24 de agosto de 2019, 16:15:49
Deportes

GOLF


Masters de Augusta. Tiger Woods renace y se proclama campeón por quinta vez

EL IMPARCIAL

Jon Rahm logró finalizar entre los 10 mejores del pomposo torneo.


El golf ha vivido este domingo una pégina de rango histórico. Tiger Woods ha subrayado su regreso a la élite al coronarse como campeon del Masters de Augusta 2019. Catorce años después de la última de sus cinco victorias en el Augusta National. En su palmarés figuraban los triunfos en 1997, 2001, 2002 y 2005, pero todo eso se volvió muy lejano. Por ello, el estadounidense icónico debía demostrar su valía en el renacer que viene dibujando. Y lo logró. Con 43 años y varias operaciones de espalda.

El acaparador del cariño del público de Georgia concluyó con una tarjeta de 13 bajo el par, un rendimiento que le bastó para volverse inaccesible a nombres gruesos como Dustin Johnson (-12), Xander Schauffele (-12) y Brooks Koepka (-12). Este último, al término del torneo, confesaría que "cada vez que hace algo bien, sea lo que sea, se escucha un rugido. Y cuando ponen su resultado en el tablero de clasificación se escuchan aún más rugidos". La senda emblemática de Augusta se volvería a enamorar de su jugador fetiche.

Ver esta publicación en Instagram

A comeback for the ages. #themasters

Una publicación compartida de The Masters (@themasters) el

Y Tiger correspondería con pinceladas de su clase. Compartiría campo y partida con los que comenzaron como líderes el día. Francesco Molinari y Tony Finau acompañaron al astro, llegando el transalpino a sacarle tres golpes. En cambio, le faltaría consistencia al italiano, presa de los lagos. "En lugar de jugar de manera agresiva, hice el swing un poco a la defensiva por el viento. Pienso que no se ha sido mi mejor jornada, aunque estoy muy contento de mis primeros nueve hoyos", afirmaría un Molinari que venía de ganar el British Open en 2018 y que zanjó su participación con un meritorio -11. La misma cifra lograda por Finau, Webb Simpson y Jason Day.

El caso es que esta edición del Masters ha resutado intensa e interesante de principio a fin. No obstante, en los hoyos postreros todavía conservaban opciones de título hasta 12 golfistas. Un balanece maravilloso que contaba también con Jon Rahm. El español viajaba con un -10 que compartía con Patrick Cantlay y Rickie Fowler. "Mucha lucha para estar donde estoy y queda mucho por trabajar. En comparación con el resto de los que están arriba me ha faltado una vuelta de -6 o -7 para darme una opción", analizó el vasco, número ocho del ránking mundial y que resplandeció para remontar con tres birdies y un eagle en los hoyos finales.

Rafael Cabrera Bello, el otro español en liza tras la eliminación prematura de Sergio García, no alcanzaría a encontrar su mejor juego y decayó. "La principal diferencia es que he putteado bien. Ha sido una sensación agridulce porque iba escuchando los rugos de apoyo a Tiger y me hubiera gustado haber estado en ese grupo", expuso sobre la mejoría en su ejecución con el paso de la jornadas. Un repunte que le vio cerrar su comparecencia con un -4 legítimo.

Ver esta publicación en Instagram

A moment between a father and a son.

Una publicación compartida de The Masters (@themasters) el

En todo caso, este Masters de Augusta será recordado por el planeta como el de la constatación de la resurrección de Tiger Woods. El estadounidense yacía en el puesto 1.199 del ránking internacional hace algo más de un año y en esta fecha reconquistó la élite. Y, como anécdota y colofón, superó a Phil Mickelson como el jugador que más dinero ha ganado en el Augusta National, con los más de dos millones de dólares de premio sumados con esta victoria a los 7 y medio que ha amontonado en sus 22 presencias en este evento.

"Esto es completamente irreal. Este torneo ha sido tan importante para mí y mi familia durante estos años que volver a ganar aquí es increíble. Además, ha habido tantos escenarios posibles al final, tantos jugadores jugando bien y con opciones de ganar. Ahora entendéis porque me estoy quedando calvo", comentó, antes de proclamar que "no quería que mis hijos me volvieran a ver perder otra vez". "Los niños están empezando a entender lo que este deporte significa para mí y lo que he conseguido en este deporte. Durante algunos años lo único que veían era a un hombre que no era capaz de hacer un swing", remató.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es