18 de noviembre de 2019, 22:53:50
Editorial

EDITORIAL


Sánchez: más impuestos, más deuda

EL IMPARCIAL


La deuda pública no para de crecer y amenaza con llegar a ser insostenible. Este martes, la Comisión Europea daba un nuevo toque de atención a España, que sonó como un aldabonazo a la puerta del jardín socialista. Mientras el CIS confirma la buena racha electoral del partido que lidera Pedro Sánchez, los augurios de Bruselas sobre los abultados desequilibrios en las cuentas públicas no parecen ser el asunto prioritario para los que están llamados a configurar el nuevo Gobierno.

Cebada por un momento dulce en los mercados financieros, a merced de unos tipos de interés oficiales estancados en el 0%, y acunada bajo la protección del Banco Central Europeo, la deuda pública sigue engordando y ya escala hasta los 1,18 billones de euros, el 98% del PIB.

Lejos han quedado los días en que España parecía abocada a la quiebra y al rescate soberano. Sin embargo, y pese a los vientos que impulsan la economía y que permiten unas holgadas cuentas públicas, subyace el problema fundamental, un déficit estructural que no depende del momento cíclico y que nadie en la clase política parece dispuesto a remediar. Se trata de un bache de unos 30.000 millones de euros entre ingresos y gastos que, año tras año, lastran la sostenibilidad del arca común de los españoles.

El futuro Gobierno de Sánchez quiere subir los ingresos del Estado, vía impuestos, pero a su vez pretende aumentar los gastos. No es posible reequilibrar las cuentas públicas de este modo y, de hecho, en Bruselas están todas las alarmas encendidas: la Comisión mirará con lupa los próximos presupuestos de España que, de salir adelante, serían las primeras cuentas de un Gobierno de Pedro Sánchez, cuya política económica se ha sustentado, hasta el día de hoy, en la prolongación de los presupuestos de Rajoy y los decretazos de los ‘viernes sociales’.

En definitiva, la merma de poder adquisitivo de los bolsillos de los españoles no incidirá en el saneamiento de unas cuentas públicas cuya sostenibilidad a largo plazo parece estar en entredicho. En pocas palabras: más impuestos y más deuda.
El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es