8 de diciembre de 2019, 2:30:46
Cultura

UNA HISTORIA DE ESPAÑA


Arturo Pérez-Reverte: "Hoy todo recuerdo al pasado es caspa y fascismo"

Elena Viñas


Para Arturo Pérez-Reverte, la manera adecuada de enfrentarse a la Historia de España es adoptar una postura "ecuánime" alejada del intento de “blanquearla” por parte de la derecha y de “oscurecerla” por parte de la izquierda: “Nos hemos hecho en lo bueno y en lo malo”.

El novelista se ha pronunciado así este miércoles durante la presentación de su nuevo libro, Una historia de España, en el que reúne los artículos publicados en el suplemento XL Semanal durante los últimos cuatro años en los que ha reflejado su visión "personal, subjetiva y parcial" de nuestra historia; una mirada “no siempre agradable” por “amarga y melancólica".

Según Reverte, “no es un ejercicio feliz leer la Historia de España por la sucesión de ocasiones perdidas que han tenido los españoles”. Tal es el pesimismo del académico, que no duda en afirmar que los sucesivos ministerios de Educación y Cultura “han desmantelado la memoria” o que España “es un Estado en demolición”.

“Nadie que conozca la Historia de España puede ser optimista"

La “cesión sin combate" de la historia de la izquierda a la derecha, “a la que le pone caliente hablar de batallas”, coloca al país “en una situación delicada” en la que la falta de educación es el mayor de los problemas: “Los lobos de todos los colores están ahí aprovechándose de la incultura y la desmemoria. Hoy los jóvenes son ovejas indefensas a merced de los lobos”.

Los españoles adolecemos, en su opinión, de “comodidad, apatía, desinterés y vileza”, lo que conduce al país a una progresiva “destrucción” de su memoria. Asistimos a una "asociación infame" y aclara: "Hoy todo recuerdo al pasado es caspa y fascismo. Aquí no basta con vencer al enemigo, hay que eliminarlo. No queremos convencer, queremos tumbas”.

"El orgullo español no lo he practicado; prefiero la conciencia de lo bueno y de lo malo"

A su juicio, el mayor de los temores reside en que España pierda el “cemento” que la mantiene unida: la “memoria común”. No ayuda que la lengua, la historia o la monarquía estén siendo pasadas "por la máquina de picar carne”, lo que nos conduce a un futuro incierto: "Todo es posible; los españoles somos muy peligrosos”.

El pesimismo y amargura de Reverte trasciende el relato histórico y alcanza el presente. Si el PP “demolió la cultura”, el PSOE “está usando la historia para su beneficio”. Hoy al debate político "le falta “cultura y generosidad" y le sobran "los intentos por exterminar al otro", opina.

"Ningún país europeo tiene el impulso suicida de España"

No le convence tampoco ninguno de los líderes políticos que hoy se sientan en el Congreso o que aspiran a hacerlo, y se pregunta si acaso Rivera, Sánchez, Casado, Zapatero, Monedero o Iglesias darían el perfil para liderar una supuesta república: “Me considero republicano de corazón, pero monárquico de razón. Felipe VI es guapo, sabe escuchar, es elegante, lo tengo controlado y, a día de hoy, sostiene este tinglado en demolición”.

Una historia de España

A lo largo de los 91 capítulos más el epílogo de los que consta el libro, Arturo Pérez-Reverte narra los principales acontecimientos ocurridos desde los orígenes de nuestra historia y hasta el final de la Transición con una mirada subjetiva. "La misma mirada con que escribo novelas y artículos no la elegí yo, sino que es resultado de todas esas cosas: la visión, ácida más a menudo que dulce, de quien, como dice un personaje de una de mis novelas, sabe que ser lúcido en España aparejó siempre mucha amargura, mucha soledad y mucha desesperanza". (Alfaguara)

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es