18 de octubre de 2019, 8:57:46
Deportes

FÓRMULA UNO


GP España. Hamilton vence a Bottas

E.I.

Doblete de Mercedes, que apuntala el liderato en el Mundial, con Carlos Sainz en la octava plaza.


El peor de los escenarios para Ferrari va tomando forma. Este domingo, en el Gran Premio de España, se constató una vez más la superioridad de Mercedes sobre el resto. Triunfó Lewis Hamilton, el único capaz de sobrepasar al Valtteri Bottas -segundo-, para firmar el quinto dobletede la escudería alemana en las cinco primeras carreras de esta temporada. La exhibición fue coronada por el quíntuple campeón del Mundial de Fórmula Uno, que recuperó el liderato en la clasificación de pilotos.

Hamilton dio evidencias de su histórica clase desde el primer suspiro. Y es que en Montmeló (Barcelona) salió mejor que nadie y al cabo de las primeras curvas ya había sobrepasado a su compañero finlandés y comenzaron una escapada que se tornaría en inaccesible para el resto con verdadera rapidez. Venía Bottas de firmar un clínic para lograr la 'pole' y el récord de la pista. Una barbaridad sabatina que debía ser refutada en esta fecha. Mas no lo fue.

El británico restalló cuando se apagó el semáforo y se disparó desde la primera fila. El piloto nacido en Stevenage no dio una opción a su compañero y principal rival por el título. Por detrás, Sebastian Vettel, que partía de la tercera plaza, quiso rebasar a los dos Mercedes de una tacada, pero lo que se encontró fue una pasada de frenada que le dejó maltrecha la rueda delantera derecha y acabaría condicionando su rendimiento en el resto de las 66 vueltas.

Otro error más del germano, que acabaría fuera del podio. Le ganó la partida, con claridad, el Red Bull de Max Verstappen. Rubricando la impotencia de la escudería de Maranello. Al tiempo que Hamilton se acerca a varias plusmarcas de Michael Schumacher -el de los títulos mundiales, el de victorias en el Gran Premio de España y el de triunfos en carreras-, la 'Scuderia' no da con la tecla y Charles Leclerc tampoco puco brillas, terminando en la quinta posición. Esas plazas -cuarta y quinta- son las que los dos pilotos del equipo italianno ocupan en la clasificación de pilotos. Todo un fiasco.

La victoria número 70 de la trayectoria deportiva del astro británico se sentenciaría con celeridad. Sólo el coche de seguridad, provocado por el accidente que sufrió el inglés Lando Norris, compañero de Carlos Sainz en McLaren, y el canadiense Lance Stroll, dupla en Racing Point del mexicano Sergio Pérez, a 20 vueltas para la conclusión, enturbió algo el paseo imperial que se dio Hamilton por la Ciudad Condal. Una vez más se guardó lo mejor de su repertorio para el domingo. Ampliando su hegemonía en esta categoría.

Así que lo interesante estuvo en la batalla por el resto de puntos en disputa. Bottas queda a siete de Lewis en el Mundial, pero en el Gran Premio de España bregarían Vettel y Leclerc por arrebatarle a Verstappen la condición de piloto em podio. Y, casualidades de la fortuna, 'Seb' tuvo que dejarle paso a la perla monegasca por órdenes de equipo y viceversa, unos giros más adelante. En ambas maniobras en compañero que tenía peor ritmo no concedió la posición con solidaridad y una sonrisa, ni mucho menos. Ahondando en el malestar que ya atosiga a la dirección deportiva transalpina.

Verstappen dejaría uno de los movimientos del día, al adelantar en la tercera curva a los dos Ferrari para aferrarse a la estela de los Mercedes. El neerlandés se pegó a la senda dejada por las 'flechas de plata' y se limitó a gestionar con regularidad las posibilidades de su monoplaza. Con esto le bastó para sepultar a Vetterl y Leclerc. Pero en Red Bull no es completa la felicidad, ya que Pierre Gasly finalizó en una sextra plaza discreta, visto lo visto. Las diversas estrategias implementadas en el paso por garajes no funcionaría para los perseguidores y la victoria fue sentenciada en la vuelta inicial.

El que sí pudo demostrar su valía fue Carlos Sainz. El piloto español acabó en la octava posición, después de remontar cuatro escaños. Se benefició el madrileño de la pésima actuación de los dos pilotos de Haas, la teórica primera escudería terrenal. Kevin Magnussen y Romain Grosjean se olvidaron de que vestían el mismo mono y se atacaron de manera impía, dejando al primero en la séptima posición y al francés, décimo. Sainz puso el lazo a su actuación con un adelantamiento maravilloso sobre Grosjean y se legitimó al colocal a McLaren en una condición lustrora a pesar de haber rodado "con el peor ritmo de carrera del año".

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es