23 de mayo de 2019, 16:48:11
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. El debut de Lorenzo con Honda acaba en fisura en la costilla

M. Jones

El balear no pudo rendir del mejor modo y se llegó a caer en varias ocasiones a lo largo del fin de semana.


El invierno ha resultado muy largo para Jorge Lorenzo. Su traumática salida de Ducati, y su profesionalidad, no le permitieron empezar a familiarizarse con la moto de Repsol Honda hasta que empezaran los tets de pretemporada. Pero por el camino sufrió un infortunio que le complicaría todo. Esa lesión reducía su margen de maniobra y le prometía un debut complicado en su nueva aventura, en esa que le tienecomo compañero de Marc Márquez en el equipo más talentoso qhe ha conocido el motociclismo español.

Pues bien, el balear peleó para recortar plazos de rehabilitación, ir estudiando la moto de la mejor forma y llegar al inaugural Gran Premio de Catar con las mejores sensaciones. Y lo lograría, en un esfuerzo obsesivo que mostró su hambre de volver a pelear por el Mundial tras su estancia gélida en la escudería italiana. Había declarado en la semana previa a la prueba en el circuito de Losail que llegaba justo pero que iba a batallar por estrenarse con final feliz en la estructura nacional.

Sin embargo, en la jornada sabatina del primer fin de semana del calendario en MotoGP se caería en dos ocasiones. "La de mañana va a ser una carrera de supervivencia para todos. Lo será sobre todo para mí, porque tengo esta inexperiencia de la moto y ya no estoy sólo dolorido de la muñeca sino también por casi todo el cuerpo", avisó antes de reconocer que "ha sido un cúmulo de circunstancias negativas las que han influido hoy. La salida por orejas que he tenido ha sido debida a muchas pequeñas cosas, pero que puestas juntas y con mi inexperiencia con la moto me han hecho perder el control".

Analítico y realista, como le es propio, manifestaba a horas de enfundarse el mono de Repsol Honda por primer oportunidad en una carrera que "el impacto ha sido muy fuerte y me ha dolido enseguida la espalda y aunque no sabemos muy bien lo que tengo, seguramente no será grave, habrá que chequearlo cuando volvamos a Europa o si me encuentro muy mal mañana por la mañana". Pintaba regular la cosa por un infortunio que se cruzó en el peor momento.

Ya en faena, Lorenzo exhibió su consabida tensión competitiva. Partió en la primera vuelta en la decimoquinta plaza, viendo a dos escalones a un Valentino Rossi que sí sería capaz de trazar una remontada sensacional con su Yamaha. El balear cayó a la decimonovena posición en el segundo giro, trecho en el que Márquez peleaba por el liderato y Joan Mir y Rins daban guerra con sus motos esencialmente mejoradas pero inferiores. Algo ocurría con Jorge. Para más inri, las Ducarti volaban en cabeza.

Quedó encorsetado durante gran parte de la carrera en esa "supervivencia" augurada que le vio compartir posición con otro piloto guerrero contra la adversidad, Fabio Quartararo -tuvo que salir desde la calle de talleres-. Este rebelde debutante le tomaría el rebufo al tres veces ganador del Mundial de MotoGP, que yacía maltrecho y pudo finalizar en una meritoria decimotercera plaza, justo por detrás de Pol Espargaró. Sumaría, así, tres puntos a su cosecha como referente de Repsol Honda RC 213 V.

Acabado el evento, atendió a los medios con su firmeza habitual. "Tres puntos no son el debut soñado. Han sido desafortunados en muchos sentidos, ha venido todo de golpe, pero dentro de lo desafortunado podría estar mucho peor físicamente", comentó. Y arguyó que "el resultado es decepcionante porque no es el debut soñado y tenemos que tener en consideración tantas cosas negativas que han influido en este resultado que al final terminar la carrera con esas condiciones tan críticas no está del todo mal".

Ver esta publicación en Instagram

TAC done. Fissure of the first rib on the right side, 3 weeks / 1 month to recover. We will fight in Argentina!

Una publicación compartida de Jorge Lorenzo (@jorgelorenzo99) el

"Todo se ha complicado después de la caída ya que no he tenido las mismas sensaciones, la misma potencia física que antes y nunca he ido igual de rápido. Así que, teniendo en cuenta todo eso y los problemas de embrague que hemos tenido en la salida y en las tres o cuatro primeras vueltas, hemos terminado, hemos cogido tres puntos. No es lo que queremos, pero creo que estamos muchísimo mejor que esa decimotercera posición", sintetizó para despedirse asegurando que la moto le encanta y que tuvo problemas con el embrague que no se resolvieron, quedando penalizado.

Lo que no se conocía el domingo era que Lorenzo había competido con una fisura de costilla causada por una caída en los entrenamientos. Un TAC confirmó la gravedad del incidente acontecido en los terceros entrenamientos libres, pero es estima que aunque deberá pasar un mes para que esté totalmente recueperado de esta dolencia irá a Argentina, segundo Gran Premio de la temporada (31 de marzo). Esa caída de espaldas fue refutada como grave en la clínica de Lugano, ciudad suiza en la que freside. Este martes se ha subrayado su diagnóstico.

"TAC hecho. Fisura en la primera costilla del lado derecho, de tres semanas a un mes de recuperación. ¡Lucharemos en Argentina!", ha escrito Lorenzo en sus redes sociales. Conociendo sus ganas de reivindicarse y de legitimarse como un piloto de élite, a la altura de los candidatos al título, será difícil que renuncie a comparecer en Termas de Río Hondo. Llegó a Catar sin estar sanado de la rotura del escafoides de la muñeca izquierda de la que se operó a mediados de enero. Ahora ya está enfocado en cubrir las dos dolencias para sumar más de tres puntos en la siguiente carrera.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es