15 de diciembre de 2019, 15:17:18
Deportes

FÓRMULA UNO


GP Baréin. Lewis Hamilton gana y Mercedes vuelve a apocar a Ferrari

EL IMPARCIAL

Doblete de la escudería alemana y mala suerte para un Carlos Sainz accidentado.


Ferrari no encuentra la suerte. Definitivamente parecería que están gafados. Y, por contra, que Mercedes tiene todo a favor para volver a resultar dominante. Y es que la escudería alemana firmaría un nuevo doblete en el Gran Premio de Baréin al colocar a Lewis Hamilton, quíntuple campeón del Mundial, en la primera plaza y a Valtteri Bottas en la segunda. Los italianos no pudieron más que conformarse con la heórica tercera posición de un Charles Leclerc que firmó la 'pole' y tuvo que batallar para que la repentina pérdida de potencia sufrida a falta de ocho vueltas no le arrebatara el podio.

De este rocambolesco modo Hamilton rubricó la septuagésima cuarta victoria en la categoría reina de su trayectoria deportiva, a pesar de contar con un monoplaza menos rápido que el de Maranello. Los transalpinos coparon la primera línea de salida y los pronósticos les daban como claros favoritos para alzarse con la victoria. Pero a la desgracia de Leclerc se le añadiría el nerviosismo de un Sebastian Vettel que falló cuando iba segundo y concluyó en ua decepcionante quinta plaza, por detrás de Max Verstappen (Red Bull).

Ver esta publicación en Instagram

Heartbreak for @charles_leclerc 💔 . #BahrainGP 🇧🇭 #Formula1 #F1 #Leclerc #Ferrari

Una publicación compartida de FORMULA 1® (@f1) el

Precisamente el neerlandés que sería cuarto protagonizó el incidente que sepultó las opciones del español Carlos Sainz (McLaren) a las primeras de cambio. El madrileño salió bien, desde el séptimo puesto, mas se tocó con Verstappen en la cuarta vuelta y al intentar adelantar. Se vio constreñido a entrar en boxes y a volver desde el fondo del pelotón. Shakir le fue esquivo en este curso de estreno con la escudería británica. Abandonaría al tiempo que su compañero Lando Norris firmó la sexta plaza.

Mas los focos, impíos, recayeron en Leclerc. El monegasco de 21 años, halagado por Hamilton al términar la prueba, pasó de ser el 'poleman' más joven de la historia de Ferrari e ilusionar a una escuadra aristocrática que no gana el Mundial desde que lo hiciera Kimi Raikkonen en 2007 -el finés terminaría séptimo al volante de su Alfa Romeo- a vivir una auténtica tragedia deportiva. Cedería el liderato ante Vettel en la salida, pero no perdería la templanza ni en ese momento ni cuando también le superó Bottas. Justo antes de que Sainz adelantara a Kevin Magnussen (Haas) y se lanzara a por Verstappen, en al batalla que le granjeó la pérdida del alerón delantero y de toda posibilidad. Con él acabarían retirados los dos Renault del alemán Nico Hülkenberg y del australiano Daniel Ricciardo.

Arriba, en cabeza de carrera, Vettel no abriría senda y Leclerc, mucho más rápido y con tres zonas de DRS, le pasaría tras pedir permiso a su equipo. En Australia se lo denegaron, pero aquí, vista la evidencia, se lo concedieron. Y el monegasco se puso líder en la sexta vuelta. El germano perdería el escaño ante Hamilton por un 'undercut' de Mercedes, más recuperaría el puesto en el giro número 20 gracias a la diferencia entre ambos monoplazas. Ferrari le había puesto las mejores condiciones. Otra vez.

Aún así, el que volaba era Leclerc. Metió ocho segundos a su compañeros de equipo con sólo mitad de carrera y 10 segundos a Hamilton. Su exhibición era total. La escudería alemana biscó un nuevo 'undercut' en el 'pit stop' segundo, más los italianos lo neutralizarían. Pararon a Vettel una vuelta antes que el monegasco y el germano quedó en mano a mano con el británico. Y en este nuevo capítulo de la rivalidad que mantienen ambos volvería a cometer un fallo garrafal. En el tenso tú a tú 'Seb' hizo un trompo al ser rebasado y se despidió del podio. Caería a la novena plaza por esa maniobra.

En cambio, ahí no finalizaron los problemas para Ferrari. Quedaba lo peor. Leclecr demostró gallardía para salvar el tercer puesto, que no habría sido suyo de no haber salido a pista el 'safety car', pues Max Verstappen venía salibando. Por casualidad Hamilton se encontró con el triunfo y rindió tributo a Charles, al que auguró multiplicidad de éxitos. Parece seguro que en Baréin, los de Maranello al menos se han llevado la certeza de tener una estrella que pulir.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es