20 de mayo de 2019, 17:19:29
Deportes

FÚTBOL


El Atlético se revuelve contra la decisión de Antoine Griezmann

EL IMPARCIAL

La afición y el presidente han mostrado su decepción con el futbolista francés.


En la reacción de emoción violenta a la publicación del adiós de Antoine Griezmann, buena parte de la hinchada y del entorno del Atlético de Madrid trataron de menospreciar la aportación del jugador galo en los cinco años en los que ha permanecido bajo las órdenes de Diego Pablo Simeone. El principal argumento esgrimido, en las redes sociales y medios de comunicación, es la voluntaria falta de ligazón con el club que el delantero ha mantenido en todos estos cursos. Sobre todo desde la pasada temporada.

Se planteó, desde múltiples frentes, que la verdadera pena sufrida este martes por la masa social colchonera no residía en la despedida pública de Griezmann, sino en la de Juanfran Torres. Un ejemplo descriptivo de la dislocación emotivo-deportiva que brotó en la previa de San Isidro para la parroquia atlética. La elección de irse del lateral representaba, junto a la marcha de Diego Godín, una punzada en el corazón del ciclo ganador dibujado tras la llegada del 'Cholo'. Nada que ver con el denunciado carácter profesional -y nada más- de Antoine.

¿Cabe en la imaginación de un fan rojiblanco que el club haga un homenaje al francés parecido al que se le brindó en el Metrpolitano a Godín? La respuesta es negativa. Discurren ambos futbolistas, dentro de la percepción del aficionado, por carrilles paralelos. Que no se entrecruzan. Uno es sentimental, casi sanguíneo, mientras que el otro se suma a la nómina de goleadores talentosos que han llegado y se han ido a lo largo de la era que iniciarían nombres como Sergio 'Kun' Agüero y Diego Forlán.

Ver esta publicación en Instagram

©️ | ¡De capitanes a capitán! 🔝 ¡El brazalete enmarcado para conservarlo siempre! 😊 #AúpaAtleti #GraciasGodín

Una publicación compartida de Atlético de Madrid (@atleticodemadrid) el

Escuece, según se ha visto en las expresiones desplegadas en Twitter, el modus operandi de Griezmann. Se le acusa de haber usado al club, convirtiendo su continuidad en el Atlético en un documental que le permitió negociar con condiciones favorables -imponiendo una rebaja de la cláusula pertinente (de los 200 millones actuales a 125) y un salario contundente-, para, doce meses más tarde, romper el pacto apalabarado con Simeone de abanderar este tramo de la obra del técnico argentino, que necesita de talento sobre el verde para aglutinar nuevas piezas.

Pues bien, ese torrente de críticas ha tomado la palabra este miércoles en boca del presidente de la entidad. En palabras concedidas a Fox Sports, Enrique Cerezo dijo lo siguiente: "Más que enfadado, estoy decepcionado. Creo que Antoine tenía un gran futuro en el Atlético, con grandes títulos y grandes campeonatos. El problema es que cada persona piensa diferente. Respetamos su decisión yo y todos los atléticos. Le deseamos toda la suerte del mundo. Unos se van y otros vendrán".

"Es una decepción. Si yo hubiera sido su consejero le hubiera dicho que continuara aquí. La vida es libre y cada uno hace lo que considera oportuno", zanjó un dirigente que ahora tiene una labor colosal por delante. En primer lugar, gestionar la venta del futbolista con mayor calidad técnica que jamás ha tenido a su cargo. A partir de ahí, coser las heridas que deja este cierre de campaña, con el adiós de Godín y Juanfran, y el más que posible de Filipe Luis y Rodri. La venta de Lucas Hernández al Bayern y el rol de Chelsea en el futuro de Álvaro Morata son elementos que van a agudizar el estrés estival en los despachos colchoneros.

Ver esta publicación en Instagram

130 ⚽⚽ 🙏🏼 Merci 🙏🏼

Una publicación compartida de Antoine Griezmann (@antogriezmann) el

Por otro lado, amaneció también en esta fecha la lectura de Gabi, el eterno capitán del bloque campeón de Liga en el Camp Nou y de Copa en el Bernabéu. "Creo que el fútbol es así, cada uno toma las decisiones que quiere y, como dije en su día, jugar en el Atlético de Madrid no tiene que ser una obligación, sino un orgullo. Es una decisión personal que hay que respetar, debemos agradecerle todo lo que ha hecho por el club y desearle suerte en su nueva etapa", afirmó el mediocentro.

Y esclareció que "Koke, Giménez, Saúl son jugadores muy importantes que van a asumir ese rol", sentenciando que "el escudo y el club están por encima de cualquier jugador". Este jugador de 35 años, que compite en el Al Saad, ha criticado la política del club de renovar de año en año a los veteranos, hecho que ha motivado la fuga de buena parte del sistema defensivo que llevó a dos finales de Champions a los rojiblancos. Lo que no estaba en la fórmula es la espantada de Griezmann, el quinto máximo artillero de la historia del club.

Eso sí, este miércoles, en el entrenamiento inmediatamente posterior al anuncio de sus ganas de irse del Atlético, Antoine fue agasajado en la ciudad de entrenamiento del conjunto capitalino. Ha sido la referencia goleadora que ha ilusionado a los fans en cada uno de los últimos cinco cursos, por lo que, en persona, las muestras de cariño y respeto han gobernado en Majadahonda. El reconocimiento a sus méritos sobre el verde no han faltado. Y se ha empezado a comprender, o eso parece, que el efecto que le ha causado en su ambición la conquista del Mundial sobrepasa los muros y horizontes del Metropolitano. La posibilidad de que él mismo ejecute su cláusula de rescisión, para quedar en libertad en julio, se ha acrecentado.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es