20 de septiembre de 2019, 10:38:28
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. Arranca el Mundial y Lorenzo asume que está en un punto de inflexión

EL IMPARCIAL

El piloto español espera que esta aventura le depare un regreso a la cima del motociclismo.


La larga y tensa carrera por acortar los plazos de recuperación en sus respectivas lesiones se ha terminado para Marc Márquez y Jorge Lorenzo. El Mundial de MotoGP arranca este fin de semana en Catar. El 10 de marzo, inminente, marcará el verdadero estado de forma de los componentes del 'Dream Team' que ha forado Honda en la apertura del calendario. Tras las probaturas en los test y entrenamientos oficiales, el trabajo silente en el gimnasio y la preparación mental, ha llegado el momento de rendir con independencia del contexto físico coyuntural.

Márquez quiere abrir fuego venciendo en Losail, para dejar claro desde temprano que no quiere tener rivales en la consecución de su sexto título en la categoría reina. Y Lorenzo está ansioso por demostrar su clase sobre una moto y estructura gandoras, tras el parón que ha significado su estancia en Ducati. El primero se operó el hombro izquierdo el 4 de diciembre y su rehabilitación ha tardado más de lo espero, si bien ha dado por zanjada la molestia esta misma semana. Y el balear, en su caso, se fracturó el escafoides en la mano izquierda en enero y llega justo, mas su hambre de reivindicarse no le limitará su ambición.

Con motivo de la subida del telón de la temporada, Honda ha entrevistado a sus pilotos y ha compartido con el planeta las declaraciones consiguientes. De esa filmación sobresale el punto de vista ofrecido por Lorenzo. El tres veces ganador del Mundial de MotoGP ha resaltado que "es una nueva era para mí y para el equipo; es un momento especial pilotar para el equipo Repsol Honda. Estoy preparado para darlo todo y conseguir el mejor resultado posible con Honda".

Ver esta publicación en Instagram

Well, can we start? 😏 #JL99 😈 #HRC #QatarTest

Una publicación compartida de Jorge Lorenzo (@jorgelorenzo99) el

"Durante la pretemporada me he imaginado en la parrilla de esalida del domingo, aunque desgraciadamente no esté al máximo con la moto. Pero de todos modos creo que podemos conseguir un buen resultado en Catar", añadió antes de subrayar que "tengo todo para luchar con los mejores dentro de un poco más de tiempo. Sé que podemos alcanzar la excelencia". Y habla Lorenzo de punto de inflexión en su trayectoria deportiva. Y pide tiempo para aferrarse a la cima de nuevo.

Márquez, por su parte, emana optimismo. "Este invierno ha sido diferente debido a la operación, que me ha obligado a trabajar mucho para llegar en las mejores condiciones a la primera carrera del año. Y en el último test me sentí mucho mejor que en el de Malasia y ahora puedo decir que estoy casi al cien por cien. Honda se ha esforzado mucho en mejorar la moto y en los entrenamientos nos sentimos fuertes, especialmente en un circuito que normalmente no es de los mejores para nosotros, pero tenemos que seguir mejorando", planteó.

La estrella de Honda, que compartirá equipo por vez primera con un piloto dispuesto a discutir su hegemonia -tras el rol secundario asumido por Dani Pedrosa-, no entiende de excusas y contempla la carrera inicial de 2019 como un debut en el que triunfar. "La carrera de Catar siempre es especial, no solo por ser la primera, sino también por las condiciones. Tendremos que prestar atención a la temperatura y tenerlo todo en cuenta antes de la carrera", remarcó.

Ver esta publicación en Instagram

📍Doha 🇶🇦 #QatarGP

Una publicación compartida de Marc Márquez (@marcmarquez93) el

La dupla española en Honda parte como aventajada en las apuestas, pero la competitividad de la categoría aparenta averse reforzado. Ducati se guardó las cartas, mas todos consideran que Andrea Dovizioso, piloto franquicia italiano del momento, estará muy arriba. Valentino Rossi tendrá que luchar para llevar a su Yamaha lejos, del mismo modo de un Maverick Viñales que regaló sensaciones consistentes y ambiciosas como para pugnar por lo alto del podio inaugural.

Pero tanto el español como 'Il Dottore' se quejaron de falta de velocidad punta. Su rendimiento y el de las Ducati es una incógnita, del mismo modo que la anatomía de Márquez y Lorenzo podría jugárles una mala pasada. En ese paisaje cabe contar con la irrupción de nombres como Alex Rins ilusiona al motociclismo español. En su hoja de ruta está ganar al menos una carrera y no se pone techo. Compartirá equipo con Joan Mir, otro debutante que sólo ha pasado un año por Moto2 y que se medirá a Bagnaia, Quartararo u Oliveira en lo relativo al reconocimiento como mejor novato del año.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es