26 de junio de 2019, 8:41:14
Deportes

BALONCESTO


NBA. Arranca el penúltimo tren triunfal del humanizado Pau Gasol

EL IMPARCIAL

El español ha recalado en los Bucks en casi su carticho final para lograr un tercer anillo.


Cero puntos, dos rebotes y una asistencia en cinco minutos de juego. Esa es la primera tarjeta firmada por Pau Gasol en su aventura en los Milwaukee Bucks. En su debut, el español compitió sólo un puñado de tiempo, más de cara a ahondar en la ilusión que ha generado su fichaje en la franquicia de Wisconsin. Debutó este martes en la derrota de los suyos en Phoenix (114-105) sin poder mostrar algo del arsenal que el catalán espera aportar al equipo con más victorias de todo el campeonato.

"(Estoy) muy ilusionado de iniciar nueva etapa en una franquicia de la altura de los Bucks. Soy un jugador de equipo y afronto este nuevo reto con el compromiso y la motivación de aportar valor y colaborar al máximo en lograr el sueño de los aficionados: luchar por el anillo", expuso en la redes sociales horas antes, cuando se hizo oficial su aterrizaje. El sábado se había despedido de los Spurs de este modo: "Ha sido un sueño jugar para una de las franquicias más exitosas de la NBA y un honor ser parte de la familia Spurs. Estoy inmensamente agradecido al personal, al equipo, a los entrenadores, a RC (Buford, manager general del equipo) y Pop (su entrenador). Y a los aficionados por hacer este lugar tan especial".

"Jugó 168 partidos, con un promedio de 10.0 puntos, 7.4 rebotes, 3.2 asistencias y 1.59 bloqueos en 33.5 minutos y estamos agradecidos por sus contribuciones en la cancha, en el vestuario y en nuestra comunidad", remarcaba la franquicia tejana en boca del preparador legendario Gregg Popovich. El futuro seleccionador de Estrados Unidos calificó a Pau como "un individuo excepcional y mejor profesional". Mas no negó que el pívot zurdo no acabó de ajustarse a las necesidades de una estructura en transición.

El 1 de marzo comenzó a tomar cuerpo el rumor de la salida de Pau. La ESPN avanzó que el jugador decidió ejercer la rescisión de contrato para quedar liberado y optar a ganar un huyeco en la plantilla de los líderes de la Conferencia Este. Los Bucks necesitaban encontrar un suplente consistente a Brook López -Thon Maker salió a los Pistons y la opción de Gortat se les complicó- y los Spurs sacarse de encima el tercer contrato más caro de su camarín (después de los de LaMarcus Aldridge y DeMar De Rozan. Por tanto, Gasol, que quedó consternado después de no haber sido traspasado, cortó por lo sano justo a tiempo -ese primero de marzo se cerraba el plazo para ser dado de baja y fichar por un equipo que juegue playoffs.

Shams Charania, de The Athletic, ha publicado que el emblema español ha renunciado a los 2,5 millones de euros que los tejanos debían abonarle en concepto de la ruptura del contrato. Le restaban 20 millones por cobrar entre lo que quedaba de este curso y la siguiente temporada. Mas, pesó más el interés deportivo de un jugador de 38 años que lleva viendo cómo languidece su carrera en la NBA alejada de la pelea por al enillo desde que saliera de los Lakers. Y su lugar en los Spurs, tras lesionarse con fractura por estrés en el pie izquierdo, había quedado reducido al rol de extra, por detrás del joven austríaco Jakob Poeltl, de 23 años. Estaba firmando sus peores promedios desde que se estenara en Memphis, hace 18 años (4,2 puntos y 4,7 rebotes en 12,2 minutos por partido).

El dos veces campeón de las Finales había sido explícito desde antes del arranque de curso en torno a su ambición competitiva, todavía fresca. En la presentación de su libro, 'Bajo el aro', en septiembre, el pívot reflexionaba lo siguiente: "Con 38 años no puedo jugar 35 minutos, como hacía hace diez años, y meter 25 puntos y 10 rebotes cada partido. Eso no es real, tienes que ser consciente, tener capacidad analítica y tener los pies en el suelo, controlar tu ego y emociones". "Afronto una temporada diferente con sus alicientes, retos y dificultades, con la idea de seguir teniendo un papel importante dentro del equipo, de aportar todo lo que pueda y sobrepasar espectativas tanto a nivel individual como de equipo", remarcó.

Ese último deseo de relevancia no se cumpliría y el 22 de febrero admitió que "sí es decepcionante, soy un competidor y si tengo salud quiero jugar y quiero aportar. La realidad es que la liga está cambiando mucho. Se está llevando un juego de muy pequeños. Es difícil ver equipos con dos grandes en la pista. Eso limita mucho las opciones para los jugadores grandes". "Aún así, creo que puedo seguir contribuyendo a un alto nivel y apoyando a mi equipo y eso es lo que espero que suceda pronto", se resignaba en el duelo en el que su equipo acyó en Toronto. Con su hermano Marc habiendo estado presente en el otro banquillo, recién convertido en el traspaso estrella de los canadienses. Pau no jugó ni un sólo minuto aquel día.

Ver esta publicación en Instagram

Today, I bid farewell to the @spurs. It’s been a dream to play for one of the most successful franchises in @NBA history & an honor to be part of the Spurs family. I am immensely grateful to everybody, to every member of the staff, to all my teammates, to all the coaches, to RC and Pop. But above all, to the fans for making this place so special. Thank you! #GoSpursGo! Hoy, me despido de los @spurs. Ha sido un sueño jugar para una de las franquicias más exitosas en la historia de la @NBA y un honor ser parte de la #SpursFamily. Estoy inmensamente agradecido a todos los miembros del staff, a todos mis compañeros de equipo, a todos los entrenadores, a RC y Pop. Pero sobre todo, a los aficionados por hacer este lugar tan especial. ¡Gracias! #GoSpursGo

Una publicación compartida de Pau (@paugasol) el

"Estoy perfecto físicamente, por lo que ha sido una decisión técnica, ni más ni menos", retieró, visiblemente enfadado ante la situación. Tras perderse 26 partidos por lesión y haber vuelto a jugar el 1 de enero (cinco minutos, y muy ovacionado por el AT&T Center), nunca recuperaría el protagonismo que, por otro lado, no tuvo casi desde que llegó a los Spurs procedente del agujero negro de los Bulls. Popovich ha temrinado por declarar sobre la tesitura que "no jugar fue muy duro para él, pero fue muy útil para todos de forma constante".

Y, aunque parezca contradictorio, no es espera que los Bucks entreguen a Pau un rol diferente al de aportar sin jugar. Su anatomía no está en consonancia con la exigencia de la liga y no ha destacado por su defensa en su trayectoria deportiva, con lo que su importancia en la pista en la post temporada no le verá pasar de un monto de minutos proporcional al descanso que los técnicos quiean darle a López -devenido en pívot triplista-. Aún así, la posibilidad de volver a competir en unas Finales y pasar a la historia de una franquicia que tiene en su legado a Oscar Robertson y Abdul Jabbar es muy golosa. Pero no es sencillo que Gasol siga a partir de verano en este equipo. Probablemente habrá de salir al mercado de agentes libres, ya que sigue apartando la posibilidad de desembarcar en Europa.

El relato marca que Mirotic le acabó convenciendo. El balcánico había llegado a los Bucks traspasado en la ventana invernal y acercó posturas para que el talento y, sobre todo, la experiencia en duelos por el titulo, del catalán se unieran al plan diseñado por Mike Budenholzer y alimentado por Giannis Antetokounmpo y su red de tiradores. "Sin duda Pau dentro del vestuario va a ser clave para conjuntar a todos. Es el único de la plantilla que ha ganado un anillo. Necesitamos eso. Y a él le queda mucho por dar. Va a tener un impacto también dentro de la cancha. Se adapta rápido", reflexionó Mirotic. Este tren ya ha partido y en el horizonte siguen estado otro par: el Mundial de septiembre y los Juegos Olímpicos de Tokio 2020. Mas la ausencia de complacencia y el gusto por el riesgo y lo nuevo siempre han caracterizado al mejor jugador de baloncesto español de todos los tiempos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es