20 de mayo de 2019, 17:23:25
Deportes

BALONCESTO


NBA Playoffs. Steph Curry y la defensa propulsan a los Warriors ante los Blazers

EL IMPARCIAL

Los californianos mitigaron a Lillard y McCollum y disfrutaron ante un cierre menos agresivo que el de Rockets.


El primer duelo de las Finales de la Conferencia Oste tuvo lugar este miércoles en el Oracle Arena. Lo hizo con las ausencias capitales de Kevin Durant y Demarcus Cousins. Los Warriors recibían a unos Blazers eufóricos, que venían de doblegar a los Nuggets en el séptimo partido, jugado fuera de casa. Tenían los vigentes campeones que demostrar su capacidad de juego coral, compromiso defensivo y profundidad de banquillo para golpear primero. Y así lo harían.

Fueron guiados por un Steph Curry que ha recuperado su estatus estelar al verse obligado a asumir el rol protagonista, tras el infortunio de 'durantula'. Acabaría el base, dos veces MVP de la NBA, con esta tarjeta: 36 puntos -12 de 23 tiros de campo, incluidos 9 de 15 en triples, y un 3 de 3 en tiros libres-, seis rebotes y siete asistencias. Fue el reconocible triplista que no se cansó de generar superioridades contra Enes Kanter, perforando la labor de cierre de los representantes de Portland.

"Era un partido muy importante para nosotros y necesitábamos no solo lograr el triunfo sino jugar bien como equipo y eso fue lo que hicimos", declaró al término del envite, satisfecho con su actuación y por haber sido liberado del frenesí que le persiguió hasta casi mutilarse en la eliminatoria ante los Rockets. En este primer asalto ante Damian Lillard y C.J. McCollum dominaría la scena por completo. Luciendo su mejor forma en el tramo más importante.

Y la concentración de todas las piezas, amén del esfuerzo de Klay Thompson y la inteligencia de Andre Iguodala y Draymond Green valieron para que la dubla de anotadores de los Trail Blazers acumularían 11 canastas de 31 intentos. Y el propio Klay se iría hasta los 26 puntos, con 10 de 24 tiros de campo, incluidos 3 de 9 triples y 3-3 desde la línea de personal. Green (12 puntos, 10 rebotes, cinco asistencias, dos robos y tres tapones) gobernó la pintura, también al galope de su rendimiento más depurado del curso 2018-19.

"Hemos vuelto a responder como un gran equipo, todos en el campo nos hemos complementado y al final logramos tener ya la ventaja en la serie. Cada partido que superamos sin Durant más opciones tenemos de cara a estar de nuevo en las Finales de la NBA", manifestó el ala-pívot, el tercero con dobles dígitos en la franquicia californiana. Y es que el triunfo por 116-94 de los de Oakland, que desembocó en tres minutos de la basura, complejaría a los visitantes. Todavía cansados por el esfuerzo dejado en apear a Denver.

Los porcentajes de atino de Portland resultaron discretos, muy alejados de lo que se necesita para poner en dificultades a los defensores del anillo. Sellaron un 36% en tiros de campo, un 25% en triples y un 87% en lanzamientos desde la línea de tiros libres, contra el 50%, 52% y 83%, respectivos, de los locales. Lillard se fue con 19 puntos, seis asistencias y cuatro rebotes, mientras que McCollum -héroe previo- no pasó de los 17 puntos. Sólo el paso adelante de Rodney Hood (17 puntos) se puede interpretar como una luz en el hoyo para un equipo que cometió 21 pérdidas, fruto de la solidaridad de la amplia y hambrienta rotación inyectada por Steve Kerr.

Ver esta publicación en Instagram

???? ???? ????

Una publicación compartida de Golden State Warriors (@warriors) el

Jordan Bell, McKinnie, Andre Livingston, Jonas Jerebko, Kevon Looney, Andrew Bogut y Quinn Cook gozaron de al menos 10 minutos por barba y ayudaron al colectivo. "De momento tenemos la ventaja, y por lo tanto no hay que forzar nada con la vuelta de Durant y la de DeMarcus Cousins. Hemos jugado un gran partido, pleno de confianza en todo el equipo, mientras que Stephen (Curry) y Klay (Thompson) mostraron su condición de líderes ganadores", resumió Kerr, mientras que el estratega visitante, Jerry Stotts, se limitó a reseñar que "ante un equipo como los Warriors, con los encestadores que tienen no podemos tener tan pobre control del balón. Nunca jugamos nuestro mejor baloncesto y su triunfo fue inapelable".

En un día legendario para la liga estadounidense profesional de baloncesto -debido a que Seth y Steph Curry jugador las Finales de Conferenia Oeste como los únicos hermanos que se han enfrentado en la historia de la NBA en un duelo de semejante importante-, los Blazers recibieron un golpe de realidad. Necesitan a la mejor versión de Lillard -que tampoco estuvo bien en el séptimo ante los Nuggets- para sobrevivir. Como hicieron en la temporada regular, en la que arrancaron una victoria del Oracle para un global de dos triunfos y dos derrotas en los enfrentamientos directos ante los favoritos.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es