19 de septiembre de 2019, 13:19:04
Deportes

CUARTOS - VUELTA


El City de Guardiola gana al Tottenham pero vuelve a paladear la catástrofe | 4-3

M. Jones

La locura histórica de los primeros minutos avisó de la fragilidad competitivida de los 'Citizens', para mayor gloria de Pochettino. Por M. Jones


El Manchester City acogió este miércoles el partido más importante de su temporada. Debían remontar el 1-0 que trajeron del campo de Tottenham, en la ida de los cuartos de final de la Liga de Campeones. El Etihad Stadium se preparó para vivir una noche mágica, otra más de la obra de Pep Guardiola. Y lo que verían sería una expresión histórica de fútbol de ataque, una muestra de la esencia espectacular y arriesgada de la Premier League. En su aexpresión absoluta.

Porque lo que se esperar que resultara una vuelta de tuerca más ambiciosa y vertical por parte de los locales, obligados a anotar, desenfundaría un ida y vuelta soberbio. Un fogonazo goleador acontecido en los 20 minutos iniciales que no tiene parangón en una cita de esta altura. Abrió fuego Sterling ganando la espalda de Kieran Trippier, trazando una diagonal y rematando la maniobra con un derechazo que se coló pegado al segundo poste del arco defendido por Hugo Lloris. Sólo habían pasado cuatro minutos y el cruce estaba en tablas. El objetivo del plan del técnico catalán estaba completado.

El problema para los locales es que Mauricio Pochettino ha desarrollado una capacidad venenosa, impía con los fallos ajenos, que le ha convertido en un conjunto muy competitivo. A pesar de no contar con Harry Kane, encontrarían a su suplente. Heung-Min Son hizo del goleador inglés e impuso el 1-1 al amortizar una concatenación de errores que tuvo como protagonista a Aymeric Laporte. Un mal despeje del francés a centro de Alli ofreció al coreano la diana. En el minuto 7.

Y tres minutos después picaría de nuevo. El despliegue a tumba abierta, de ida y vuelta y anárquico, descubriría al asiático como punta de lanza y ejecutor del robo de Lucas Moura a Laporte y el pase inteligente posterior de Eirksen. El danés dio fluidez a la transición con un envio cruzado que el coreano conectó con un derechazo portentoso y angulado. Volvía a estar fuera de la dinámica un City endeble en su consistencia, que debía marcar una montonera de goles para sobrevivir.

La mentalización aplicada por Guardiola daría resultado, pues los suyos no torcieron el gesto en este tiroteo y los errores pasarían, entonces, a la trinchera londinense. Rose perdió la marca de Bernardo Silva y el portugués se desmarcó para superar a Lloris con un disparo que fue desviado por el propio Rose. El 2-2 se registraría en el minuto 11. Y, hasta el 21, se vivió un respiro para todos. Una suerte de oasis dentro de la tormenta que no duraría mucho. Porque Sterling apareció para ambocar un centro afilado de De Bruyne, toda vez que los locales sorprendieron a los visitantes sacando rápido una falta a la que dio vida la técnica de Bernardo Silva.

Otra vez en ventaja, los 'Citizens' estaban a un gol de acceder a las semifinales. Ahí bajarían sus revoluciones y la razón táctica se ganaría hueco. Al fin. Y le verticalidad desaforada se tornó en respeto y atención a los detalles, alejando el cuero de las porterías. Se detonó una aproximación hacia el intermedio en la que no sobrevendría más que la lesión de Sissoko. Un brete que Pochettino usó para lanzar un mensaje a sus jugadores: todo es posible. Metió a Fernando Llorente, en una decisión tan valiente como riesgosa. Y con ese nuevo ajedrez se encaminaron al camarín.

El delantero español gozó de una ocasión para empatar a tres en la reanudación, pero su testarazo picado fue repelido por Ederson. Justo antes, Lloris había salvado a su entrenador realizando dos paradas que le legitiman como uno de los melores. El City había acelerado y dominaba territorialmente el campo. Tenía el balón y llegaba con peligro, dominando el tempo y las sensaciones. La presencia del ex del Athletic era un ancla para desahogar el esfuerzo con un simple pelotazo si los visitantes lo necesitaba. Y lo necesitaría.

No obstante, en el 63 Gundogan condujo una transición en la que De Bruyne sacó brillo a su fútbol. El belga regateó en la frontal y filtró un pase para que Agüero rematara a la red con un cañonazo de diestra y hacia el primer poste. El delirio en el graderío se expandió con la tercera asistencia del centrocampista predilecto de Guardiola. Restaba media hora y los vigentes campeones de la liga inglesa había recogido el fruto de su compostura controladora. Sin embargo, este tiempo se demostraría demasiado.

La gestión de la ventaja del City se demostraría flácida, con lagunas competitivas. Como otras veces, no serían capaces de sostener el marcador y Llorente encumbró a Pochettino con un remate con el muslo a la salida de un córner botado por Trippier. El VAR intervino, pues podrían interpretarse mano del riojano. El colegiado dio validez y el 4-3 subió al electrónico, colocando a los londinense en la siguiente fase y a los locales en una contrarreloj agónica. Después de todo lo que habían remado.

El ejercicio de supervivencia se culminaría con la sublimación de la épica. Y es que en el descuento Erisken cometió un fallo que dejó a Sterling en posibilidad de anotar el 5-3. Lo hizo. El estratega catalán estallaría de laegría, en sintonía con todo el estadio. No se habían dado cuenta de que el árbitro estaba siendo frenado por el VAR. La repetición evidenció que Bernardo Silva tocó el cuero hacia Agüero en el comienzo de la maniobra. Y que el argentino estaba en fuera de juego antes de centrar hacia Steling. Sin margen de maniobra, el gol fue anulado y el Tottenham entró en semifinales. Firmando la tercera catástrofe consecutiva del proyecto de Pep en Manchester. En un homenaje al balompié colorido.



- Ficha técnica:

4 - Manchester City: Ederson; Walker, Laporte, Kompany, Mendy (Sané, m.84); Gundogan, D.Silva (Fernandinho, m.63), De Bruyne; Bernardo, Sterling y Agüero.

3 - Tottenham Hotspur: Lloris; Trippier, Vertonghen, Alderweireld, Rose (Davinson, m.90); Wanyama, Sissoko (Llorente, m.41), Eriksen; Alli, Son y Moura (Davies, m.82).

Goles: 1-0. Sterling, m.4, 1-1. Son, m.7, 1-2. Son, m.10, 2-2. Bernardo, m.11, 3-2. Sterling, m.21, 4-2. Agüero, m.63, 4-3. Llorente, m.73.

Árbitro: Cuneyt Çakir (TUR) amonestó a Sissoko (m.41), Son (m.48) Rose (m.53) y Wanyama (m.77) por parte de los visitantes.

Incidencias: partido correspondiente a la vuelta de los cuartos de final de la Liga de Campeones disputado en el Etihad Stadium (Manchester).

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es