20 de noviembre de 2019, 7:57:07
Deportes

BALONCESTO


NBA Playoffs. Un monstruoso Durant cita a los Warriors con los Rockets

EL IMPARCIAL

Golden State apretó algo más en defensa y, al fin, eliminó a los Clippers.


Los Golden State Warriors tuvieron este sábado uno de esos episodios elegidos en los que su concentración e intensidad defensivas despiertan para resultar decisivas. Venían de perder por segunda vez consecutiva en el Oracle Arena en estos playoffs, con la serie ante los Clippers con un 3-2 del todo inesperado. Jugaban en el Staples Center con los Rockets, más descansados, disfrutando del espectáculo como próximos rivales potenciales en las semifinales de la Conferencia Oeste.

Por todo ello, y porque el conjunto angelino le había remontado 31 puntos -hecho histórico que les sonrojó-, los vigentes campeones se pusieron serios durante buena parte del minutaje del sexto partido ante el intenso bloque entrenado por 'Doc' Rivers. Tanto que sacrificaron a Klay Thompson. El escolta se dedicó a efectuar una exhibició defensiva que le negó al energía necesaria para rendir desde el prisma anotador. Ese vacíol fue ocupado por el doble MVP de las dos últimas Finales.

Kevin Durant, que venía de firmar la mejor marca en post temporada de su trayectoria deportiva, se fue hasta los 50 puntos. Marcó el ritmo en la primera parte con la segunda mejos marca en playoffs conocida. En los dos cuartos iniciales amontonó 38 puntos, embocando 12 de 17 tiros de campo, incluidos cuatro triples, y 10 desde la línea personal. Se quedó a un punto del récord. Y condujo a su delegación, mejos coordinada en el achique, a una ventaja tranquilizadora al descanso de 53-72.

El conjunto preparado por Steve Kerr sufriría, no obstante, dos imprevistos. Tanto Klay Thompson como Steph Curry se torcieron el tobillo. El base incluso se ausentó y se fue al camarín para ser evaluado. Pero volvería a la cancha para estirar su talento hasta los 24 puntos. En cualquier caso, el segundo espada de los Warriors resultó ser Draymond Green. El ala-pívot se salió en todas las facetas del juego y rubricó su rendimiento con un triple-doble imperial.

La estadístic afirma que cuando Green llega a dobles dígitos en tres parámetros distintos la marca de su equipo es de 26-0. Y se cumpliría el dato. La tarjeta del motor del campeón californiano (16 puntos, 14 rebotes, 10 asistencias y 4 tapones) sintetizó la mutación de Golden State. Porque, además, Durant lideró los robos, Andre Iguodala emergió como marcador excepcional de Lou Williams y el banquillo ganó la partida al ajedrez de la seguda unidad angelina.

Williams (ocho puntos al anotar 3 de 21 tiros de campo) y Montrezl Harrell (10 puntos y cinco faltas) no pudieron repetir su ifluencia determinante partiendo desde la banca y lo pagaría su colectivo. Sí darían la cara Danilo Gallinari (29 puntos), Shai Gilgeous-Alexander (22 puntos) y Patrick Beverley (líder en rebotes). Mas no fue suficiente. Los Clippers no ganaron ninguno de los tres duelos de la serie en su campo y cayeron por 110-129, despidiéndose con toda la dignidad en un día en el que fue homenajeado el legendario miembro del Salón de la Fama, John Havlicek, fallecido el viernes. Este icono de los Celtics ganó ocho anillos. Casi nada.

Así las cosas, se reeditará la rivalidad entre los Warriors y los Rockets, la revancha de las pasadas finales de la Conferencia Oeste. Pero, en paralelo, Ricky Rubio acaba contrato y, por vez primera en su experiencia e la NBA, podrá elegir destino de entre todas las ofertas que le lleguen. El base español se expresaba sobre esta situación de esta manera: "No tengo ni idea. La verdad, como he dicho, no quería pensar en nada que no fuese pasar la eliminatoria, que íbamos a jugar el viernes, el domingo, y ahora ha terminado. Ahora, sí que tengo que pensar en mi futuro, pero ya se verá".

"No sé si soy supersticioso o no, pero pensaba que íbamos a jugar el viernes -en referencia al posible sexto partido-, así que en ningún momento he pensado qué voy a hacer este verano. Hoy acabó la temporada, mañana, o pasado, comenzaré a planificar lo que será mi verano, otra vez", prosiguió en una charla en la que no confirmó su presencia en el la cita mundialista con España. "Tengo que mirar muchas cosas, pero he acabado bien físicamente, estoy muy contento y es un Mundial, que es bonito de jugar. Veremos, porque si me llaman tengo que estar ahí". El jugador de 28 años será, probablemente, el español con mejor perspectiva en la agencia libre en este verano.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es