26 de mayo de 2019, 18:12:45
Deportes

MOTOCICLISMO


MotoGP. Lorenzo: "Es como si Honda hubiera juntado a Messi y a Ronaldo"

EL IMPARCIAL

El piloto se muestra entusiasmado con su nueva aventura.


Tres días después del inicio de la temporada, en el Gran Premio de Catar, Alberto Puig, mánager del equipo Repsol Honda, ofreció su lectura de una carrera en la que Marc Márquez acabó segundo y Jorge Lorenzo se hundió en la supervivencia, tesitura provocada por las múltiplas caídas sufridas durante el fin de semana y que le forzaron a competir, en su dbut, con una fisura en las costillas. Valoró lo visto como "un inicio positivo de la temporada", pues sus dos astros acabaron en los puntos.

"Ha sido un inicio positivo de la temporada. Primero, hemos mejorado la moto, que era nuestro primer objetivo antes de empezar el Mundial. La segunda posición de Marc es un gran resultado después de la pretemporada distinta que ha pasado. Márquez debía mantenerse con los pilotos de cabeza desde el inicio. Desgraciadamente, Jorge tuvo una fuerte caída el sábado y en carrera sufrió bastante. Esperemos que se recupere pronto, porque también ha tenido un invierno complicado, sin entrenar en Sepang debido a su operación", analizó el dirigente.

El piloto balear explicó al término de la carrera que "tres puntos no son el debut soñado. Han sido desafortunados en muchos sentidos, ha venido todo de golpe, pero dentro de lo desafortunado podría estar mucho peor físicamente", comentó. Y arguyó que "el resultado es decepcionante porque no es el debut soñado y tenemos que tener en consideración tantas cosas negativas que han influido en este resultado que al final terminar la carrera con esas condiciones tan críticas no está del todo mal".

"Todo se ha complicado después de la caída ya que no he tenido las mismas sensaciones, la misma potencia física que antes y nunca he ido igual de rápido. Así que, teniendo en cuenta todo eso y los problemas de embrague que hemos tenido en la salida y en las tres o cuatro primeras vueltas, hemos terminado, hemos cogido tres puntos. No es lo que queremos, pero creo que estamos muchísimo mejor que esa decimotercera posición", sintetizó para despedirse asegurando que la moto le encanta y que tuvo problemas con el embrague que no se resolvieron, quedando penalizado.

Ya en Lugano, el tres veces campeón del Mundial de MotoGP confirmó su dolencia: "TAC hecho. Fisura en la primera costilla del lado derecho, de tres semanas a un mes de recuperación. ¡Lucharemos en Argentina!". Prometía exprimirse para acudir a la carrera que se desarrollará en Termas de Río Hondo. Llegó a Catar sin estar sanado de la rotura del escafoides de la muñeca izquierda de la que se operó a mediados de enero y se enfoncó en cubrir las dos dolencias para sumar más de tres puntos en la siguiente carrera.

Este jueves, a 10 días de la disputa del segundo Gran Premio, ha sido publicada una entrevista en la que el piloto español analiza su nueva aventura en la escuadra española, con Marc Márquez en el box de al lado. "El 90% de lo que puede aportar la unión Lorenzo-Márquez son cosas positivas, dos pilotos que son de lo mejor de la parrilla y que se han repartido los mundiales de la última década. Es como juntar a Ronaldo y a Messi en el mismo equipo", avanzó.

Ver esta publicación en Instagram

Enjoy your Sunday. 😉

Una publicación compartida de Jorge Lorenzo (@jorgelorenzo99) el

"Entre Marc (Márquez) y yo podrían saltar chispas, de hecho, es algo que puede acarrear la competición y es normal. Compartimos garaje y parte del equipo, e intentaremos compartir información para que la escudería sea más potente. Pero al final, cuando nos bajamos la visera, no deja de ser un deporte individual y yo quiero batir a los 22 que corren contra mí, incluido mi compañero de equipo", puntualizó en una charla en la que confesaría un dato que refleja su sinceridad descarnada.

Preguntado por su trayectoria profesional, Lorenzo ha destacado que "fui uno de los pocos pilotos que admitió que sentía miedo de ir en moto, en 2008". "Sufrí cuatro o cinco caídas seguidas y en la última fui rodando con el cuello dando vueltas para atrás y estuve unos días sin acordarme de casi nada, ahí dije: 'Si sigo así me voy a matar'. Esa sinceridad, en realidad, jugó en mi contra, porque una fábrica no quiere tener en sus filas a un piloto que tiene miedo de correr. Admitir eso públicamente no jugó precisamente a mi favor", narró.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es