1 de diciembre de 2020, 3:52:20
Deportes

8 TÍTULOS LIGUEROS EN 11 AÑOS


El Barcelona, campeón de su vigésimo sexta Liga con todo merecimiento

M. Jones

El proyecto de Valverde, liderado por Messi y Ter Stegen, canta el alirón a tres jornadas del final. Por M. Jones


El Fútbol Club Barcelona se proclamó este sábado justo campeón de LaLiga. De la primera edición de la historia del torneo de la regularidad español que usó el VAR. Lo hizo continuando la obra de Ernesto Valverde, ampliando el ascenso de su competitividad colectiva en detrimento del colorido juego combinativo y de iniciativa. Lionel, Messi y Ter Stegen resultaron indispensables en el curso que vio repuntar a nombres como Gerard Piqué, Ivan Rakitic, Jordi Alba, Lenglet, Arthur y Ousmane Dembèlè. Aunque, sobre todo, resplandeció la labor del estratega, que sedujo a los suyos a presionar, atricnherarse y bajar al barro para que la técnica individual repartiera los puntos.

Le bastaba al conjunto catalán con ganar al Levante en el duelo de esta jornada, a tres fechas de la conclusión del calendario, para cantar el alirón. Y cumplió con la expectativas. Nunca había perdido con los valencianos en el Camp Nou y en un enfrentamiento liguero, y su racha sin perder en el recinto azulgrana se remontaba a 22 citas. El último nacional perdido en casa por el coloso barcelonés se vivió el pasado 11 de noviembre, cuando el Betis le arrancó un sorprendente 3-4. Incluso un pinchazo del Atlético les aseguraría la gloria.

Estaba todo preparado en Can Barça para descorchar el champán y alzar al cielo el trofeo que han levantado ocho veces en las últimas once temporadas, subrayando su monopolio absoluto en esta competencia. La regularidad industrial sembrada por el Txingurri, que a punto estuvo de dibujar la Liga perfecta en la edición 2017-18, recogió el fruto después de haberse permitido algún que otro hito sabroso para el aficionado culé en estos meses de impío proceder triunfal.

Para el recuerdo queda la semana en la que sacaron al Real Madrid de Copa y sentenciaron su candidatura liguera. El 2 de marzo tomaron el Bernabéu por 0-1, toda vez que en la ida, celebrada el 28 de octubre, se encargaría de despedir a Julen Lopetegui con un 5-1 sagrante. También figurará en los anales de este torneo el 8-2 asestado al Huesca, el 4-2 y 2-4 con el que acomplejaron al Sevilla, el 4-4 con el que Villarreal logró aferrarse a la salvación y el 2-0, del pasado 6 de abril, con el que derribaron al escuadrón entrenado por Diego Pablo Simeone. Ahí abrirían la brecha definitiva.

A lo largo de las jornadas se fue afianzando la sensación de dependencia de Messi. El argentino viaja, a falta de un mes para que se extinga el año deportivo, con la siguiente tarjeta estadística: 34 goles y 13 asistencias. Es líder en ambos parámetros dentro de los registros ligueros y está enfocado en la consecución del Balón de Oro y de la Bota de Oro. Luis Suárez -que lleva 21 dianas, las mismas que Benzema, la referencia goleadora merengue-, tardó en arrancar, y Coutinho se desvaneció. Por todo ello, y ante la ausencia de suplentes rematadores y las lesiones de Dembèlè, 'La Pulga' tuvo que tomar el mando y lo hizo sin complejos.

Eso sí, a sus 31 años y con la pretensión de festejar también la victoria en la Champions League, ha sufrido cierta restricción de minutos. Esa directriz consensuada con el técnico provocó remontadas eléctricas y forzó a tomar más galones a peones como Rakitic y Arthur, muy fortalecidos. La pelota se convertiría en amiga de la mano del croata y el brasileño, pero no en la manera ensimismada en el juego de toque con la que empezó a cortar Luis Enrique. Contemporizar y domar al contrincante con la posesión es una argucia tan válida como explotar a la contra para este Barça versátil y desprovisto de ortodoxia. Esa receta mixta les ha llevado a estar en el Top-5 de los menos goleados y a ser el más anotador, con 85 dianas -por las 51 del Atlético y las 58 del Real Madrid-.

Ver esta publicación en Instagram

YESSS! ???????? ???? Barça 2-0 Atlético ?? Suárez, Messi #WeColorFootball

Una publicación compartida de FC Barcelona (@fcbarcelona) el

La incorporación de Lenglet -ante las recaídas de Umtiti- se ha desnudado como la más eficaz del curso, aportando a Piqué más seguridad para brillar como uno de los centrales en mejor forma del panorama internacional. Asimismo, Jordi Alba ha emitido un respingo en su trayectoria profesional y Semedo y Sergi Roberto se han complementado en el carril diestro con solvencia. Busquets fue de menos a más, Arturo Vidal ha aliñado la variante física y vertical de la pizarra, Aleñá ha hecho lo propio con la faceta controladora y sólo Malcom y Coutinho han permanecido bajo sospecha. Jeison Murillo, Cillessen, Rafinha, y Kevin-Prince Boateng no han pasado del rol de figurantes.

Con todo, el vigente campeón defendió el título con una sobresaliente mentalidad ganadora. Casi sin síntomas de hambre saciada en las salidas ante conjuntos menos pomposos, han arribado a la orilla cumpliendo las ganas de reivindicarse como equipazo tras la catástrofe vivida en Roma en la temporada pasada. Ya desprovistos de Iniesta, la plantilla se conjuró para desplegar sudor y trabajo solidario en cada cancha que visitaran hasta situarse en una posición tal que les permitiera optar al triplete. Y a 28 de abril, se descubren recibiendo el trofeo liguero, en semis de la Liga de Campeones y en la final de la Copa del Rey. Aguardando a la traca postrera que encumbre a Valverde, el técnico que convenció a sus subordinados de la obligación de prestar atención y concentración defensivas para que la calidad decidiera.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2020   |  www.elimparcial.es