7 de diciembre de 2019, 6:15:22
Deportes

CICLISMO


El Sky de Froome, ahora Ineos Team, gana en plena lluvia de críticas

EL IMPARCIAL

El poderoso conjunto británico ha estrenado su cosecha antes del comienzo del Giro.


Pocas veces la llegada de un patrocinador a un equipo ciclista ha resultado tan contestada como el caso de la transición del Sky Team al Ineos Team. La firma que mantenía viva la triunfal estructura ciclista liderada por Chris Froome planteaba que el 1 de mayo de 2019 se cambiaría el nombre del equipo y luciría como emblema de tal combinado deportivo el logo de una multinacional petroquímica británica que está especializada en la práctica del 'fracking'.

Es precisamente esa actividad la que ha generado una polvareda considerable, que de momento ha nublado que sólo esa empresa ha permitido que el proyecto ciclista dirigido por Dave Brailsford prosiga al nivel colosal que le brindó la financiación de Sky, para ganar seis de los últimos siete Tours de Francia. El mencionado 'fracking', que no es más que una técnica que extrae gas de yacimientos no convencionales -pudiendo acarrear eplosiones, escapes de ácido sulfhídrico, contaminación del agua o actividad sísmica-, es el núcleo de la lluvia de críticas.

La puesta en escena del Ineos Team se realizó este dos de mayo en el Tour de Yorkshire, en el Reino Unido. Ese día decenas de personas se manifestaron en la localidad inglesa de Doncaster, sede de la salida de la carrera británica. Lo hacían para protestar enérgicamente contra el 'fracking' y el hecho de que una compañía que ejecuta esa actividad haya tenido cabida en el deporte de las islas. Rechazaban de plano que un negocio que puede acerrar ataques contra el medioambiente entraran en uno de los exponentes del deporte británico.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Chris Froome (@chrisfroome) el

Así las cosas, con los grupos ecologistas en contra, la nueva equipación del equipo se llevó a cabo con disimulo. Brailsford, Jim Ratcliffe -dueño de Ineos- y Chris Froome comparecieron en un acto escueto en el que incluso tuvieron que dar explicaciones. El cuatro veces campeón del Tour defendió que "por supuesto que es importante saber a qué se dedican nuestros patrocinadores". "Es importante quién es la persona, quién es la compañía, pero habría que conocer a qué se dedican los patrocinadores de todos los equipos", remarcó.

El keniata arguyó que no es para tanto el carácter polémico sobrevenido y atacó subrayando que también se debería preguntar "a cada presentador de televisión sobre quién paga la publicidad de sus programas", porque, si no es así, "hay un doble rasero". "Hay otros equipos y otros ciclistas que están patrocinados por empresas energéticas y no se les pide una explicación. No creo que sea justo", confirmó. Pero, el problema de coherencia es que Sky se ha destacado por realizar campañas contra el uso de los plásticos. Esto es, mensajes de contenido ecologista que contrastan con la apuesta de Ineos, el nuevo patrocinador estrella.

"El equipo no está cambiando su filosofía. Estamos trabajando todo lo que podemos como el equipo de ciclismo que somos para reducir la cantidad de plástico que usamos, especialmente el plástico de un solo uso. Estoy feliz de estar aquí para escuchar lo que Jim Ratcliffe tiene que decir sobre todos esos problemas y que, como empresa, están haciendo mucho para tratar de resolver muchos de esos problemas ambientales", sintetizó Froome. Un corredor empujado a asumir un rol que no acaba de rimar con su profesión.

Ver esta publicación en Instagram

Hopefully the first of many for @teamineos 😁👍 #winning #TdY

Una publicación compartida de Chris Froome (@chrisfroome) el

El dueño de Ineos trató de aclarar el entuerto de esta manera: "Vamos a mejorar la tecnología aplicada al reciclaje. Si miras al ciclismo, las bicicletas son esenciales para la vida moderna. Vas a un hospital y hay mucho plástico. Los coches son la mitad de plástico y la comida está envuelta en plástico. El plástico tiene valor en nuestra vida moderna, guste o no, y nosotros no lo tiramos al mar. Hacemos lo que podemos para ayudar, pero no podemos resolver todo el problema".

Los cierto es que estas palabras no convencieron a los ecologistas que han perseguido al Ineos por todo el Tour de Yorkshire. Y la cosa puede saltar al Parlamento. El cinco de mayo, en cambio, sonreiría el equipo ciclista al contemplar cómo el británico Christopher Lawless estrenaba la cosecha del antiguo Sky en esta etapa con el triunfo en la clasificación general de la mencionada prueba. Así, este ciclista de 23 años se antoja como la mejor noticia para el conjunto dominador de las grandes carreras en este lustro en una semana en la que sufrieron el acoso de manifestantes y, además, constataron que se quedaron sin jefe de filas para el Giro de Italia. Egan Bernal se cayó mientras entrenaba y se lesionó, dejando pasar la oportunidad de corroborarse como promesa de potencial maravilloso.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es