17 de noviembre de 2019, 5:54:33
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. ¿Por qué se cuestiona la victoria de Ducati y Dovizioso en Catar?

EL IMPARCIAL

El italiano ganó la carrera en un final muy ajustado con Marc Márquez.


El Mundial de MotoGP 2019 se ha abierto con el Gran Premio de Catar. Lo hizo con un desenlace maravilloso en el asfalto de Losail. Como si se tratara de una reproducción de lo visto en 2018, Andrea Dovizioso y su Ducati Desmosedici GP19 y Marc Márquez y su Repsol Honda RC 213 V volvieron a jugarse la victoria en la recta final. Los dos cuerpearon por el primer escalón de podio, llegando a rebajar la distancia entre ambos registrada hace doce meses.

Dovizioso ganó en los dos apretados finales. Hace un año sacó 27 milésimas a Márquez y esta vez el italiano venció por un margen de 23 milésimas. El español y vigente campeón, aquejado todavía de la rehabilitación de la operación de hombro a la que se sometió en diciembre, brilló por su clase y por su coraje, ya que se "tiró a por todas" en la curva postrera y a lo largo de todo el fin de semana, llegando a caerse varias veces en las clasificaciones sabatinas.

El caso es que Ducati y su piloto estrella, ese al que eligieron arrinconando hasta la expulsión a Jorge Lorenzo, cantaron victoria. Habían escondido las mejoras en la evolución de la moto durante todos los test de pretemporada y ya lo avisó Marc -"cuando llegue la primra carrera estarán preparados para estar ahí arriba"-. La predicción del catalán se cumplió, si bien su redimiento a bordo de la Honda fue tan bueno como para estrechar las distancias todavía más en este circuito que inauguró la actividad.

Pero, en este Gran Premio en el que ilusionaron Alex Rins y la Suzuki GSX RR -lideró la prueba y acabó cuarto por un error de ambición, siendo su compañero y debutante Joan Mir, octavo-, la polémica saltaría a la palestra. Y es que todos los fabricantes, salvo Yamaha, elevaron una protesta a la organización de carrera por considerar que Ducati había usado una pieza ilegal. En concreto, un elemento aerodinámico situado en la parte posterior de la quilla de las Desmosedici.

Esa pieza estaba ahí, visible, en la moto que dio el triunfo a Dovizioso en Losail. Y los fabricantes argumentaron en su queja ante Dirección de Carrera que la dichosa pieza bien podría ser usada por la escuadra transalpina para ralentizar el enfriamiento del neumático o, incluso, para evitar un recalentamiento acelerado -ya que desviaría el aire caliente proveniente del carenado de la moto, tras pasar por el motor-. En todo caso, la polvareda estaba aramada y si la protesta era admitida podría constituir una penalización para la fábrica y para el piloto. La victoria quedaba en suspenso.

Finalmente, Dirección de Carrera, tras una serie de pesquisas realizadas todavía en el circuito, entendió que las reclamaciones presentadas por todas las fábricas menos Yamaha (Honda, Suzuki, Aprilia y KTM) por esa suerte de alerón trasero em la moto de 'Dovi' debía ser denegada. Según la consideración del organismo, la presencia de esa pieza no representaba ninguno de los dos beneficios aventurados por los equipos enfadados. Y los de Borgo Panigale celebrarían, finalmente, su triunfo.

Marc Márquez compareció sin dar importancia al tema. Habló de "dulce derrota" porque "es un circuito en el que sufrimos y si me hubiesen dicho el jueves que me daban veinte puntos hubiese firmado, hemos cogido veinte puntos en un circuito de los que nos cuesta y hemos sabido sufrir". "Estas carreras son muy de cuerpo a cuerpo, en las que hay que pensar mucho encima de la moto -que dijo es uno de sus fuertes- y si encima es en un circuito de los que me gustan pues entonces mucho mejor", prosiguió.

"El equipo me ha dado una moto que me permitía pilotar bien aunque era un estilo de pilotaje completamente distinto al mío, pero me ha permitido salvar un fin de semana y sobrevivir con veinte puntos", recalcó, tras asegurar que había sufrido problemas con el neumático y negarse a valorar la polémica relativa a Ducati. "Nosotros lo que tenemos que hacer es mantenernos delante porque eso será buena señal, pero es curioso que en la pretemporada salen muchos nombres, pilotos con vueltas muy rápidas y luego a la hora de la verdad estamos los mismos, más Valentino", zanjó.

Y Maverick Viñales, el autor de la 'pole' que cometió un error en la salida que le hizo pasar de ser líder a sexto de forma automática, tampoco tocó el tema de la escudería italiana. Se limitó a entonar el mea culpa. "No hay excusas. Ayer pudimos hacer unos tiempos espectaculares y hoy no los hemos podido repetir, así que hay que trabajar duro, extraer los datos de la moto y ver que ha sucedido. Hay que mejorar todo en general. Está claro que todavía quedan puntos a mejorar, pero estoy contento porque he ido rápido en la pista, aunque el resultado mosquea, porque podría haber estado delante luchando con ellos, y por ciertas razones no he podido estar. Pero es así. Es lo que hay, no hay más, pero no hay excusas ya que ayer nos fuimos a dormir siendo los mejores", remató.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es