18 de noviembre de 2019, 7:22:54
Deportes

TENIS


Masters Roma. Kyrgios monta un lío y Federer y Djokovic sobreviven

EL IMPARCIAL

Los favoritos ganaron sus dos partidos por barba y están en cuartos de final.


Dos nombres han salido triunfales de la resaca del diluvio que obligó al Masters 1.000 de Roma a aplazar toda la jornada del miércoles. El mejor de todos fue Rafael Nadal, que despachó a Jeremy Chardy (6-0, 6-1) y a Nikoloz Basilashvili (6-1, 6-0), cediendo sólo dos juegos. El otro competidor genial resultó ser Novak Djokovic. El hacinamiento de duelos, que obligó a la gran mayoría de los participantes en el Foro Itálico a jugar un partido por la mañana y por otro por la tarde, no mermó al serbio.

El número 1 del tenis mundial culminó su exhibición de rendimiento y estado de forma en su estreno en la capital italiana arrasando a Philip Kohlschreiber. Le endosó, como guinda al espectáculo, un 6-3 y 6-0 que dejó al germano sin argumentos. Y en el horario mañanero, en la cita correspondiente a los treintaidosavos de final del torneo, convirtió a la perla canadiense Denis Shapovalov por 6-1, 6-3. De este modo, 'Nole' aceptó la apuesta del legendario español y sólo perdió siete juegos.

Ambos han disparado sus candidaturas para alzar el trofeo romano y, por ende, para llegar con todas las garantías al siguiente campeonato y último de la temporada de tierra batida: Roland Garros. Eso sí, antes de enfrentar ese horizonte habrán de batir en los cuartos de final transalpinos a sus respectivos contendientes, de mayor nivel y que medirán la capacidad de descanso y respuesta al esfuerzo mental y físico de estos dos astros del tenis.

A Nadal le corresponderá un evento fratricida ante Fernando Verdasco, el autor de una de las campanas del torneo. El madrileño doblegó al austríaco Dominic Thiem -número 4 de la ATP y especialista consumado en polvo de ladrillo- y al ruso Karen Khachanov, destacando ya como el "mata gigantes". Y al jugador de Belgrado le tocará derribar a un Juan Martín del Potro resurgido. El argentino hizo valer su clase para deshacerse del belga David Goffin y al noruego Casper Ruud.

Precisamente, este último fue sujeto pasivo de una de las acciones más polémicas de lo que va de curso de tenis. Era el rival del australiano Nick Kyrgios, quien acabó siendo descalificado por su enésima salida de tono. Esta vez se pasó, o así lo entendió la organización. Venía de tumbar al ruso Daniil Medvedev, pero perdió los nervios cuando iba perdiendo por 2-1 en el tercer set. Entonces, arrojó con violencia su raqueta contra el suelo y tiró una de las sillas que tenía cerca de su banquillo con dirección a la pista. Asimismo, pateó una botella. Esa amalgama de desplantes fue castigada por el juez de silla de inmediato, si bien la ATP no le va a sancionar más allá de la multa.

El otro gran nombre del que se esperaba ver su actuación era Roger Federer. Tras años de ausencia en Roma se presentó con un juego algo más trompicado que el de los dos patrones actuales del circuito masculino, pero se las apañó para acceder a los cuatros de final. Su edad no le jugó una mala pasada y estiró su competitividad para dejar en la cuneta al portugués Joao Sousa, por la mañana, y al croata Borna Coric, por la tarde. Ante el luso debutaría con un plácido (6-4 y 6-3). Muchos más problemas le planteó el balcánico.

No obstante, Coric llegó a disponer de dos bolas de partido en un titánico tie-break. Se puso el jugador de 22 años 4-0 arriba en el primer set -rompiendo los dos primeros saques del helvético-, pero Federer remontaría. Lo hizo en un ejercicio de oficio y mentalidad ganadora. Aceleraría el icono ed Basilea tras ser despahaco en la primera manga en 45 minutos y en el 3-2 del segundo set entró en ignición. A partir de ese punto, el actual número 3 del planeta se mostró más cómodo y empató el envite en 47 minutos. Finalmente, navegó ante una bola de break ajena con 4-4 y contra el 5-2 que cosechó Coric en el desempate postrero. Así, tras más de dos horas y media, el suizo renació con tres puntos seguidos y alzó los brazos. De todo ello bien podría aprovecharse Stefanos Tsitsipas, su próximo contendiente y verdugo del ídolo logal, Fabio Fognini, campeón vigente del Masters 1.000 de Montecarlo.

Por otro lado, en el circuito femenino restalló la eliminación de Simona Halep. Finalista en Madrid, el torneo precedente, la rumana se nubló ante la checa Mihaela Vondrouzova -número 44 de la WTA-, quien tumbaría a la rusa Daria Kasatkina en la sesión vespertina para citarse en cuartos con la británica Johanna Konta. Mas no resultó esa la única sorpresa en esta categoría en la maratoniana fecha que se desarrolló en el Foro Itálico este jueves.

Garbiñe Muguruza pagó el esfuerzo y se lesionó cuando competía contra la bielorrusa Victoria Azarenka. La hispano-venezolana venía de vencer ante Danielle Collins (6-4, 4-6 y 6-2), pero pagaría la falta de descanso entre partidos y se tuvo que retirar cuando perdía por 6-4 y 3-1. Tampoco pasó el trago Carla Suárez. La canaria también encontraría su frontera en la tarde, al caer con la neerlandersa Kiki Bertens, campeona en Madrid. Y la checa Petra Kvitova, número 5, fue doblegada por la griega María Sakkari. Naomi Osaka, número 1 de la WTA, sí respondería al examen y deshilachó a Dominika Cibulkova y a Mihaela Buzarnescu.

El Imparcial.  Todos los derechos reservados.  ®2019   |  www.elimparcial.es