20 de noviembre de 2019, 23:23:15
Deportes

BALONCESTO


NBA Playoffs. Los poderosos Rockets ya esperan a unos Warriors llenos de dudas

EL IMPARCIAL

Los californianos perdieron ante los Clippers en casa y deberán ganar en Los Ángeles.


Llegada la temporada a este punto del calendario, la razón está del lado de Mike D'Antoni. El entrenador ha tenido que sufrir a lo largo del curso para clasificar a su equipo terceros de la Conferencia Oeste, un puesto inesperado y que no ha cumplido con las expectativas. Un lugar que les abocaba a medirse a los Warriors en unas hipotéticas semifinales de Conferencia, pero se ha demostrado acertado, pues el ahorro de esfuerzo y la concentración en recuperar del todo a sus jugadores lesionados se ha legitimado en playoffs.

Y es que los Rockets han ganado a los Jazz por 4-1. Sólo han permitido al bloque de Utah ganarles una vez, cuando el cruce iba 3-0 y los tejanos se permitieron un ápice de relajación. De vuelta al Toyota Center de Houston, se impusieron por 100-93. Justo en el momento en el que el cojunto entrenado por Quin Snyder había dado un paso al frente en defensa y en convicción, no llegaron a la orilla y fueron eliminados. A pesar de haber descubierto el antídoto a James Harden.

'La Barba' destaparía el tarro de las esencias en el tramo decisivo, pero fallaría 16 de 26 tiros de campo, incluidos nueve de 12 triples. No obstante, marraría sus siete tiros inaugurales, quedándose a cero en el primer cuarto. Finalmente, llegaría a 26 puntos, seis rebotes, seis asistencias y cinco perdidas de balón. Lo valioso del punto de forma de su vestuario es que los secundarios han respondido a la exigencia. Clint Capela, aminorado por la pintura de los Jazz, luciría.

Ver esta publicación en Instagram

😤😤

Una publicación compartida de Houston Rockets (@houstonrockets) el

El pívot suizo sumaría 16 puntos, 10 rebotes, dos asistencias y tres tapones. Recopilando un rebote clave con canasta que evitó la consecución de la remontada visitante en los instantes postreros. Junto a él, acompañaron el derroche coral Chris Paul (15 puntos) y Eric Gordon (15 puntos), con PJ Tucker ejecutando su trabajo a la perfección. Así se escribió el adiós de Ricky Rubio, Rudy Gobert, Donovan Mitchell y compañía a un curso en el que se han visto reforzados anímicamente.

El jugador español puso la rúbrica a este año competitivo con 17 puntos, 11 asistencias, dos rebotes y tres robos. Otros cuatro de sus acólitos llegarían a dobles dígitos en anotación, con el reserva Royce O'Neale arribando a los 18 puntos. Repitieron suerte, ya que en 2018 también fueron presa de los Rockets, mas su proyecto gana peso y aplomo, a la espera de hacer hueco para incorporar más talento ofensivo y aspirar a cotas más ambiciosas.

Y en la cruz de la moneda están, sin duda, los vigentes campeones. Golden State parecía haber recobrado la consistencia y concentración necesarias tras caer derrotados en el segundo partido de su serie ante los Clippers. Aquella derrota en casa pareció avivar a los californianos, que despegaron hasta dejar la serie con un 3-1 de vuelta al Oracle Arena. Pero este miércoles tiraron por la borda las sensaciones ofrecidas, toda vez que tragaron la inoportuna lesión de DeMarcus Cousins.

Perdieron con total justicia. Otra vez en su cancha. Repitiendo patrones negativos y una incapacidad para cerrar a Lou Williams (33 puntos, varias canastas determinantes, y 10 asistencias). La complacencia del coloso permitiró el 121-129 que fuerza el sexto partido que rompe todos los pronósticos. Los Warriors viajarán a Los Ángeles con 3-2 a favor, pero en medio de un mar de dudas. El Staples Center les juzgará. Si no equilibran el derroche e intensidad de sus rivales, perecerán de nuevo.

Los bicampeones de la NBA tenían todo listo para la celebración pero perdieron por segunda vez en casa en unos playoffs, hecho que sólo ha acontecido en la era de Steve Kerr en las Finales de 2016, cuando perdieron ante los Cavaliers. No valieron los 45 puntos de Kevin Durant, pues se quedó demasiado aislado. Creció hasta lo absoluto la personalidad guerrera de unos Clippers entrenados magistralente por 'Doc' Rivers. Con Patrick Beverley (17 puntos, 14 rebotes y 4 asistencias) como ejemplificación.

Los fantasmas de la histórica remontada de 31 puntos que cedieron los de Oakland en el segundo partido de la serie se tornó real, pues nunca dispusieron de la iniciativa. Así las cosas, Danilo Gallinari (26 puntos) y Montrezl Harrell (24 puntos) mandaron, haciendo de la pintura un terreno deciviso. Dominarían el rebote y el tempo. Steph Curry (24 puntos, con cuatro de cinco en triples) no contó con la ayuda de Klay Thompson y los automatismos colectivos en ambos lados de la cancha no florecieron. Desatando la irregularidad como elemento identitario, también en la post temporada.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es