23 de noviembre de 2019, 3:18:27
Deportes

BALONCESTO


NBA Playoffs. Warriors y Celtics empiezan marcando territorio

EL IMPARCIAL

Rockets y Bucks no pudieron llegar a la orilla en el estreno de las series estelares del curso.


La NBA subió el telón este lunes de una de sus cotas más altas y esperadas. Se estrenó la serie que disputan los Warriors y los Rockets, en una suerte de revancha de la agónica final de la Conferencia Oeste que se vivió en 2018. Pues bien, lo hizo con victoria apurada y polémica de Golden State. Houston había disfrutado de más descanso y tiempo para preparar el envite, pero la influencia ofensiva de Kevin Durant y defensiva de Andre Iguodala les condujo a la derrota por 104-100.

El alero embocó 35 puntos, 11 de 25 tiros de campo y 12 de 15 desde la línea de personal. Se trató del quinto partido consecutivo con al menos 30 puntos en playoffs, con lo que empató su mejor marca como profesional, para superar al legendario Wilt Chamberlain en la lista de máximos anotadores históricos en la post temporada. Venía de amontonar 45 y 50 puntos en los envites precedentes ante los Clippers y se demostraría indescifrable para el repliehue tejano.

Asimismo, Steph Curry superaría las molestias en el tobillo de hace dos días y se fue a 18 puntos, 7 rebotes y 4 asistencias, todavía condicionado por la dolencia. En similar situación de salud se encontró un Klay Thompson que estiró su rendimiento hasta los 13 puntos, volviendo a centrarse en la labor defensiva. Ahí, en la pugna por cerrar el aro propio, sobresaldrían Draymond Green (14 puntos, 9 asistencias y 9 rebotes) y un Iguodala que sacó de circulación a James Harden.

Ver esta publicación en Instagram

“????” - @easymoneysniper

Una publicación compartida de Golden State Warriors (@warriors) el

'La Barba' firmaría 35 puntos y seis asistencias, pero falló 12 de 16 intentos de triples. Contó con la ayuda de un sobresaliente Eric Gordon (27 puntos), mas las ayudas de los locales también le condujeron a anotar un 4 de 13 en tiros de tres. Los visitantes concluyeron con un descriptivo 14 de 47 en esa suerte. Crhis Paul estuvo constreñido y muy alterado (17 puntos, cuatro asistencias y tres robos), con Clint Capella neutralizado en la pintura. El suizo no fue factor (cuatro puntos y seis rebotes) y el base acabó expulsado por una doble técnica en los instantes decisivos.

El relato del enfrentamiento pauta un empate al descanso y la iniciativa californiana en el marcador hasta los minutos postreros. Entonces se comprimieron las direfencias y Harden asestó un triple a 40 segundos que colocó a su delegación 100-98 abajo. Curry, discreto, respondió con un tiro de tres sobre Nenè Hilario para sentenciar la victoria de unos Warriors que elevaron su nivel para empezar con buen pie. "Pienso que el partido pudo ser para cualquier de los dos equipos, al final nosotros conseguimos los puntos decisivos. Ambos nos conocemos muy bien y competimos hasta el final sin hacer ninguna concesión", expuso Steve Kerr.

Mike D'Antoni, que se ganó una técnica al final del tercer cuarto -provocando un 83-76 desfavorable para los tejanos-, no escondió el malestar de los representantes de la franquicia de Houston con el arbitraje. Habían reclamado faltas de tiro sobre Paul y en otros lances, mas los colegiados no atenderían a sus protestas. En esa polémica atmósfera, el técnico se despidió de este modo: "Ya no sirve pensar ni hablar de lo que sucedió en el campo con algunas decisiones arbitrales. Hay que guardar energías positivas de cara al próximo partido, que será el reto que tendremos que superar". El Oracle Arena se volverá a encender este martes para el segundo asalto.

Y en el Este los Celtics generaron un cataclismo colosal al barrer a los Bucks en Milwaukee. Era el incio de sus semifinales de Conferencia y los pupilos de Brad Steven dieron un golpe sobre la mesa potente. Demostrando que cuando llegan los playoffs su competitividad se dispara y es capaz de causar estragos al más pintado. No obstante, el equipo con mejor récord de toda la liga sucumbió ante su público por 90-112, dejándose el factor cancha a las primeras de cambio.

Kyrie Irving ejerció de patrón, con 26 puntos, 11 asistencias y 7 rebotes. El cojunto de Boston dio una lección sobre cómo defender a Giannis Antetokounmpo. El griego tiró por primera vez a canasta en el segundo cuarto y anotaría 7 de 21 tiros de campo para 22 puntos, en una actuación del todo insuficiente. La red de coberturas de los verdes le apagaron y, con ello, sepultaron las opciones de un bloque que dejó al Fiserv Forum congelado.

Los Celtics, corales y graníticos como es característico, disfrutaron de cinco jugadores en dobles dígitos de anotación, con un 54% en tiros de campo y un 42% en triples. Además, al limitar a Giannis, dominaron el rebote (51-44) gracias a un Al Horford maravilloso. El dominicaron amontonó 20 puntos, 11 rebotes, y tres tapones. A su lado brillaron Jaylen Brown (19 puntos, con tres triples, cuatro rebotes y una gran defensa), el renacido Gordon Hayward (13 puntos, cinco asistencias y cuatro rebotes) y Terry Rozier (11 puntos, nueve rebotes y tres asistencias). "Hemos jugado un gran baloncesto de equipo, sin perder nunca la concentración en lo que teníamos que hacer en el campo. La eliminatoria no ha hecho más que comenzar, pero hacerlo con una victoria es muy importante de cara a la moral del equipo, además de recuperar la ventaja de campo", manifestó Stevens.

En los Bucks no daría la talla nadie más que Antetokounmpo y Khris Middleton (16 puntos). Sólo tres de sus jugadores anotaron dobles dígitos. Nikola Mirotic llegó a los 13 puntos, con 5 de 9 tiros de campo, incluidos 3 de 4 triples que mantuvieron a los suyos vivos al descanso (50-52). En el tercer cuarto se destrozaría el equilibrio, con los Celtics -que vistieron un brazalete negro con el número 17 en memoria del legendario Miembro del Salón de la Fama John Havlicek- gobernando. Ahora, toda la presión se queda en Milwaukee.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es