26 de junio de 2019, 12:11:59
Mundo

BREXIT


Londres anuncia "cambios legales" para el pacto con la UE

EL IMPARCIAL

Theresa May se reúne con Jean-Claude Juncker en Francia.


En medio de una negociación ya en modo contrarreloj, Londres parece haber salvado el pellejo a tiempo. Este lunes, a última hora, David Lidington, "número dos" del gabinete de la primera ministra, Theresa May, ha hecho público el acuerdo alcanzado por el Gobierno británico con la Unión Europea (UE). Un pacto que establece "cambios legalmente vinculantes" en torno a la desconexión y que, sobre todo, blinda al lado del Reino Unido de cara al 'brexit', ganándose adhesiones internas que necesita para que el texto finalmente sea aprobado.

Y es que el tratado de salida que se someterá a votación, por segunda vez, este martes. Lo hará en la Cámara de los Comunes y llevará adjuntos dos nuevos documentos que fijan que Gran Bretaña no queda "atrapada de forma indefinida" en el mecanismo de salvaguarda diseñado para evitar una frontera en Irlanda del Norte. "Si eso ocurriera, sería una ruptura explícita de los compromisos legalmente vinculantes que ambos lados hemos acordado", explicó Lidington.

Al mismo tiempo que May estaba reunida en Estrasburgo (Francia) con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, su mano derecha en el Ejecutivo señaló que se han arrancado nuevas garantías que "fortalecen y mejoran" el acuerdo que se selló en noviembre. Aquel texto fue rechazado hace dos meses por una amplia mayoría de los diputados británicos, hecho que forzaba a May a alcanzar novedoso pactos con su interlocutor continenal. En medio de las ácidas críticas que le llegaban desde el sector más euroescéptico de su propia formación, el Partido Conservador.

Así las cosas, Downing Street y Bruselas han arribado al acuerdo por un "instrumento legalmente vinculante" que permitirá iniciar una disputa formal en caso de que el Gobierno británico crea que la UE intenta mantener al Reino Unido dentro de sus estructuras de manera indefinida, ha especificado Lidington. "Si, contra todas las expectativas, la Unión Europea actuara con esa intención, nuestro Ejecutivo podría argumentar que esa actitud es una ruptura explícit" del acuerdo ante un panel de arbitraje independiente, defendió la mano derecha de May.

Esa es la cobertura que venía anhelando la cabeza visible del 'brexit' en su batalla por lograr un texto asumible por su bancada. Asimismo, la declaración política relativa a la futura relación entre ambos lados del canal de la Mancha también contemplará una nueva "declaración conjunta" que hará hincapié en el compromiso para acelerar, dentro de los factible, la negociación que arrancará toda vez que el Reino Unido haya roto sus lazos con al Unión Europea.

Asimismo, al final del día, Jean-Claude Juncker anunció, junto a la primera ministra británica, el acuerdo firmado por un nuevo instrumento legalmente vinculante y que blinda más garantías a las dos partes sobre la salvaguarda irlandesa. "Es una póliza de seguros", dijo el mandatario continental, quien remarcó en que el nuevo instrumento "complementa el acuerdo sin reabrirlo". Por su parte, May, que este martes tendrá que defender en casa su revisado texto, expuso que lo que se ha añadido es "jurídicamente vinculante, que es lo que pidió el Parlamento británico".

Este capítulo rompe con la deriva de las últimas semanas, una inercia en la que los líderes de la UE habían descartado reabrir el texto del acuerdo y, con ello, se negaban a rebajar el alcance de la salvaguarda, queprotege los acuerdos de paz de 1998. Ese extremo no permite levantar una frontera física entre las dos Irlandas, así como defiende la integridad del mercado único. En ese decantar, los euroescépticos británicos conservadores han criticado que ese mecanismo dejaría al Reino Unido integrado en las estructuras de la UE hasta que se firme un nuevo acuerdo comercial. Un proceso que podría demorarse durante años y que dificultaría los pactos comerciales con terceras partes.

Pero el nuevo instrumento brotado este lunes parecería aplacar los ánimos y dar a May margen para el optimismo. Hace 105 días rebició una negativa de su Parlamento, ahora espera dar la vuelta al panorama. "Con estos cambios vinculantes queda claro que (la salvaguarda) será temporal y que si se aplicase pues también garantizamos alternativas como también pidió el Parlamento", incidió la primera ministra, al tiempo que Juncker quiso dejar claro que no habrá "tercera oportunidad" si May vuelve a fracasar en la Cámara de los Comunes. "No vamos a negociar más, yo creo que he sido muy claro", sentenció el presidente del Ejecutivo comunitario.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es