me había ido de boca. Estaban saltando todas un montón pero saqué el nervio gallego que tengo ahí dentro y me salió bien. Pero el triple son tres saltos. A poco que mejores en la carrera, un poco que mejores en el primero, otro poco en el segundo, ya te vas en el tercero, con esta pierna izquierda que está muy fuerte", prosiguió.

Preguntada por la extraordinaria mejora de hasta 22 centímetros en su marca personal, expuso que "como dice Iván (Pedroso), todo lo que viene conviene. En Berlín me fui con mal sabor de boca, pero en octubre volví con ganas, muy concentrada, trabajando mucho en los entrenamientos y eso me ha dado mucha seguridad en mí misma. He crecido mucho mentalmente. Tengo un coraje que antes no tenía". Complacida, sabe que no se ve tope en su progresión y quiere disfrutarlo. Pero no se deja llevar por el cortejo del éxito de este domingo.

"Sé que no soy mejor que nadie, pero también sé que nadie es mejor que yo. Mira mi chico (el portugués Nelson Évora), que es campeón olímpico, del mundo y de Europa. Siempre era el más bajo, no era el más rápido, no era el que mejor primero tenía, ni el segundo, pero ganaba. Siempre me decía: 'Yo no era el mejor en nada, pero juntando todas las cosas, ganaba'. Si sabes utilizar todas tus armas juntas, eres imparable. Yo aquí me veía poca cosa, comparada con estas, pero sé que tengo 23 años y estoy empezando. Los 15 metros es algo que está en mi mente y en la de mi entrenador. El día que lo salte me veréis con una sonrisa más grande del mundo, pero tiempo al tiempo. Las mejores no lo hicieron con 23 años. No tengo prisa", recalcó.

Y reconoció su nerviosismo antes de la competencia. "He dormido fatal. Me despertaba a todas horas y no he podido comer tan temprano. Tomé una cucharada y casi la vomito. Estaba ahí con Orlando (Ortega), que se partía el culo de risa. Pero el hecho de ser a las 10 de la mañana nos ha dado un protagonismo que no hubiera tenido por la tarde. Siempre que vengo a Inglaterra me voy contenta", admitió, antes de despedirse aclarando de cara a los Mundiales de Doha que "primero, esperemos llegar allí sanas y salvas, y luego ilusión, muchas ganas y mucha hambre de seguir creciendo. Para eso entreno y por ahora me está yendo bien. Hay que seguir así, cuidándose y rodeada de los mejores". Ya tiene su hueco en la historia.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2021   |  www.elimparcial.es